Diario del Huila

En Diego de Ospina denuncian proliferación de habitantes de calle

Ene 13, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Comunidad 5 En Diego de Ospina denuncian proliferación de habitantes de calle

Diario del Huila, Comunidad

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Ramón Tobar presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Diego de Ospina se refirió a la situación difícil que atraviesan ante la proliferación de habitantes de calle que les generan inseguridad, les dejan basuras y toda clase de males. Diario del Huila los visitó

“La verdad es que el problema es bien complicado con los habitantes de calle, esto hace que lleguen otros detrás de ellos con consecuencias como consumo de estupefacientes, de paso las calles se convierten en botaderos de basura adicional generan insalubridad”, sostiene.

“Esa cadena de gente circulando por acá, ha generado inseguridad, vienen muchos de esos personajes a ver que se pueden llevar, se roban los cables de la luz, el tevecable, el internet, las tapas y hasta los contadores del agua, eso es una situación insoportable”, dice.

“Lo que hay que decir es que son gente que no vive en el barrio, van de paso y por eso no tienen ningún sentido de pertenencia. No les interesa cuidar o mantener el entorno. Vienen, hacen lo que necesitan y se van”, sostiene Clara Fuentes una ama de casa, que se suma al presidente de la junta en su denuncia a Diario del Huila.

El lugar vive los flagelos de los habitantes de calle.

El lugar al que acudimos se encuentra situado en la carrera 11 con calle 1D, del Diego de Ospina a tres cuadras del parque principal que queda frente a la Iglesia. Cerca de la avenida circunvalar, orillas del río del Oro.

El sector se ha convertido en zona comercial en donde proliferan los talleres de mecánica, pequeños supermercados, misceláneas, restaurantes entre otros. Son pocos los habitantes que se han quedado a vivir en sus casas, para ellos lo mejor es arrendar para algún negocio y poder residir en un sector alejado de la problemática que los afecta.

José Montenegro, uno de los dueños de un taller que arregla motores de carros, interviene; “Yo no resido acá, pero permanezco casi todo el día en mi negocio y toca estar cuatro ojos, porque si no lo roban a uno.

La mayoría de esa gente se ubica sobre un costado de la avenida circunvalar a orillas del Rio del oro, en la tarde y en la noche aumenta el número, parece a ratos una película de ficción”, sostiene.

“Eso es cierto, en la noche aumentan en número y se les ve más activos, buscan y escarban en las basuras, lo que deja reguero de las mismas en todo el sector. No se les puede decir nada, porque se corre el riesgo que lo agredan a uno. Toca tratar de convencerlos por las buenas o dándoles algo, lo contrario dejarlos y quedarse callado”, afirma Camilo Suárez, empleado de un pequeño supermercado.

El presidente Tobar, se suma al tema de las basuras. “Uno les dice que por favor no rompan las bolsas, que no rieguen las basuras, la riegan y después el problema y reclamo es para nosotros por parte de los recolectores de la basura, eso es un problema de nunca acabar”, indica.

Intentos fallidos

El presidente del barrio Diego de Ospina, Ramón Tobar sobre las soluciones que han buscado, cuenta que la policía los atiende, realiza operativos, “lo que pasa es que el fenómeno de habitantes de calle en este sector se ha crecido al punto que usted viene en la noche y fácilmente ve 40 o 50 personas deambulado por la calle, es muy difícil controlar a toda esa gente. Lo máximo que logran es alejarlos momentáneamente, luego regresan, se vuelve un círculo vicioso”, añade.

La rivera del río del Oro es otro lugar que están invadiendo.

“En las horas de la madrugada se puede observar en pleno parque frente al templo parroquial a varias de estas personas, haciendo de todo y luego durmiendo, llegan e igual que por todo el barrio dejan la estela de desechos, de basuras. Hasta las necesidades fisiológicas las hacen en el lugar, es insoportable”, indica Lucio Aldana que vive en uno de los costados del parque.

Para Ramón Tobar que tiene 62 años, los mismos que llevan viviendo en el Diego de Ospina el problema se generó hace unos 15 años y ha ido incrementándose con el paso del tiempo. “A la edad que tengo, siempre he vivido aquí, he sido testigo de este que se nos ha convertido en todo un problema social que cada día se nos complica más”, sostiene.

Son unas pocas familias que se mantienen en el Diego de Ospina, de las que inicialmente residían en el sector solo quedan un 30%. A manera de información el presidente suma que a ellos los malandros nos los tocan, pero si les causan una mala imagen.” La gente que vive un atraco nos cuestiona a nosotros que nos tenemos nada que ver con eso. Hacemos el llamado a las autoridades en cabeza del alcalde Gorky Muñoz como jefe de la policía en la ciudad para que nos den una solución”, concluye.

Basura y desechos que dejan en la zona peatonal.

La administración se pronuncia

La secretaria de Desarrollo social de Neiva Luz Ángela Gómez indicó que la proliferación o aumento de habitantes de calle está asociada a las migraciones de personas de otros municipios y de otras regiones del país al igual que algunos migrantes internacionales como es el caso de los venezolanos.

Se suman a estos migrantes las personas que por determinación propia deciden vivir en condición de calle, la mayoría son consumidores de sustancias psicoactivas. “Nosotros como Secretaría de desarrollo social tenemos el programa de habitante de calle en donde se les brinda atención integral en el propósito de rehabilitarlos”, dice.

“Esto lo hacemos a través de jornadas de socialización y sensibilización para que conozcan en qué consiste el programa, además tenemos una casa de paso en el barrio los Mártires en donde en este momento atendemos a 30 habitantes en condición de calle.

Los internos llegan allí de manera voluntaria y conocen todo el proceso.

En el momento solo atendemos hombres, pero para este año esperamos en asocio con la Secretaría de La mujer infancia y adolescencia poder tener un pabellón que permita atender a mujeres”, suma.

El barrio se ha convertido en sede de talleres, bares y restaurantes.

Brigadas conjuntas con la policía antinarcóticos

La funcionaria manifestó la importancia como aliada de la policía antinarcóticos. “Trabajamos de la mano con la policía antinarcóticos que nos presta una ayuda invaluable en las jornadas de socialización en las que se les invita a integrarse al programa de rehabilitación y resocialización”, dice.

“Se atiende tanto el daño psicológico como físico, por el consumo sufren deterioro físico ante todo en sus extremidades”, afirma.

Finalmente, la funcionaria dio a conocer cifras del último censo de habitantes en condición de calle que se realizó el año pasado que dio como resultado que en Neiva hay alrededor de 412 habitantes en condición de calle, pero puede ser mayor teniendo en cuenta la migración permanente que hay de personas hacia Neiva.

Como dificultad principal para poder disminuir esas cifras está la renuncia de los propios habitantes de calle de querer rehabilitarse y resocializarse. De paso envió un mensaje a la sociedad neivana en el sentido que “la rehabilitación empieza por las familias, no se le puede dejar toda la responsabilidad al Estado, acabar con este flagelo es responsabilidad de todos, concluyó.

Ramon Tobar presidente de la JAC del Diego de Ospina.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto