Diario del Huila

En pausa proyecto de la PTAR en Neiva

Jul 2, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Primer plano 5 En pausa proyecto de la PTAR en Neiva

DIARIO DEL HUILA, PRIMER PLANO
Por: Daniela Gutiérrez

La construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales para Neiva fue ordenada en el 2005 por el Tribunal Administrativo del Huila en el trámite de una acción popular para contener la grave contaminación del río Magdalena. Tras 16 años de este fallo judicial, aún no ha sido posible su realización. Según Jorge Chavarro, investigador del centro de Investigación CENGAA, es la primera vez que desde la ANLA se archiva el proceso de la emisión de la licencia ambiental para la construcción de la PTAR.

Luego que se hubiese dicho que el proyecto de la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales en Neiva se hubiese “congelado”, Jorge Chavarro, investigador del centro de Investigación CENGAA y la gerente de Las Ceibas Empresas Públicas de Neiva, Gloria Constanza Vanegas, explicaron el proceso en el que se encuentra el proyecto.

“Es importante mencionar que este es el primer trámite ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) para obtener la licencia ambiental del proyecto en mención. El proyecto se encuentra cerrando su primer trámite de licencia ambiental. Lo que se decidió es que el proyecto quede archivado para realizar mesas técnicas en las cuales se hable del alcance metodológico y espacial que generen la información adicional que se requiere”, afirmó Jorge Chávarro.

De acuerdo con el investigador, esto no significa que el proyecto “se ‘vaya a congelar’, por el contrario, permite dar continuidad al trabajo que se viene adelantando para lograr la completitud del documento y así soporte el trámite de licencia ambiental mediante la apertura de un segundo proceso en el cual se presenten las recomendaciones de la ANLA en información adicional que conlleva a aumentar el de los estudios”, subrayó.

Así mismo, el investigador sostuvo que el proceso está siendo “blindado” ya tiene aprobación de Plan Parcial por la CAM, y lo que le faltaría, es hacer “estudios de caracterización para brindar más información de análisis en la toma de decisiones para la licencia”, indicó el investigador. En ese sentido, el paso a seguir estaría en “la aplicación de metodologías de caracterización físico-biótica en áreas urbanas altamente intervenidas y de esta manera dar cumplimiento a los requerimientos de información adicional de la ANLA”, afirmó.

Avance del proyecto

A fecha de hoy, el proyecto tiene un adelanto “significativo”, pues se tiene el guiño de la autoridad ambiental en materia de viabilidad y se ha trabajado en el tema urbanístico pues, al quedar en una zona altamente residencial como se pretende, se debe contribuir también en este sentido.

El proyecto tiene un costo de $215 mil millones de pesos. El Gobierno Nacional aportará $124.780 millones de pesos, unos $6.000 millones de pesos anuales durante 20 años.

Es de recordar que el proyecto de la construcción de la planta de tratamiento fue ordenada en el 2005 por el Tribunal Administrativo del Huila en el trámite de una acción popular para contener la grave contaminación del río Magdalena.

“Actualmente, se tiene un avance significativo en los estudios ambientales soporte al trámite de licencia ambiental del proyecto PTAR al punto de obtener retroalimentación del proceso por parte de la ANLA, lo cual, es normal en esta clase de proyectos y muy valioso para evaluarlos a detalle. Se da la confianza para su realización o para encontrar aspectos que impidan avanzar. Las mejoras pueden ser tratadas con mayor esfuerzo en el PMA del proyecto”, sostuvo el investigador de CENGAA.

Las observaciones

“El ANLA nos hizo tres recomendaciones u observaciones, la primera es que debemos definir y ajustar el tema del Jarillón que se va a construir ahí alrededor de la PTAR, partimos de la base de que cuando se aprobó el plan parcial la CAM por decisión de la misma concertación quedó que primero debemos construir el Jarillón para luego dar paso a la construcción de la PTAR, esa es una de las recomendaciones”, señaló la gerente de Las Ceibas Empresas Públicas de Neiva, Gloria Constanza Vanegas.

