Dentro de la emergencia mundial que se está presentando por la propagación exponencial que está teniendo la pandemia del Covid-19, queremos destacar a todo el personal de la salud, que se encuentra en la primera línea de atención de las personas contagiadas por este virus. Se han convertido en héroes nacionales. No son políticos, ni cantantes, ni deportistas de alta competitividad, entre otros, que están acostumbrados a tener altos réditos económicos y reconocimientos granel por sus actuaciones. No. Son las personas que están salvando vidas. Son los seres humanos que han estado relegados a un segundo plano por parte del accionar gubernamental. Son los que presentan los más bajos salarios dentro del mercado laboral, junto con los maestros. Sus salarios equivalen aproximadamente a la décima parte de lo ganan los altos funcionarios del gobierno nacional y del parlamento colombiano.

Los principales actores que están al frente para superar esta emergencia, nos reflejan la profunda crisis en que se encuentra el Sistema Nacional de Salud. Esta pandemia la ha desvelado. No se puede seguir ocultando la verdadera realidad. Y para colmo, en algunas regiones del país, muchos no cuentan con los mínimos elementos de bioseguridad para atender a los enfermos por este virus y otras enfermedades.

Por este motivo, es inaudito que el gobierno nacional no haya destinado los recursos indispensables para pagarles los salarios a los médicos residentes que prestan sus servicios en los hospitales públicos. Por iniciativa de la Gerente del Hospital Universitario de Neiva, Emma Constanza Sastoque Meñaca, se realizó ayer una reunión interinstitucional en Bogotá, con la participación del Decano de la Facultad de Salud de la Usco, Julio César Quintero, y representantes de los médicos residentes, quienes estuvieron acompañados del Senador Rodrigo Villalba Mosquera quienes les solicitaron a Adres que es la Agencia que administra los recursos de la salud.

Gracias a esta iniciativa gubernamental, se logró acuerdos para que, en el transcurso de la semana, queden subsanados todos los pagos salariales atrasados. Es importante que se continúe monitoreando y se siga con una lupa sobre los efectos en cascada que generan las trabas que ha tenido en otras regiones del país, que le impiden girar con oportunidad los dineros para pagar la salud de todos.

Como prioridad, hay necesidad de proteger el sistema y la red hospitalaria del país. Se encuentra en serio riesgo de colapsar, si se mantienen las mismas tendencias de crecimiento de propagación del coronavirus. Igualmente es indispensable que se mejoren las plantas de personal, a través de un mejoramiento salarial y de la dotación de todos los insumos de protección y de bioseguridad a todas las personas que están atendiendo directamente esta pandemia y otras enfermedades.