DIARIO DEL HUILA, CRÓNICA

Por: Hernán Galindo

La abogada Alexa De León Segura creó y lidera la Fundación Siembratón Opita que cumple labores de defensa de la naturaleza, el medio ambiente y la siembra de árboles en Neiva.

Cuando Alexa De León Segura era una niña siempre quiso estudiar algo relacionado con los “animalitos”. Le llamaba la atención veterinaria, pero después creció y finalmente se inclinó por el derecho, aunque también le encanta la psicología. Sin embargo, con el correr de los años encontró su gran pasión: la naturaleza y el medio ambiente.

“Siempre he tenido amor por la naturaleza y los animales. Es más, estudié en el Colegio Campestre de Neiva, donde afortunadamente siempre mantuve permanente contacto con el medio ambiente”, cuenta la mujer, nacida en esta ciudad hace 29 años, de madre opita y padre costeño.

Después de graduarse de abogada en Bogotá, vivió 2 años en Calarcá, Quindío, donde trabajaba en una notaría. Allí se desempeñaba como protocolista y asesora jurídica.

Labor social

Por cosas de la vida, regresó a Neiva para dedicarse a su actual labor socio ambiental, que comenzó hace apenas dos años.

“Decido venirme en el año 2019. En esa época se presentaron unos incendios forestales en el Amazonas y Australia y unos muy desafortunados casos en el Huila. Esas emergencias me hicieron repensar esta situación y entonces decidí con un grupo de amigos liderar la idea de empezar a sembrar árboles en toda la ciudad”, manifiesta Alexa.

Inició con unos pocos amigos y familiares la tarea, pero en la medida que pasaron los días se fue consolidando más el proyecto ambiental, y la gente le empezó a copiar la idea, a apoyarla y a seguirla.

“Hoy en día somos una Fundación con más de 70 voluntarios. Me animó la situación actual climática que vivimos. Si nosotros no ponemos nuestro granito de arena en querer cambiar y dar ejemplo, las nuevas generaciones no lo van hacer”, afirma, convencida de su labor ambientalista.

Alexa está dedicada a su sueño de vida, la Fundación Siembratón Opita, que la llena de orgullo y felicidad porque le permite hacer algo por el planeta Tierra. Se siente realizada, encontré mi propósito de vida, asegura, con alegría en su rostro blanco.

“En la actualidad tengo un equipo de trabajo y personal de profesionales que conocen y tienen experiencia, ingenieros ambientales y forestales quienes guían estos procesos y actividades de reforestación”, explica convencida, mientras abre un hueco para plantar un árbol en un separador del oriente de la ciudad, en medio de un intenso sol.

La Fundación fue creada en agosto de 2019, pero legalmente quedó constituida el año pasado (2020). El propósito es ver en unos años a Neiva llena de frescura y oxigenación. Además, la idea general es concientizar y sensibilizar a los huilenses de la importancia de los temas ambientales.

“Es sin ánimo de lucro, con aproximadamente 70 voluntarios que nos ayudan a sembrar. Y tengo un equipo base de trabajo de 4 personas. Quienes estén interesados en vincularse a nuestras actividades se pueden comunicar con nuestra fan page de facebook @Siembratonopita”, señala con motivación.

También dictan talleres de compostaje y huertas caseras, capacitaciones sobre reciclaje a empresas, entre otras propuestas ambientales.

Sobre el futuro, responde que se dirige a seguir concientizando a los opitas en el cuidado y defensa de la naturaleza. Piensa que la educación es la única salida a la cantidad de problemáticas sociales y ambientales que amenazan el mundo.

“Me preocupa la falta de concientización ambiental que existe. Hay mucha ignorancia y las personas creen que el calentamiento global, el cambio climático, es un juego, pero es un problema irreversible que estamos viviendo hoy. Debemos reciclar, compostar, reutilizar, sembrar árboles y dejar de consumir tantas carnes rojas para así disminuir un poco el impacto”, destaca.

Se queja de que hoy en día son muchísimas las atrocidades al medio ambiente, entre ellas, la contaminación de fuentes hídricas, querer llenar de cemento los humedales, como el de Los Colores, que contiene diversidad de flora y fauna, pero las constructoras sólo tienen intereses personales, la tala indiscriminada de árboles, etc.

“Yo aspiro a sensibilizar a las personas y que se llenen del mismo amor que siento por sembrar árboles y por querer preservar y conservar los ecosistemas del Huila. Siento que cada día somos más y eso me da una esperanza inmensa de que vamos bien”, agrega.

El futuro ambiental

Por el momento no tiene aspiraciones políticas, pero tiene muchos allegados que la han aconsejado participar. Por eso, no sabe, “quién quita que en unos años me anime a hacer política, siempre en defensa del medio ambiente”.

Por ahora, Alexa sueña con tener más apoyo para poder visibilizar su labor ambiental. “Transmitir que lo que hacemos, con amor y esfuerzo, llegue a todos los rincones de Colombia, ya que así podríamos tener alianzas o apoyos de Ongs y eso sería algo positivo y muy bueno para Siembratón Opita”.

Y se despide con un mensaje final: “Siempre sigan su corazón, hagan las cosas con amor y esfuerzo. Es increíble, pero cuando haces lo que sea que hagas con amor y dedicación, el Universo y la vida te van recompensado con cosas maravillosas. Para mí, ese es el verdadero éxito en una persona”.

“El Universo y la vida te van recompensado con cosas maravillosas”

Alexa se preocupa por la falta de concientización ambiental que existe.