martes, 12 de noviembre de 2019
Enfoque/ Creado el: 2019-10-08 10:17 - Última actualización: 2019-10-10 07:16

Emprendedora crea jabones con aceite de cocina usado

Hay una empresa dedicada a trasformar este residuo en jabones corporales y para el hogar. Esta iniciativa busca generar un impacto positivo al medio ambiente.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 08 de 2019

Diario del Huila, Neiva

¿Sabemos a dónde va a parar el aceite de cocina? Muchos de los hogares o restaurantes optan por desechar el residuo en el sifón y al final van a parar a los ríos.

Tan solo un litro de aceite puede contaminar hasta 1.000 litros de agua potable y en una ciudad como Neiva, donde no se cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales, es una tragedia ambiental aún peor.

Asimismo, el aceite de cocina que fue desechado por el sifón, recorre las tuberías y llega al sistema de alcantarillado, luego forma una capa que se une con los desechos como papeles, pañales, pelos, entre otros y genera bolas de sebo que taponan los drenajes. Por eso, vemos como los alcantarillados se tapan y dejan inundaciones cuando llueve.

Y como si fuera poco, esas grasas que llegan a los ríos o mares, se acumulan en la superficie e impide el paso de la luz solar y del oxígeno, lo que altera la subsistencia de la flora y la fauna.

Por tanto, la ingeniera ambiental Nany Marcela Lizcano, a través de su carrera profesional, se dio cuenta hace dos años y medio, todo el impacto negativo que generaba arrojar el aceite de cocina por el drenaje y peor aún, que finalmente paraba al río Magdalena.

Preocupada por la tragedia ambiental que estaba padeciendo el río más importante de Colombia, decidió investigar qué se podía hacer con el aceite de cocina. “Encontré que se podía hacer biodiesel de combustible y jabonería”, sostuvo la ingeniera.

Hacer empresa

Por ese motivo, la joven decidió crear ‘Amanita’, una empresa dedicada a transformar el aceite de cocina, que es desechado diariamente por los restaurantes de la ciudad y con dicho residuo, optó por fabricar jabones corporales y para el hogar.

“Es un producto masivo y de uso diario del hogar; por eso, empezamos a estudiar qué se podía hacer con el aceite”.

Inicialmente, Nany realizó una campaña buscando restaurantes para que donaran el aceite de cocina para las pruebas. “Luego dijimos vengan entréguenoslo todo y nosotros lo transformamos en jabonería”.

En el último año de validación del producto, esta empresa opita que le apuesta a la sostenibilidad, ha logrado posesionarse en el mercado. “La gente nos busca para donar aceite y compran nuestros productos”.

Actualmente, solo cinco restaurantes están vinculados a esta iniciativa, son pocos porque todavía esta empresa no cuenta con la capacidad de recolección y de almacenamiento de gran cantidad. “La meta a corto plazo es el montaje de nuestra planta de producción más grande y además tener puntos de recolección para que no solo sean los restaurantes sino los hogares de nuestra ciudad”.

Al mes ‘Amanita’ recolecta aproximadamente 240 litros de aceite y con ello, se pueden fabricar 5.000 jabones, los cuales sus compradores a nivel regional son Pitalito, Campoalegre, Garzón y Neiva.

A nivel nacional los jabones son enviados a Caquetá, Bogotá, Cundinamarca, Villavicencio, Norte de Santander y la Guajira.

Finalmente, Nany indicó que más adelante quiere incentivar a los restaurantes y a los hogares con la compra del aceite usado.

Comentarios