DIARIO DEL HUILA, NEIVA

Por: Amaury Machado Rueda

Fotografías: José Rodrigo Montalvo

A inicios de este año, el Ministerio de Transporte expidió una nueva reglamentación para el uso de cascos para los motociclistas en el país. A la fecha, ¿qué tanto ha acatado la ciudad de Neiva la disposición?

A partir del 23 de enero del 2021, entró en vigor la nueva reglamentación para el uso de cascos para los motociclistas en el país. Estas disposiciones, establecieron medidas sobre el uso del dispositivo, buscando garantizar mayor seguridad a los conductores y pasajeros y reducir igualmente las muertes y lesiones por accidente.

Y es que, según indicó en su momento la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en 2019 se registraron 3.666 fatalidades de motociclistas, cerca del 54% de la fatalidad nacional.

El trauma craneano representa el 32,4 % de las fatalidades de usuarios de moto, segundo luego de politraumatismo (58 %), lo que pone de relieve la importancia del buen uso del casco. Además, la OMS concluye que los cascos son efectivos en reducir lesiones en la cabeza de los motociclistas en 69 %, y de muerte en un 42 %.

Una vez salió a luz la nueva reglamentación, la Secretaria de Movilidad de Neiva y su cuerpo de agentes de tránsito comenzaron una campaña de educación vial, con el propósito de dar a conocer a la ciudadanía las nuevas medidas establecidas por el Ministerio de Transporte sobre las condiciones mínimas del uso de casco protector para los conductores, acompañantes de motocicletas, motociclos, mototriciclos y cuatrimotos.

Ojo a las condiciones

Según recordó el secretario, Alexander Sánchez Hernández, las tres condiciones que la normatividad indica para el uso de los cascos son:

-La cabeza del conductor y acompañante tiene debe estar totalmente inmersa en el casco y el sistema de retención debe estar asegurado por debajo de la mandíbula inferior, sin correas rotas, ni broches partidos e incompletos.

-No se podrán llevar dispositivos móviles de comunicación o teléfonos que se interpongan entre la cabeza y el casco excepto si estos son utilizados con accesorios o equipos auxiliares que permitan tener las manos libres.

-Finalmente, en el caso de cascos con cubierta facial inferior movible, ésta siempre deberá estar fija en la parte inferior del rostro y asegurada durante el tránsito, de tal manera que ofrezca protección a la cara del motociclista (conductor o acompañante).

El no uso del casco reglamentario aparece entre los cinco primeros puestos del Top de comparendos 2021.

Multas

La resolución indica que se imparten sanciones económicas a las personas que incumplen las nuevas reglas y se aplican las que ya se encuentran definidas por la ley. Es decir, la multa por no portar el casco reglamentario es de $460.845, lo equivalente a 15 salarios mínimos diarios legales mensuales vigentes, según el artículo 131 de la Ley 769 de 2002.

Desde la secretaria movilidad, se conoció que una de las cinco infracciones más realizadas por los ciudadanos, es precisamente el no uso del dispositivo correcto. Dentro del Top 10 de comparendos 2021, aparece en primer lugar No realizar la revisión tecnomecánica y de emisiones contaminantes en los siguientes plazos (C35) con 9196 comparendos; en segundo lugar está estacionar un vehículo en sitios prohibidos (C02) con 8796 comparendos; seguido de transitar por los sitios restringidos en horas prohibidas por la autoridad competente (C14) con 4614 comparendos; en cuarto puesto aparece conducir un vehículo sin llevar consigo la licencia de conducción (B01) con 3169 comparendos; en la infracción del quinto lugar se encuentra el no uso del casco reglamentario con la C24, conducir motocicleta sin observar normas (casco) con 2855 comparendos.

Lo que puede indicar que a los motociclistas neivanos aún les cuesta dar cumplimiento a la nueva reglamentación y se exponen a multas.

Algunos motociclistas no cuentan con los recursos económicos para adquirir el casco que exige la normatividad.

