jueves, 21 de marzo de 2019
Economía/ Creado el: 2018-09-23 08:58 - Última actualización: 2018-09-23 09:00

En el Huila se está investigando el café del futuro

El Ph. D. en Fitopatología Álvaro León Gaitán Bustamante, director del Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), habló con DIARIO DEL HUILA sobre los avances el estudio que se está llevando a cabo en la Concentración Jorge Villamil de Gigante y otras zonas del departamento sobre el grano de la región. A esta iniciativa le queda menos de un año.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 23 de 2018

¿Cómo va el proyecto de ciencia y tecnología aplicado al café que están llevando a cabo en el Huila?

Hace unos meses estuvimos en el Huila con el equipo de Cenicafé revisando los avances del proyecto con el equipo de extensión. Este trabajo lleva tres años largos y le falta un año.

Esta es una de las iniciativas más ambiciosas que se han llevado a cabo en el departamento en un cultivo. ¿Cuáles son los principales aspectos que evaluaron?

Este proyecto se ha estado moviendo en varios aspectos: uno es la caracterización agroclimática del Huila para identificar unas zonas que sean comunes y que nos describan cómo es la caficultura que es variada y tiene unas ofertas diferentes en el departamento; el segundo es mirar todo lo que tiene que ver con los cultivos en cuanto a la densidad, el manejo de los mismos, buscando las diferencias que pueden tener los caficultores cuando incrementan las densidades de siembra.

El proyecto también incluye estudiar los suelos del Huila. ¿Qué resultados han tenido?

Tenemos un trabajo que tiene que ver con el estudio de los suelos del Huila, se están tomando 6000 muestras del suelo de todo el departamento caracterizando cómo es la composición de los suelos y eventualmente cómo pueden ser las recomendaciones ajustadas para las diferentes zonas de producción en la región.

En general, lo que hemos visto es que los suelos del Huila son bajos en materia orgánica. En eso el Huila tiene mucha diferencia con respecto a otros sitios en Colombia. Pero vemos que en otros componentes los suelos están en unos niveles normales. El 50 % de los suelos en el Huila presenta niveles de acidez que no son los adecuados para café. Entonces ya se está enviando una alerta donde tenemos que entrar a hacer ese ajuste en la acidez de los suelos para que llegue a los niveles que le permita a los fertilizantes y a las plantas tomarlos y aprovecharlos.

En materia de calidad, ¿cómo les ha ido en estos tres años de trabajo?

Hemos hecho un estudio interesante sobre la calidad del café que se produce en el Huila. Se han tomado muestras de todo el departamento y las hemos evaluado por la calidad física y de taza con un resultado muy interesante que es que vemos unas calidades excelentes en toda la región, se han hecho avances muy grandes en el beneficio, obviamente hay espacios grandes para trabajar pero el departamento sigue mostrando su potencial de ser no sólo muy buen productor sino de generar calidades muy buenas del grano.

Cuando uno habla de calidad en el café se refiere a varios componentes: variedades, oferta ambiental, manejo del cultivo y en la caficultura de Colombia, el beneficio y el secado del café. ¿Qué vemos en el Huila? Unas zonas agroecológicas que contrastan, una zona norte muy diferente a la zona sur y dentro de esas zonas hay unas microzonas. Hay una oferta ambiental interesante que puede generar diferencias pero lo que vemos en Huila, a parte de las variedades resistentes que tienen muy buena calidad, es que los procesos de beneficio y secado se han ido llevando muy bien por parte de los caficultores y eso es lo que le genera muchos puntos en las escalas de calificación a esos cafés.

¿Cuáles son los resultados, mirando al futuro, que buscan con esta investigación?

Uno de los enfoques del proyecto es el relacionado con el futuro, es mirar cómo serán esos componentes de los materiales de café que van a conformar las variedades del futuro no sólo en el Huila sino en el país. Hoy tenemos en el departamento seis sitios donde estamos evaluando, por un lado la colección de germoplasma de Cenicafé, que es una de las pocas que existen en América (hay en Costa Rica y en Brasil) y también mirando algunos de los materiales en los que hemos ido avanzando con el proceso de mejoramiento genético, que son los más próximos a salir.

Es un paquete muy completo que busca hacer los ajustes para que el Huila mejore su producción y que hoy van de la mano con la estrategia “Más agronomía, más productividad” para que todo vaya enrutado hacia el mismo camino.

¿Entre los materiales que están próximos a salir está la variedad Huila?

Este tipo de trabajos lleva mucho tiempo. Como le decía, llevamos tres años trabajando estos materiales en el Huila, tenemos que observar varias cosechas para analizar cómo se comportan pero en la estrategia general que tenemos hoy no estamos pensando en variedades específicas para departamentos. Esto porque las variedades que producimos se comportan muy bien en muchas zonas del país y el esfuerzo que se hace por parte de la Federación Nacional de Cafeteros y Cenicafé tiene que llenar unas expectativas a nivel nacional.

Sin embargo, las variedades que están evaluando son producidas en el departamento. ¿No es esa una ventaja para la región?

La ventaja de esto es que los materiales que estamos evaluando los estamos  trabajando hoy en las condiciones del Huila, van a tener unos criterios de selección que se van a ajustar al departamento pero queremos variedades más bien generales para el país. Hoy Cenicafé en su portafolio de variedades tiene una para todo el país que es Cenicafé 1 y redujimos todas las variedades regionales, por los estudios que hemos hecho, a tres: Castillo norte, Castillo centro y Castillo sur, que nos cubrirían esas tres zonas del país.

Hacia allá es a donde vamos, no tanto tener variedades específicas por departamento porque si funcionan en un sitio empiezan a comportarse bien en otras partes, entonces no vale la pena hacer eso sino más bien variedades que tengan un comportamiento amplio en todo el país y hacia allá es a donde vamos.

¿Dentro de un año qué es lo que le van a entregar a la región en materia de investigación cafetera?

Por ahora, al final del proyecto no pensamos entregar nuevas variedades, creemos que con lo que tenemos hay suficiente material para seguir manteniendo la caficultura produciendo a muy buen nivel.

La ruta va bien, se ha hecho el esfuerzo correcto, pero como siempre hay un espacio para mejorar y para llevar esos cafés a unos valores de calidad más altos.

Banco de germoplasma

En el continente americano existen tres colecciones de germoplasma importantes: una está en Brasil, administrada por el Instituto Agronómico de Campinas (IAC); la segunda se encuentra en Costa Rica, ubicada en el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE); y en Colombia existe un una que está a cargo del Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), creada en 1940.

En este último se encuentra el género Coffea. Está la especie Coffea arabica, Coffea canephora y Coffea liberica. Allí hay una colección de germoplasma caracterizada para identificar y posteriormente transferir los caracteres de interés agronómico a las nuevas variedades de grano mejoradas.

Comentarios