Los departamentos en donde más se ha presentado este delito son regiones altamente ganaderas como Cundinamarca y Tolima. El Huila se está viendo afectado por este flagelo, aunque entre 2019 y 2020 se han presentado 28 casos menos.

Diario del Huila, ganadería

Los productores del departamento del Huila han expresado su temor y descontento con los alarmantes casos de inseguridad que se están presentando, generando que se les impida trasladarse hasta sus predios.

Una de las zonas que se está viendo afectada por el flagelo del abigeato es el departamento del Huila, región en la que los grupos delincuenciales se trasladan de lo urbano a lo rural para los actos ilegales. Los productores temen que los delincuentes acaben con su negocio y hasta con sus vidas.

El abigeato o hurto de ganado es uno de los principales delitos que afectan el patrimonio de los ganaderos en el país en la última década, pero que aún se mantiene vigente, pues, a septiembre de este año se han reportado 1.599 casos.

Entre enero y septiembre de 2020 en el Huila se han presentado 67 casos, 95 durante el 2019.
Entre enero y septiembre de 2020 en el Huila se han presentado 67 casos, 95 durante el 2019.

Luceni Muñoz Bermeo, directora Ejecutiva del Comité de Ganaderos del Huila, describe que estos grupos delincuenciales han infundido el miedo en muchos sectores rurales del departamento.

“En este tema de seguridad, lamentablemente no hay una percepción muy buena en ciertos municipios, porque hay mucha delincuencia organizada, así como hurtos a fincas”, explica Muñoz Bermeo.

“Por efecto de esos grupos residuales que hay en los municipios como Algeciras, los productores han dejado de ir a las fincas”, sostiene Muñoz Bermeo.

El anterior municipio está presentando mucha complejidad con la inseguridad, pues los grupos organizados delincuenciales han tomado mucho poder no solo en las cabeceras municipales sino también en las fincas.

Datos relevantes a nivel nacional
Datos relevantes a nivel nacional

“Hace un buen tiempo no vemos la presentación de este tipo de casos, pero sí existe esa percepción de la falta de seguridad por efectos de estos grupos”, menciona Muñoz Bermeo.

Los municipios de Algeciras y Baraya, son los más afectados por estas bandas que cada día se vuelven más fuertes en la región, por su accionar y temor que generan entre la población.

2017, el año negro

La ganadería aporta 48,7% al PIB pecuario y genera 6% del empleo nacional, según el Ministerio de Agricultura. Aunque en los últimos tres años las cifras han venido a la baja, con una reducción del delito de 41,7% entre 2017 (5.130) y 2019 (2.988), esta ha sido una práctica común que afecta en una de las actividades más importantes del país.

Según cifras entregadas por Fedegán, entre 2010 y 2019, se han presentado 26.044 reportes de hurto de semovientes. Y, entre 2010 y septiembre de 2020, el reporte de casos llega a 27.643.

En este periodo, los departamentos que concentraron los mayores casos de abigeato fueron Cundinamarca, con 2.762; Tolima, con 2.250; Meta, con 2.110; Cesar, con 2.032 reportes; Boyacá, con 1.648; Casanare, que registró 1.656; Valle 1.438; Sucre (1.419); Antioquia (1.391); Huila (1.345); Bolívar (1.185); Córdoba (1.073), y La Guajira que sumó 1.041. Esto se debe a que en estas regiones se concentra alrededor de 60% de la actividad ganadera del país. Entre enero y septiembre de 2020 en el Huila se han presentado 67 casos, 95 durante el 2019.

El dato más alto de la década se presentó en 2017 cuando el delito de abigeato se disparó. En ese año hubo 5.130 casos y se tuvo un alza de 74,1% con respecto a 2016, que contó con 2.946 reportes. Esto se debió a que solo hasta 2018, mediante la Ley 1944, el hurto de ganado fue tipificado como delito, bajo el concepto jurídico de abigeato. Sin embargo, hasta 2019 fue que el delito empezó a hacer sancionado oficialmente.

Desde que entró en vigencia se estipuló que, “quien se apropie de especies bovinas, equinas, o porcinas plenamente identificadas, incurrirá en prisión de 60 a 120 meses y multa de 25 a 50 salarios mínimos mensuales”, es decir, hasta un poco más de $43 millones”.

En el pasado este delito afectó a algunas regiones hasta en 25%, pero hoy puede llegar a 1% del total del inventario ganadero, que es de 280.000 animales gordos al año, con un costo que excede $500.000 millones.

Este año, el abigeato disminuyó 46,4% con respecto a 2019, y puede deberse a que por la pandemia muchos ganaderos se fueron a vivir a sus fincas, ejerciendo mayor seguridad.

Dos de las problemáticas que incentivan la criminalidad en el hurto de ganado son la falta de denuncia y la poca efectividad de las autoridades.

José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, añadió que una de las soluciones debe ser contar con sistemas digitales que permitan, a cualquier autoridad en el territorio nacional, verificar de dónde proviene un hato.

DESTACADO

La ganadería aporta 48,7% al PIB pecuario y genera 6% del empleo nacional, según el Ministerio de Agricultura. Aunque en los últimos tres años las cifras han venido a la baja, con una reducción del delito de 41,7% entre 2017 (5.130) y 2019 (2.988).

PIE DE FOTO

1

GRÁFICO 1

Departamentos con más caso de abigeato

GRÁFICO 2