DIARIO DEL HUILA, INFORME

Por: Rolando Monje Gómez

Las mujeres siguen siendo más afectadas que los hombres por el desempleo en todo el país, con una tasa de 20,4% contra el 12,7% de los hombres. El 29 % de las mujeres en edad de trabajar están en condición de desempleadas, según el reporte laboral del Dane, con corte a diciembre de 2020. También reveló otra preocupante cifra de 10.1 millones de mujeres inactivas, es decir, que desistieron de buscar trabajo y se dedicaron a otras actividades como el cuidado del hogar.

De acuerdo a la información sobre empleo entregada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en el año 2020 la tasa de desempleo en Colombia se ubicó en un 15,9 % cifra por encima al 10,5 % reportado el año anterior, donde las mujeres sufrieron más el golpe del desempleo que los hombres, pues la brecha entre hombres y mujeres pasó de 5,4 puntos a 7.7% en un año. La situación de pérdida de empleos es especialmente crítica en las pequeñas y medianas empresas.

Neiva, ciudad que presentó el mayor índice de desempleo en el año corrido 2020, las mujeres terminaron siendo las más afectadas con un 28,6%, frente al 24,1% de los hombres, una breca de 4,5%.

Según el Dane, a nivel nacional la tasa de desempleo entre enero y diciembre de 2020 para las mujeres fue 20,4%, y para los hombres fue 12,7%, registrándose en diciembre una disminución del 8,7% en la población de mujeres ocupadas en comparación con el mismo mes de 2019, mientras que los hombres ocupados se redujeron en un 4,1%.

Tasa de desempleo en 23 ciudades y áreas metropolitanas (Enero-Diciembre 2020)

De acuerdo con los rangos de edad, la contracción de la población ocupada en diciembre de 2020 se concentró en las personas de 25 a 54 años con una caída de 795 mil ocupados, de los cuales 540 mil eran mujeres y 255 eran hombres.

Este comportamiento también se presentó en las 13 ciudades y áreas metropolitanas en donde el rango de edad de 25 a 54 años focalizó 534 mil ocupados menos (-412 mil mujeres y -122 mil hombres). Todas las anteriores variaciones fueron estadísticamente significativas.

Tasa de desempleo población joven (14-28 años), entre enero a diciembre 2020.

Por sexo, en diciembre de 2020 los hombres desocupados se incrementaron en un 45,6% con respecto al mismo mes del año inmediatamente anterior, mientras que las mujeres desocupadas aumentaron 32,2%.

Al incluir el rango de edad, se observa que el aumento de la población desocupada se focalizó en las personas de 25 a 54 años (+646 mil, de las cuales 330 mil son hombres y 316 son mujeres). De igual manera ocurrió en las 13 ciudades y áreas metropolitanas en donde este mismo rango de edad concentró un incremento de 409 mil desocupados (226 mil mujeres y 183 mil hombres).

En cuanto a las mujeres, aunque hubo una corrección de la brecha de género en diciembre, y se vio más pronunciada en julio, agosto y septiembre, el año cerró en rojo para ellas, pues mientras la tasa de desocupación para los hombres fue de 12,7%, el desempleo femenino fue de 20,4%. “Las mujeres que salieron del mercado laboral no han retornado por cuenta del cierre de los colegios, y así no pueden empezar a buscar empleo”, indicó el Dane.

Las actividades más afectadas por la pandemia y que sufrieron por falta de trabajo fueron comercio y reparación de vehículos; actividades artísticas, entretenimiento, recreación y otras actividades de servicios y administración pública y defensa, educación y atención de la salud humana. Y entre las que más ganancia género fueron las actividades relacionadas con electricidad, gas, agua y gestión de desechos fue la única rama que contribuyó positivamente a la variación del mercado laboral.

Población inactiva

La proporción de mujeres inactivas aumentó 6,3%, frente a los datos de los hombres inactivos que se incrementó en un 7,0% en diciembre de 2020 en comparación con el mismo mes del año inmediatamente anterior. Por rangos de edad, los mayores incrementos de la población inactiva se evidenciaron en las mujeres (+607 mil), principalmente en aquellas entre 25 y 54 años (+320 mil) y de 55 años y más (+225 mil).

Esta dinámica se observó en las 13 ciudades y áreas metropolitanas en donde aumentó en 425 mil el número de mujeres inactivas (+220 mujeres entre 25 y 54 años, y +126 mujeres de 55 años y más). Las anteriores fueron variaciones estadísticamente significativas.

Población desocupada según dominio geográfico y sexo (Diciembre 2020-2019)

De acuerdo con el tipo de actividad y sexo, se observa que de las 945 mil personas que ingresaron a la inactividad en diciembre de 2020, 645 mil fueron mujeres que se dedicaron a oficios del hogar, siendo esta una variación estadísticamente significativa.

Desempleo y ocupación

En diciembre de 2020, la tasa de desempleo a nivel nacional fue 13,4%, frente al 9,5% registrado en el mismo mes del año anterior. En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, dicha tasa fue 15,6%, 5,1 p.p. más que la presentada en diciembre de 2019. Las anteriores variaciones fueron estadísticamente significativas.

