La sociedad colombiana nuevamente empieza a sentirse sorprendida por otro escándalo de corrupción que empezó a ventilarse desde hace tres semanas cuando se descubrió que la ministra de las TIC, Karen Abudinen autorizó un anticipo de $70.243 millones que se le entregaron a la firma Unión Temporal Centros Poblados, para llevar internet a las zonas rurales en los territorios nacionales. Inmediatamente se ha levantado una polvareda contra el gobierno nacional desde diversos sectores de opinión que pide a gritos la renuncia de esta funcionaria por haber permitido, que dichos recursos, se encuentren desaparecidos.

Esta situación continúa siendo un problema grave dentro de la institucionalidad del país, que afecta ostensiblemente a toda la ciudadanía en general. Esto tiene enardecidos a todas las regiones donde se tienen destinados ejecutar estos millonarios recursos, que se encuentran perdidos, por la negligencia administrativa de algunos funcionarios dentro de las altas esferas del Estado.

La opinión pública exige respuestas concretas, dónde se encuentran estos dineros. Respuestas dubitativas, una ministra que cada vez se contradice en sus respuestas y que no encuentra una salida a todos los cuestionamientos que se le hacen desde los medios de comunicación. Unas garantías bancarias falsificadas, un anticipo de $70.243 millones que en su mayoría salió del país, una solicitud de caducidad, un contrato incumplido, un contratista diciendo que ha sido traicionado en su buena fe, una interventoría que parece no haber hecho su trabajo y un Ministerio en medio de una crisis enorme entrando al último año de la administración del presidente Iván Duque.

El Banco Itaú, expresó que la garantía bancaria presentada por Centros Poblados era fraudulenta. Las garantías en mención son falsas y en ningún caso han sido emitidas por el banco. Itaú ha puesto en conocimiento de las autoridades la falsificación de los documentos.

Lo anterior es el resumen de lo ocurrido con la Unión Temporal Centros Poblados, escándalo que tiene en el ojo del huracán al Gobierno. Lo fundamental y urgente es recuperar el dinero y entender qué ocurrió; después de eso, las responsabilidades penales y políticas tendrán que ser contundentes. Y lo grave, es que el presidente Iván Duque la sigue respaldando a pesar de los mayúsculos cuestionamientos que recibe a diario desde todos los blancos de opinión. Mientras todo ésto ocurre, el plan de inversión para mejorar el acceso a internet queda en pausa, afectando varios municipios del país y dejando a los niños, niñas y adolescentes en zonas rurales sin un apoyo clave.

Habrá que esperar, los resultados la moción de censura que la oposición al gobierno adelanta en la Cámara de Representantes a la ministra de las TIC por este escándalo de corrupción que se ha descubierto.