jueves, 20 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-04-01 10:33 - Última actualización: 2018-04-01 05:09

El reclutamiento: dolor oculto de la infancia

A través de Save The Children se conoció del horror del reclutamiento que involucra a los niños y niñas en medio de la guerra. El ICBF identificó que de los 6.377 recuperados de los grupos armados ilegales en Colombia, el 66,8% fueron golpeados por lo menos en alguna oportunidad en su infancia.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 01 de 2018

El panorama es desalentador. Los efectos del conflicto dejan cicatrices insuperables en los niños, niñas y adolescentes que han llegado a sufrir los efectos del conflicto. Las prácticas del conflicto como la instalación de minas, entre otras tareas, dejan secuelas en ellos para toda la vida. Y sin contar de los que han evidenciado episodios a sangre fría, como asesinatos, violaciones, secuestros o torturas.

El reportaje realizado por Save The Children, identificó que desde el año 1999 hasta agosto del 2017, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar registró 6.377 niños, niñas y adolescentes que fueron recuperados de los grupos armados ilegales en Colombia. De ellos, el 30,9% de la población señaló haber sido maltratados, mientras que el 66,8% de los menores fueron golpeados por lo menos en una oportunidad en su infancia, y para un 25% de ellos, los golpes fueron una práctica frecuente.

Igualmente, la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos en relación al marco del Acuerdo de Paz, notificó que se han entregado 124 niños, niñas y adolescentes que pertenecían a las FARC. Esta población es reconocida como víctimas por parte del Derecho Internacional Humanitario y la legislación colombiana.

Panorama

La situación es inquietante, puesto que muchos de los menores pierden sus derechos en el momento de ser reclutados, por tal razón, la niñez en Colombia enfrenta muchos desafíos en la garantía integral de defender sus derechos, ya que un niño llega a cambiar los juguetes por armas. Anne Lindboe, Defensora de Familia en Noruega, manifestó que cuando un niño o niña es reclutado, sus derechos, la totalidad de ellos, quedan en un estado de suspensión o vulneración, como la educación, salud, recreación, familia, afecto.

Por Ley, el ICBF es el encargado del restablecimiento de los derechos y la reparación integral, a través del Programa de Atención Especializada para los Niños, Niñas y Adolescentes Desvinculados de los Grupos Armados Ilegales.

Por lo tanto, los menores que han ingresado al programa del ICBF, dieron cuenta del grupo por el que fueron reclutados: en primer lugar están el hoy desmovilizadas FARC en un 51%, le siguió ELN con 43%, BACRIM en 8% y por último EPL con 5%.


Niños recuperados después del acuerdo

Después del Acuerdo de PAZ y con la salida de las FARC en algunos territorios del país, ha disminuido un poco la amenaza del reclutamiento; sin embargo, en otras zonas sigue vigente bajo los demás grupos armados al margen de la ley como: Guerrillas, Grupos paramilitares, BACRIM, delincuencia común y delincuencia organizada.

Dentro de los Acuerdo de Paz, 124 los niños, niñas y adolescentes fueron entregados por las FARC. Por lo tanto estas víctimas iniciaron su proceso de restablecimiento de derechos. Pero algunos abandonaron la posibilidad de un apoyo integral durante el tiempo que duraron las negociaciones, ya que por el promedio de 155 recuperados de las FARC por el Estado cada año, se consideró que muchas personas menores de edad se fueron de nuevo a sus lugares de residencia o se establecieron en otras partes, por lo que quedaron por fuera de los beneficios que pudiera haberles brindado el acuerdo.

Igualmente, de los 124 entregados, 86 iniciaron su proceso de reintegración familiar y solo dos han dejado el Programa de manera voluntaria.

Territorios vulnérales

Según el estudio, el ICBF reportó que Antioquia, Caquetá y Meta, son los departamentos donde más se presenta el reclutamiento. En relación a los territorios que evidenciaron índices bajos fueron Amazonas, Atlántico y Quindío.

María Paula Martínez, directora de Save the Children en Colombia, indicó “el conocer estos datos ayuda a saber en dónde debe haber más presencia del Estado y no precisamente con fuerzas policiales sino con garantes de derechos, porque como se verá, una desprotección a la niñez, allana el camino a su reclutamiento”.

