Luis Domingo Gómez

@ludogomezm, luisdomingosim@gmail.com

El pasado agosto Margarita Cabello fue elegida como la nueva Procuradora General de la Nación. Es la primera mujer en alcanzar tan importante posición, la antecede una gran trayectoria en la Rama Judicial donde alcanzó la máxima posición al ser Magistrada de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia y luego en el Ejecutivo como Ministra de Justicia. Su recorrido debe garantizarle al pueblo colombiano un gran desempeño como cabeza del Ministerio Público.

Hay cábalas para todo, más en esta época de fin de año donde todos nos preparamos para renovar propósitos de cara al 2021. Será la noche del 31 de diciembre donde demos rienda suelta a esos objetivos que nos pondrán en acción los próximos 365 días, propósitos algunos nuevos, otros recurrentes, cada uno de nosotros tiene su propia lista, por supuesto, su propio balance.

La tarea que se le avecina en este cuatrienio a la doctora Cabello es, teniendo en cuenta el rol institucional de la entidad que va a dirigir, trascendental para el futuro del país, allí se defienden y vigilan los intereses de todos los asociados y se deben desplegar todas las acciones necesarias para que las autoridades cumplan a cabalidad sus funciones constitucionales y legales, muchas ampliamente conocidas por todos los habitantes del territorio nacional, más en un país donde pareciera que la corrupción se convirtió en parte de nuestro ADN, muy a pesar de que la inmensa mayoría nos resistimos a aceptarlo y seguimos confiando en que entidades como la Procuraduría hagan su trabajo, es decir que estén realmente al servicios del interés general.

Tal vez dos frentes donde la administración Cabello va a tener que reenfocar esfuerzos serán el ambiental, donde su delegada deberá hacer grandes esfuerzos por ayudar a materializar de la mejor manera el contenido de la Constitución ecológica y, de paso demostrarle a la generación presente que nunca son demasiados los esfuerzos para proteger la inmensa riqueza en flora y fauna  con las que cuenta el país y, que tener la posición de segundo país más megadiverso del planeta conlleva un alto grado de compromiso intergeneracional no solamente con los habitantes del territorio nacional sino con la comunidad global. S trata de nuestro futuro inmediato para lo cual la función preventiva deberá estar direccionada a generar mayores grados de coordinación institucionales entre las entidades del sector, que dicho sea de paso son las causantes de nuestras grandes tragedias como la deforestación, el tráfico ilegal y la pérdida acelerada de ecosistemas.

La doctora Cabello tiene la oportunidad histórica de hacer de la entidad la defensora de los derechos de los animales. El país ha avanzado en mayores niveles de protección jurídica, el reto es materializarla, la PGN bebe trabajar en exigir que los principios de protección y bienestar animal pasen del papel a la realidad ¿Se atreverá? Mi deseo para el 2021 es que la PGN se atreva a defender a los animales.