Costos

Desde marzo de 2020 las autoridades prohibieron la venta de estos objetos que no cumplan los parámetros técnicos y de seguridad. Por ello es muy importante tener claro cuáles son las características que debe cumplir un casco reglamentario.

A pesar de los controles ejercidos, es posible que le puedan vender un casco que no cuenta con la debida certificación. Aquellos modelos que ni siquiera protegen la barbilla no se podrán utilizar.

En el mercado se pueden encontrar desde $170.000, $260.000 y hasta $400.000. La resolución no obliga a comprar un nuevo casco, sin embargo, algunas condiciones de uso establecidas allí dependen del buen estado de algunos componentes como es el caso del sistema de retención, el cual no debe presentar correas rotas, ni broches partidos e incompletos.

Desde la expedición de la reglamentación, una de las quejas de los usuarios fue el alto costo de los cascos, que los hacían no alcanzables a cualquier bolsillo. Al consultar hoy en día a algunos motociclistas, aún esta continúa siendo la manifestación más generalizada.

“Cambié hace un par de meses los cascos, el mío y el de mi esposa, tocó invertirle $600.000 por ambos. Y eso después de estar ahorrando arto porque sabemos que es una necesidad para movilizarnos y no ganarse uno un comparendo, pero no es fácil adquirirlos”, se refirió Humberto Correa, propietario de motocicleta.

No olvide estas características

El casco se debe ajustar bien. Según ha indicado las autoridades de tránsito, es importante precisar que, con la entrada en vigencia de la Resolución 20203040023385 se les exige a los usuarios de moto que utilicen el casco debidamente asegurado con el sistema de retención, para prevenir que este se desajuste en medio del tránsito o que se salga de la cabeza ante un posible incidente.

 

Tener en cuenta las características que debe tener el casco reglamentario puede salvarle la vida.

De no tener la correa asegurada a la mandíbula, o en caso de que la misma se encuentre en mal estado, las autoridades podrán imponer una multa que, recordemos, asciende a los $460 mil.

Así pues, llevar el casco abrochado hace la diferencia. El casco se debe ajustar bien al usuario para garantizar la estabilidad y evitar que se deslice y reduzca el campo de visión. Usar el casco de manera correcta salva vidas. No hacerlo puede implicar lesiones graves o la muerte.

En publicaciones científicas, la Organización Panamericana de la Salud concluyó que usar el caso disminuye la gravedad de los traumatismos craneoencefálicos en cerca del 72%, y las probabilidades de muerte hasta en 39%.

Dicha entidad señala las tres funciones principales que cumple este objeto de protección: reduce la desaceleración del cráneo y el movimiento del cerebro, dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande, y previene el contacto directo entre el cráneo y otra masa u objeto.

No exponer el casco a golpes

Expertos y autoridades han advertido que la integridad de un casco certificado podría resultar perjudicada tras recibir fuertes golpes, con lo cual el usuario no gozaría de la misma protección ya que el producto quedaría debilitado. Han sugerido que, ante un posible accidente con impactos en el casco se proceda a sustituir el producto.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial recomienda que el casco “no sea expuesto a golpes considerables, por ejemplo, caídas desde la altura de la silla de la motocicleta. Además, los usuarios deben conocer la medida del perímetro del cráneo y usar cascos de la talla correcta”.

Mediante la Resolución 1080 de 2019, desde el año pasado el Gobierno Nacional comenzó a exigir a fabricantes e importadores la comercialización de cascos que cumplan con las condiciones mínimas de seguridad y certificación. Si le venden un casco no reglamentario, tiene derecho a reclamo y puede tramitar la denuncia ante la Supertintendencia de Industria y Comercio.

El secretario de Movilidad reiteró la invitación a todos los motociclistas a realizar la actualización de sus cascos de acuerdo a la Resolución 23385 del 20 noviembre de 2020.

A partir del 23 de enero del 2021, entró en vigor la nueva reglamentación para el uso de cascos para los motociclistas en el país.