La tasa de desempleo en el país para las mujeres fue 17,9% y la de los hombres fue 10,1%; en las 13 ciudades y áreas metropolitanas, estas tasas fueron 18,9% y 12,8%, respectivamente. Todas fueron variaciones estadísticas significativas.

La tasa de desempleo desestacionalizada en Colombia, para el mes de diciembre de 2020, fue 14,3%, y la de las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 16,4%. En noviembre, dichas tasas habían sido 14,8% y 16,9%, respectivamente; y en octubre fueron 15,5% y 18,0%.

Mujeres jóvenes

El rango entre los 25 y 54 años es el que mayor registra desempleo en el país, en el año 2020 casi 3.75 millones de personas que están en desempleo, vemos que casi 2.4 millones están el rango mencionado, y el 1.1 millones tienen menos de 25 años”.

La población joven entre los 14 y 28 años acapara los más altos índices de desempleo que se incrementan si además es mujer.

Pese a que el rango está en una población de edad amplia los más afectados por el desempleo en el país siguen siendo los jóvenes. Y entre la población joven, la población femenina es la más afectada, ya que una gran parte de las mujeres participan en los sectores más afectados como el comercio, las actividades relacionadas con entretenimiento, trabajo doméstico entre otros. Si se analiza la variación de la ocupación 167.00 mujeres que quedaron sin empleo trabajaban en servicios domésticos.

En el caso de Neiva, 41% de las mujeres se encontraba desempleada (entre enero y diciembre) frente al 32,4% de los hombres, haciendo más amplia la brecha de género laboral con un 8,6%.

En general se mantiene la brecha laboral entre hombres y mujeres ya que “aproximadamente por cada hombre que perdió el trabajo en el año 2020, 1,4, es decir por cada dos hombres, tres mujeres perdieron el empleo en diciembre de ese año. Eso lleva a que la brecha de la tasa de desempleo haya pasado de 5,4 puntos porcentuales del 2019 a 7.7% a 2020”.

Esto quiere decir que la tasa de desempleo en las mujeres en 2020 fue 60,6 % más alta que la de los hombres, lo cual refleja un problema de inequidad y de brecha de género en el país que ha sido constante año tras año y que como consecuencia de la epidemia se agudizó.

El desempleo femenino estuvo por encima del promedio nacional, que fue del 15,9 %. Una diferencia considerable de 7,7 comparada con la de los hombres.

En general

La pandemia le dejó al comercio una pérdida de 5.000 empleos, sin embargo, se pudieron recuperar fácilmente en el tiempo de reactivación económica. Diferente a otras actividades como las actividades artísticas y de recreación, donde antes había 2 millones de personas activas y se redujeron a un 1 millón cuatrocientas mil personas y que no se han podido recuperar de forma rápida.

El saldo negativo que dijo el 2020 en materia de mercado laboral es de un incremento de unas 1,14 millones de mujeres que quedaron desempleadas y de ellas 752.000 están concentradas en las 13 principales ciudades, siendo las más afectadas Neiva con 26,1 %, Ibagué con 25,6 % y Cúcuta con 23,7 %.

Impulsar el empleo femenino

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), reitera su compromiso con la equidad de género a través de la firma de un Memorando de Entendimiento con la Vicepresidencia de la República. Este trabajo conjunto surge del reconocimiento de la afectación que han sufrido diversos sectores de la economía mayoritariamente compuestos por mujeres, como los servicios y el comercio, que han generado un incremento en el desempleo femenino.

Para el presidente de los empresarios, Bruce Mac Master, “este es uno de esos retos grandes que Colombia debe asumir. En el mundo empresarial tenemos un mayor rezago en los cargos de liderazgo, en donde hay diferencias muy grandes. En la ANDI, hace tres años creamos el Comité de Equidad de Género para apoyar a las compañías, también en seis seccionales contamos con estos comités”.

De acuerdo con la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, “el memorando ratifica el compromiso de los empresarios con las mujeres y su aporte a la economía. Buscamos que nuestros empresarios generen más empleos, donde más colombianas tengan cabida”.

Mediante este documento, se propone dar cumplimiento al Pacto por la Equidad y el Empleo de la Mujer Urbana. Entre los compromisos del sector privado se identifican acciones concretas que permiten visibilizar las brechas existentes en desempleo y salarios; concientizar a la sociedad, empresas y entidades públicas de la importancia del talento femenino al interior de las organizaciones y su repercusión en la competitividad de las empresas; promover actividades que impulsen la retención de los empleos de las mujeres; y continuar consolidando iniciativas desde el sector privado que estén acorde con el impulso de la equidad de género en las empresas del país.

Sin duda alguna, los retos de Colombia en materia de equidad de género continúan latentes, evidenciando la profundización de las brechas entre hombres y mujeres como resultado de la pandemia. Consecuentemente, las iniciativas de trabajo conjunto entre el Gobierno nacional y el sector privado resultan ser un insumo de gran relevancia para la reactivación económica del país, teniendo en cuenta el rol fundamental de las mujeres en este proceso.