Lo segundo, según explicó, es que se deben hacer unos ajustes en la toma de muestras de flora y fauna que se encuentran en el lugar, pues las que hay ya tienen algún tiempo y las condiciones ambientales pueden haber variado, teniendo en cuenta que este trámite se está realizando desde el año 2019.

“Nos piden que hagamos unos ajustes de acuerdo con los cambios en el ecosistema. Incluso hay unas consideraciones igual de orden climático pues dice que el tema del cambio climático en algún momento puede afectar la construcción de la PTAR, a eso nos toca a nosotros ajustarnos también”, resaltó la gerente.

La tercera, y tal vez la más profunda, está relacionada con el diseño de la PTAR, “no quiere decir que el diseño esté mal. Sino que, como nosotros tenemos que plantear un sistema de tratamiento, ese sistema que está planteado tiene que, una vez se trate el agua, ellos nos han solicitado que nosotros debemos sacar un permiso de vertimiento nuevo”, aclaró Vanegas.

Lo anterior hace parte de una concertación que desde EPN se está queriendo realizar pues “si no hemos contraído, cómo vamos a tramitar un permiso de vertimiento si ni siquiera estamos descargando al río Magdalena”, insistió.

Este tipo de requerimientos se dialogarían con el ANLA para poder a partir de ahí “llegar a un consenso y tengamos claridad del enfoque integral que tiene este trámite”, aseguró la funcionaria.

El tiempo estimado

Teniendo en cuenta que el trámite ya tiene un 90% de avance, según lo ratificaron el investigador y la gerente de EPN, “lo que nos falta es cuestión de cuatro o cinco meses. Hacer unas actualizaciones, ajustar una información y presentarla para que ellos la puedan analizar y que termine ojalá con la aprobación”, puntualizó Vanegas.

Contrario a lo que se ha dicho, en un foro realizado por la Personería de Neiva a finales del año pasado donde participaron la Procuraduría Ambiental y Agraria del Huila, la Corhuila, Universidad Surcolombiana, CAM, Fundación del Alto Magdalena, ANLA, Las Ceibas y Concejo Visible de Neiva, Alan Ernesto Garrido, magister en ingeniería ambiental y experto PTAR indicó estar en desacuerdo con el proceso.

“Están en un proceso bastante lento, y conozco del proyecto, estoy en desacuerdo del proceso que están realizando, no se ha proyectado bien, necesitamos tomar decisiones urgentes que apunten al desarrollo sostenible de la PTAR, que es descontaminar el rio magdalena, proteger la salud de los seres humanos y el ecosistema. Desacuerdo en el sistema del proyecto, por los filtros coladores ineficientes y actualmente, no se ha proyectado a estándares futuros de calidad de vertimiento”, aseveró.

Lo mejor para Neiva

Por su parte el Personero de Neiva, Kleiver Oviedo señaló, “nosotros queremos una planta de tratamiento que le sirva a Neiva, no a unos cuantos y eso es lo que hemos venido solicitando a las autoridades ambientales. La ANLA pone unos requisitos y unos derroteros y en el evento en el que no se cumplan pues el proceso va a quedar archivado”.

Además, indicó que “sin importar los intereses individuales que puedan existir, ojalá se tome la mejor decisión porque aquí hay que hacerle fuerza es que a la gran ganadora sea la ciudad”.

Esta es una de las obras más esperadas e importantes para los neivanos. El beneficio de la PTAR es lograr mitigar el impacto del agua residual vertida sin ningún tratamiento al río Magdalena, ya que esto traerá consecuencias en materia de salud pública.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales puso en evidencia otras dudas frente al área de influencia y características de la planta. Entre otras la dimensión del dique, el canal lateral del costado norte de la PTAR, las áreas de disposición final y temporal de material sobrante de excavación, volúmenes de movimiento de tierras y requerimiento de subestaciones eléctricas.

En su criterio, “estas ausencias no permiten el entendimiento integral de las obras a ejecutar y consecuentemente no dejan vislumbrar la totalidad de los impactos ambientales que pueden llegar a ocasionarse a raíz del proyecto”, según se lee en el Concepto Técnico 3165, entregado por la ANLA.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto