DIARIO DEL HUILA, CIUDAD

Por: Hernán Galindo

Aún en medio de la temporada invernal que viene atravesando Colombia y el departamento del Huila, en Neiva la capital, continúan los trabajos de optimización de la red de acueducto y alcantarillado en algunos sectores de la ciudad. Uno de los sectores en rehabilitación corresponde a la Comuna 4, concretamente en el barrio Altico, en la calle sexta entre carreras décima y catorce.

El Altico fue uno de los barrios residenciales de la ciudad en el inmediato pasado. En principio, acogió a familias y hogares de una buena condición económica. La emblemática Concha Acústica, colegios como La Normal, después el María Auxiliadora, el Salesiano y parques.

“Pasaron los años y el uso del suelo se fue transformando. Las grandes casonas dieron pasos al comercio, a establecimientos nocturnos y a centros médicos, entre otros. Y, claro, también fue siendo necesario cambiar el sistema de acueducto y alcantarillado, tarea en la que trabaja hoy la Administración Municipal”, contó Ángel Polanco, vecino de hace años, junto al Parque de los Periodistas, donde funciona un CAI de Policía.

Si bien es cierto que los trabajos se adelantan dentro del cronograma previsto para ser entregados en el mes de febrero, de acuerdo con voceros de uno de los contratistas, que laboran con el acompañamiento de Empresas Públicas, las obras podrían demorar un mes adicional en entregarse debido precisamente a la ola invernal que castiga a Neiva, generando emergencias y contratiempos.

Los residentes y visitantes deben sortear los obstáculos de la modernidad

Los residentes y visitantes deben sortear los obstáculos de la modernidad

El asunto de fondo es que el daño de las alcantarillas ha producido hundimiento en las calles y los carros no pueden transitar libremente por los huecos, es el comentario.

“Hay pozos que requieren acondicionamiento de la red de alcantarillado, otros, restauración de estos, ya que los codos de intercepción están deteriorados y ocasionan filtraciones”, explicó un operario.

Este medio buscó conocer de viva voz de uno de los ingenieros residentes cómo avanzan en la ejecución de la obra, pero respondió que no recibió respuesta de sus jefes para ser autorizado para hablar. Se negó cordialmente a dar cualquier declaración.

Opinan los vecinos

Los habitantes del sector, lejos de quejarse por los trabajos de restitución que se vienen realizando, resaltan que son positivos ya que significan un progreso y modernidad para la ciudad y su vecindad, “en donde hay zonas comerciales que incluyen almacenes, institutos de capacitación, restaurantes, instituciones de educación, centros de atención médica a donde a diario asisten cientos de personas”, destacó Fermín Vélez, vigilante de un parqueadero.

Pero hay voces preocupadas. Se quejan de que la optimización de los servicios públicos ha afectado otras obras como, por ejemplo, “un trabajo reciente que se realizó de señalización en la calle sexta con carrera 14, que se perdió”, sostuvo Beatriz Posada.

Y continúa la ama de casa: “Hace cerca de tres meses pagaron un contrato de señalización vial y se perdió totalmente. Hoy vemos que se encuentra perdido. Está bien renovar la red de alcantarillado, pero quedó borrada la señalización en los laterales y ahora la pregunta es quién va a responder por lo desperdiciado; qué pasó con la interventoría. Este dinero sale de nuestros impuestos”.

También opina, Adolfo Rodríguez un taxista que a diario desplaza viajeros en cercanías a los centros asistenciales que, “sinceramente, es incómodo para arrimar carreras en Rayos X del Huila, pero, si bien existe esa incomodidad, les digo a mis compañeros que están metiendo una tubería amplia, grande para Neiva”

Los taxistas aunque se ven afectados esperan  con optimismo lo que se convertirá en  el futuro mejoramiento de la vía

Los taxistas aunque se ven afectados esperan  con optimismo lo que se convertirá en  el futuro mejoramiento de la vía

“Cuando hay temporada de lluvias, como ahora, la movilidad es supremamente complicada porque las vías son un total lodazal. Y es muy difícil acceder a cualquier lugar. Mi negocio se ha afectado”, señaló Peter, dueño de una tienda de comidas rápidas.

El día de la visita de Diario del Huila el trabajo de los obreros y operarios continúa en medio de una mañana toldada, pero sin lluvia, lo que permite que las labores se desarrollen de manera normal.

Mientras, Mario León, un abogado huilense que se mueve en sus negocios entre Neiva, Medellín y Bogotá, dijo que “es una obra para y el desarrollo de una capital como Neiva y de paso es la oportunidad que tanto las administraciones anteriores como la actual muestren que los recursos que reciben se invierten en obras importantes para ciudad como lo están haciendo aquí”.

Otros residentes hablaron de la importancia de la readecuación. “Son obras que estaban pidiendo a gritos la comunidad, no solo para el desarrollo del sector y la ciudad, sino en particular porque nos garantiza que no se volverán a inundar las casas en temporada alta de lluvias como sucede ahora”, comentó doña Marina Minú, propietaria de una miscelánea, que en esta temporada debe luchar con el agua y los barriales que la afectan por las obras adjuntas.

Vías claves de circulación

La calle sexta es una de las vías principales de la ciudad, que desplaza vehículos, motos y peatones de occidente a oriente en doble sentido, lo que la convierte que casi que en una necesidad para la comunicación terrestre de la zona.

“No sólo por concentrar importante actividad comercial, también está el Conservatorio de Música, sino por ser vía obligada para desplazarse desde el centro de la ciudad hacia el oriente con comunicación con El Altico, Calixto Leyva, entrada a Ventilador, Obrero y en general a la parte oriental de Neiva, por lo que es muy transitada”, señala el estudiante Mauricio Penagos, con un clarinete al hombro, mientras esquiva huecos de la obra.

Carlos Ramírez, uno de los pacientes que hacía turno en un lugar de salud, dice que “le ha tocado tener paciencia no solo para que lo atiendan de manera pronta en su cita y ahora se suma la dificultad para llegar en su moto que de paso debe dejar en la calle ya que no hay un parqueadero cercano arriesgando que se la roben o en el peor de los casos que se la lleven para los patios en uno de los operativos que de manera relámpago que cumplen las autoridades”.

A la vez que nos cuenta precisamente llegan tres guardas de tránsito y comienzan a subir a una grúa las motos que se encuentran parqueadas frente a las dependencias del centro médico. “No está permitido y torpedean el normal desarrollo de las obras y los carros de cargo”, responde un agente consultado.

Clara Ramírez, otra de las personas que estaba ahí esperando su turno para ser atendida, indicó que “aunque ha tenido dificultades para acercarse y poder cumplir con su consulta, las obras valen la pena porque será modernizar el sector y por ende llegarán de manera pronta en otra oportunidad”, dice.

Así mismo, Juan Rodríguez, quien también llega en moto, se queja porque no sólo ahora en el momento en que están en esa construcción y modernización de las redes de alcantarillado “hay operativo permanente de tránsito y transporte”. Y reitera se están llevando las motos, no hay un parqueadero cercano y cuando sale de la consulta muchas veces ya se las han llevado para los patios. “Además, no está exento de la posibilidad de que en el peor de los casos al salir me la hayan robado”.

Es una realidad que se debe afrontar y la verdad es que se va dando una situación importante para lo del mantenimiento. Vale recordar que adicionalmente Epn vienen realizando adecuación de esos trabajos en otros sectores, por ejemplo, en la calle 21 entre carrera quinta; también la 21 y 23 con la carrera quinta; y entre la quinta b entre 21 y 22; y la quinta a y quinta b también de la Comuna 3.

Así, entre el optimismo y algunas incomodidades siguen las tareas de modernización de la ciudad, con la expectativa de los residentes. Sólo hay que apostarle a que las lluvias den la tregua que permita culminar con éxito y a tiempo los trabajos para bien de todos los involucrados y neivanos.