Diario del Huila

¡El rico sabor tradicional de la nochebuena!

Dic 24, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Historia 5 ¡El rico sabor tradicional de la nochebuena!

Diario del Huila, Historia

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Fotos: José Rodrigo Montalvo

Nidia Oyola lleva más de 40 años preparando y vendiendo el plato típico navideño, con la receta que aprendió de la abuela, que le sirvió para sacar adelante a cinco hijos. Cuenta parte del secreto para tener éxito en este negocio.

Nidia Oyola nació en Neiva, tiene 59 años y recuerda que se crio con sus abuelos Erasmo Oyola y Elvira Olaya junto a sus padres Francisco Oyola y Ana María Ayala.

Vivían en el barrio Antonio Galán, en el sur de la ciudad, en donde compartían los quehaceres de la casa y trabajar en el rebusque vendiendo productos del campo en la desaparecida galería central de Neiva.

Sólo estudió hasta tercero de primaria en San Antonio, zona rural, y luego se metió a trabajar en plaza de mercado, a la edad de 12 años. Llegaron a vender todo lo que hubiera de cosecha, se sacaba lo que estuviera más económico, comenta.

‘Dulce’ herencia familiar

Nidia está debajo de un toldo en un área de la Plaza Cívica habilitada para la venta del plato predilecto de los neivanos en las fiestas de Navidad, el Dulce de Nochebuena, manjar que se ha convertido en un alimento que integra a los vecinos y las familias en vísperas al nacimiento del Niño Dios.

Es por ello que el comercio ha visto cada año en este postre un mercado importante para explotar. No solamente en la venta del producto ya preparado, sino en todos los elementos necesarios para llevarlo a cabo.

“Quien me enseñó cómo elaborarlo fue mi abuela. Ella decía y repetía: “Vender nochebuena puede ser buen negocio y tenía razón porque muchos años nos ha dado sustento”, expresa, con emoción.

Le heredó los pasos adquirir calidad de limones, papayas, brevas, panela y demás componentes como el clavo, la canela e higuillo.

Comienza a preparar nochebuena desde octubre por encargo.

“Me enseñó con mucho amor y dedicación a cocinarlos, asolearlos y luego melarlos con panela, en poca agua, para que no se vuelva un mazacote. Se debe ir echando la pepa una a una para que le guste a la gente. Yo las hierbo unas 12 horas de nueve a nueve”, comenta parte de su secreto.

Para melar un bulto de papaya, son 15 panelas, con una arroba de breva, media de higuillo y diez libras de limón y con eso se arma la noche buena en lo que tiene que ver con lo esencial, dice.

“El queso y el bizcocho es lo último que se agrega, se enfría primero el melado de la fruta, se hace un melado aparte para el queso y el bizcocho y enseguida se añade”, señala.

En el caso del bizcocho y la almojábana antes las compraba en Fortalecillas, ahora las prepara ella “porque aprendí en el Sena y sólo compro el queso que me lo traen desde Baraya”, y destaca que la temporada empieza en octubre que es cuando comienza a preparar platos por encargo de familias, restaurantes o negocios.

“Me llaman y me dicen, doña Nidia, necesito que me prepare 60 porciones y yo procedo. Alisto todos los ingredientes y me dedicó a la tarea en la cocina. Luego las entrego de acuerdo a lo que se establezca con el cliente”, comenta.

En el puesto vende desde una porción en adelante, la que cada quien necesite. Los precios se acomodan a todos los bolsillos, puede comprar desde cinco mil pesos o lo que quiera consumir.

“También se venden las frutas o ingredientes precocidos, a muchas personas les gusta llevarla, para terminar el proceso en la casa con  su propia receta”, dice.

“No se descarta el cliente que lleva las frutas crudas y todos los ingredientes para preparar su nochebuena a su manera y entonces se les vende la fruta cruda”, señala.

Cuando pasa diciembre cambia de tercio no se vara. Espera la cosecha de chontaduro, con el que hace galletas, jugo y dulce.

“Igual con otras frutas, las que estén de moda las voy aprovechando. La época de anón, la cosecha de banano, y así…trabajamos con eso y de esto vivimos, con lo que he criado a mis cinco hijos, uno de los cuales vive en España. Sólo uno de ellos me ayuda, sobre todo en vacaciones”, manifiesta.

Relata que le hubiera gustado ser abogada, pero eran muy pobres y no se pudo pensar en eso, dice con nostalgia, pero no se amarga la vida ya que gracias a Dios tiene su casa en San Luis de la Paz y “saqué a mis hijos adelante”, agrega con orgullo.

Esta es la vida y el diario transcurrir de una mujer sencilla como muchas que se ha enfrentado a la vida, siempre poniendo la mejor cara y siendo optimista, trabajando duro para salir adelante y sacar avante a su familia.

En su caso ya se hizo aplicar las dos dosis de la vacuna anti COVID y tiene en cuenta todas las medidas de bioseguridad en la venta de sus productos.

Nidia Oyola, agradecida con Dios envía un mensaje a todos los neivanos y turistas que visitan por esta época la ciudad de Neiva para que visiten el puesto de doña Nidia en la Plaza Cívica, concluye.

En el puesto que instaló en la plaza Cívica de Neiva atiende todo el día en este tiempo de navidad.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto