jueves, 22 de agosto de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-07-09 10:04

El sorpresivo resultado del Censo 2018 para el Huila

Escrito por: Jaime Salazar Díaz
 | julio 09 de 2019

Sorprendente y desconcertante, por decir lo menos. ¡Hemos disminuido de población! La gente –¿nueva?- prefiere irse a buscar suerte a otras regiones, probablemente Bogotá en primer lugar, por su cercanía. El primer diagnóstico que se viene a la cabeza, sin tener aún las cifras completas es que Neiva, Pitalito y probablemente Garzón también vienen aumentando de población a costa del campo y de las  poblaciones menores que se van desocupando. Sin embargo el resultado global exige una profunda meditación y un desprevenido análisis. Ufanamente anunciamos que somos el centro del Sur Colombiano y por lo tanto nuestros servicios educativos, financieros, de salud, comerciales, etc., atraen a gentes de los departamentos vecinos. Pero todo parece indicar que vienen, hacen su vuelta y se van. Mientas no nos convirtamos en creadores, productores, innovadores, no le daremos la vuelta a la tendencia. El Huila se nos llena de gente en las fiestas de San Pedro, beben (bebidas que no producimos), bailan y se van. Nosotros aquí nos quedamos barriendo y ordenando el caos provocado. La extracción del petróleo, mientras los precios del mercado lo justificaban nos produjo actividad económica y empleo. Ahora declinando su valor, no tenemos a la vista otro renglón tan dinámico. Se habla del turismo,  sería una real alternativa, pero la verdad: nos falta mejorar el escenario, calidad en los servicios, bilingüismo, organización y promoción nacional e internacional para convertirlo en un verdadero filón de desarrollo y empleo. Y cuando mencionamos el escenario debemos comenzar por Neiva, la capital. Honestamente… recibimos a los visitantes con un escenario que sorprende por su belleza urbana ¿al salir del aeropuerto y encaminarnos al centro a buscar el hotel asignado? O llegando por tierra desde Bogotá y entrar por las vías y el paisaje urbano que nos ha diseñado la administración de Palermo? O al entrar por el sur, como lo haría un  suramericano que viaja por tierra desde Perú y Ecuador y quiere sorprenderse con la primera ciudad capital que encuentra en Colombia? –si logra sobrevivir en el paso de Pericongo- Qué tal el escenario del recibimiento al cruzar el puente del Rioloro? Y si continúa por la Circunvalar. ¿Cómo les parece? Comencemos por mejorar el ambiente del río Magdalena. Hay un proyecto espectacular seleccionado hace 10 años mediante un concurso público nacional. Algo de su realización han comenzado algunas administraciones anteriores, pero la corrupción ha detenido el proyecto –como tantos otros por la misma razón- y no ha podido avanzar. Son 40 hectáreas de prados, zonas ya arborizadas con preciosos árboles nativos, senderos, restaurantes, escenarios, servicios…. un puente peatonal conecta con la Avenida y permitiría el uso y disfrute a propios y extraños. Está concebido para que un eventual crecimiento del río, por una creciente excepcional no lo afecte puesto que las construcciones son elevadas en terraplenes o palafitos. La eventualidad es remota debido al control de las dos represas aguas arriba, Betania y Quimbo. Comencemos pues con algo para revertir las tendencias negativas. ¡Ya es hora señores candidatos a la Alcaldía!