Economía

En la investigación se conoció que los niños, niñas y adolescentes que se les vulnere sus derechos a la educación y el bienestar económico, permiten mayor fragilidad de los menores para los grupos legales. Por lo tanto, Anne Lindboe resaltó que dar un trato digno a los niños y niñas, garantizando todos sus derechos es formar adultos capaces de retornar a la sociedad bienestar social. Todo esfuerzo por lograr la paz y alejar a la niñez de la violencia, debe darse sin ninguna duda. En el centro de la paz está la niñez.

¡Promover sus derechos!

La investigación socializó los derechos de los niños y niñas del país, para qué se genere la necesidad de implementarlos y  desarrollarlos en la vida cotidiana y prevenir el reclutamiento, igualmente se conoció las cifras de las víctimas a la hora de vulnerarlos. A continuación se refleja casa uno:

  • Derecho al amor:

Lamentablemente, muchos niños y niñas han sido víctimas de este delito, ya que el seno familiar es el escenario mayor donde los menores reclutados fueron agredidos. Según el reportaje cerca de un tercio (30,9%) señaló haber sido maltratada, el 66,8% de los niños, niñas y adolescentes fue golpeado por lo menos en alguna oportunidad en su infancia, y para una cuarta parte de ellos y ellas los golpes fueron una práctica frecuente.  Adicionalmente, el 15% de los niños y el 25,2% de las niñas expresaron que la violencia y la falta de afecto en sus familias influyeron como factores para ingresar al grupo armado.

  • Derecho a la educación de calidad

Igualmente, este derecho influye en el tema de las vulneraciones del reclutamiento, ya que el reciente informe por ICBF sobre niños, niñas y adolescentes desvinculados,  registró el quinto de primaria como el índice más alto de escolaridad en 21% de los registrados, el 13% que aseguró haber cursado hasta tercero de primaria, y tan solo el 0.03% terminó el bachillerato.

Respecto al promedio de edad del reclutamiento, se consideró  que entre los 12 años, fue el mayor evidente, ya sea por contextos familiares adversos y violentos, igualmente la escuela tampoco fue un entorno protector y hubo una desescolarización temprana.  Además Empresarios por la Educación infieren que cómo el 40% del total de los niños y las niñas que no asisten al colegio en Colombia corresponden a zonas afectadas por el conflicto armado, ya sea porque las escuelas han sido usadas como cuarteles, atacadas con los caminos minados, largos trayectos hasta las instituciones educativas, razones que hacen de los niños y de las niñas presas fáciles de los grupos armados al margen de la ley.

  • Deben ser protegidos contra el trabajo infantil

El trabajo infantil se contempló como una constante en la vida de estos niños y niñas antes del reclutamiento, debido el 90% afirmó haber realizado por lo menos un tipo de actividad productiva no doméstica y/o doméstica antes del ingreso al grupo armado.

  • Derecho a la vida y a la calidad de vida

Los episodios de violencia de esta población vulnerable fueron experimentados desde antes del reclutamiento, Según  la Defensoría la cercanía de los niños, niñas y adolescentes con el conflicto armado fue evidenciada  incluso antes de la vinculación, ya que  se observa en los hallazgos sobre actos directos de violencia en el lugar donde vivían.

La cifras indicaron que la mitad de ellos y ellas experimentaron episodios de violencia severa como tomas armadas  en un 51,3% y masacres en el 46,3% en sus lugares de residencia, el 24,8% mencionó haber sido víctima de desplazamiento forzado, asimismo el 37,1% sufrió el asesinato de algún miembro de su familia, el 21,9% mencionó que él o su familia fue víctima de amenazas y el 9,6% atribuyó que él o alguien de su familia fueron víctimas de secuestro. Adicional el 60% afirmó tener familiares en algún grupo armado ilegal.

¡Posibles soluciones!

El Estado, más allá de buscar el restablecimiento de los derechos de los niños que han recuperado y de los pocos que fueron entregados, debe garantizar acciones de protección contra el reclutamiento y de garantía integral y ejercicio pleno de los derechos de los millones de niños y de niñas que son testigos o partícipes de la guerra, o lo que no pasaron ni pasarán por el Programa del ICBF. Igualmente la Paz debe poner en el centro a las niñas, niños y adolescentes. Para prevenir el reclutamiento, a través de la garantía de sus derechos, como tener escuelas seguras, comunidades fuertes, familias protectoras, es el primer paso para retener a la niñez y alejarla de las armas, generar un tejido social influyente para que se acompañen en la construcción de sus proyectos de vida.

 

 

Comentarios