Diario del Huila

¡El viejito sí era el cambio!

Jun 28, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 ¡El viejito sí era el cambio!

Por. Juan Felipe Molano Perdomo

Cuántos hoy están sorprendidos por los insospechados llamados a la unidad política propuesta por  Petro a todos sus detractores y competidores, de las ahora sí coincidencias en lo fundamental, del olvido de las estrategias dañinas que se ofrecieron para buscar el poder, de las propuestas radicales para cambiar el modelo de Estado, de economía y de lucha contra la corrupción y la política tradicional enquistada por décadas sobre la base de las repartidas y las componendas para que «me dejen hacer».

En el escenario siempre estuvo derrotar a Uribe desde su más profundo origen, eso lo querían varios candidatos y sectores políticos, pero lo más llamativo eso lo querían más de catorce millones de votantes de la primera vuelta y lo lograron, pues el candidato que fue ungido por el uribismo puro, fue Fico y perdió, entonces dijeron que ahora era el viejito, para mí, idea absurda y malsana, en tanto se dedicaron a señalarlo de ser el gallo tapado de Uribe, el ingeniero tuvo la capacidad y valentía sin cálculo político de rechazar esas alianzas en público y privado, pues siempre sostuvo que su única alianza era con los ciudadanos; no obstante tanto Petro como Rodolfo tuvieron votos uribistas vergonzantes que no querían quedarse sin poder, pero está demostrado que hubo más del 79 % de uribismo puro que no salió a votar por que no se sentía representado en las frases sueltas y contundentes del ingeniero, pues solo se expresaban en un antipetrismo desbordado e inconsecuente.

Ahora podríamos pensar que el hombre del verdadero cambio político era el viejito, no era el de Uribe, no aceptó a Fico, no aceptó la propuesta de Fajardo, perdió parte de esos 800 mil votos que harían la diferencia.

Ahora estamos viendo que se construye el cambio económico del país, pero de ninguna manera el cambio político, es decir el que más nos duele seguirá igual o peor, dónde persiste la corrupción, el ausentismo en el congreso, de la repartija para que me dejen hacer.

En campaña parecía que Petro y Rodolfo estaban decididos a frenar los desmanes del gasto público, de hacer un estado eficiente y eficaz, que sólo requería astucia, sentido común y personas correctas a su lado para un momento correcto de la historia republicana, pero cada acción de gobierno desde el mismo llamado a que los partidos tradicionales hagan fuerza común por los intereses del país, sin sentar oposición irracional, debe tener unos límites impuestos por la sociedad del cambio, es decir por esos millones de votantes que no quieren ver otros cuatro años de gobierno compartido con los mismos actores que durante años han afectado el desarrollo de muchos colombianos pero que ahora sería incongruente verlos cogobernando con su más opuesto modelo de estado, muy seguramente haciéndole conejo permanente a las grandes transformaciones en la estructura del Estado, eso sí como dicen los de la primera línea, se estaría fraguando el comienzo de un nuevo estallido social y donde termine siendo la bancada de gobierno la única oposición al gobierno.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto