sábado, 22 de septiembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2014-03-02 03:21

‘Gracias a Asoquimbo se dieron todos los perjuicios’

Víctor Manuel Lozada Sánchez, quien asesoró a más de siete campesinos perjudicados por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo criticó a la organización Asoquimbo y afirmó que había generado el ‘caos’.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | marzo 02 de 2014

¿Cómo se dio el proceso de asesoría en las tutelas a los siete campesinos de influencia de El Quimbo, tutelas que las negaron acá pero la Corte las favoreció?

Estas personas pertenecen unos al gremio de la construcción de Gigante, otros un transportador y el otro un papelero. Vemos la diversidad de las afectaciones que está haciendo Emgesa en la construcción de la represa El Quimbo.

Inicialmente en el año 2012 entre febrero y julio, me llamaron para que le colaborara al gremio de la construcción de Gigante en cabeza del señor José Antonio Vargas y el concejal Enrique Chávarro para que los asesorara para el reclamo ante Emgesa.

Venía de organizar un grupo en la vereda donde nació mi padre, Veracruz, del municipio de Gigante. Estuvimos haciendo un trabajo bien juicioso para que no fueran a quedar desprotegidos debido a la construcción de la represa, ya que Veracruz es una vereda que desaparece, con la inundación de El Quimbo, prácticamente ya está desaparecida.

A la par de esto pasamos unas acciones de tutela al municipio de Gigante, a sus juzgados, otros a Garzón, otros a Neiva y todas nos fueron negadas. Cuando los juzgados nos las negaban, las impugnábamos y pasaban al Tribunal Superior y también las negaban todas.

Es curioso cómo los honorables magistrados de la Corte Constitucional, nos dan una lección impresionante en esta sentencia la 335, todo un tratado de protección a las personas que se ven en situación de desplazamiento forzoso. Cómo nos ubican en el tiempo y el espacio, y es lamentable que aquí nuestros jueces y nuestros magistrados no se preocupen por estudiar de verdad el mal que ha sufrido nuestra gente y la problemática que se ha generado con la construcción de la represa El Quimbo.

¿Todas las tutelas en el Huila se perdieron?

Todo el perjuicio que se le ha hecho a la gente, únicamente tenemos que rescatar que el Juzgado Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad fue el único que fallo a favor de un grupo de constructores de Gigante.

¿Por qué decide asesorar esas personas?

Yo venía de trabajar San Vicente del Caguán (Caquetá), soy mecánico de mantenimiento, debido a los problemas de orden público, tuvimos que salir del área y me pareció fácil quedarme donde un hermano que tenía en Veracruz, quedaba más cerca del pozo. Me comenta mi hermano que estaban interesados en crear un grupo, pero ya estaba prohibido por el gobierno los grupos precooperativos. Entonces entramos a formar un grupo asociativo con el objeto de jalonar ante Emgesa posibles contratos, lo que se pudiera y que la gente no quedara desprotegida. De esta forma, se elevaron las tutelas y tenemos el resultado.

¿Asoquimbo tuvo que ver con las propuestas de estas tutelas?

Es triste la experiencia de Asoquimbo porque gracias a ellos, en cierta medida, se dieron todos los perjuicios. Inicialmente le decían a la gente, puerta a puerta, que no fueran a firmar el censo de compensaciones, y pues obvio vinieron las compensaciones y quienes no estaban incluidos no recibieron nada. Había unas personas, la presidenta de Asoquimbo, Elsa Ardila, una ecologista de tornillo que curiosamente estaba al frente y no sé qué paso que dio un giro de 180 grados y en estos momentos es gestora social de la Emerald Energy. Me pregunto ¿a qué estamos jugando? ¿A cómo acomodarme? ¿A cómo utilizar la gente? Es lamentable.

¿Asoquimbo utilizó a la gente?

Prácticamente, obviamente respeto al profesor Míller Dussán, lo admiro por el estudio que tiene, pero no sé qué le pasaría en este caso, si no se supo explicar, no supo entender pero lo que sí estoy seguro es que Asoquimbo entró a crear un caos que finalmente gracias a Dios, a la Corte Constitucional y la labor de algunos líderes de la región como Orlando Parra de Garzón, José Antonio Vargas en Gigante, hemos logrado en esta sentencia que le ordene a Emgesa que realice un nuevo censo.

¿Cuál era el interés de Asoquimbo?

El interés era que no se hiciera la represa, ese era el objetivo principal hasta donde puedo captar, siempre se estuvo en esa tónica y es así como llegaron oportunistas que se escudaron y entraron a hacer parte de la problemática, otro problema que le sumó a lo que ya estaba para la comunidad real.

¿Asoquimbo quería el censo?

Inicialmente ellos sugerían a la gente que no firmaran, que nadie firmara. Y entonces cuando comenzaron los problemas nos preguntábamos si Asoquimbo tendría los dineros para dárselo a la gente que no quedó incluida en el censo. Esa era la pregunta que nos hacíamos cuando mirábamos el anciano que ha trascurrido su vida en una región y de pronto le dicen usted tiene que salirse de aquí. Eran conscientes de la inundación, se vieron derrotados ante esto y aceptaron el censo.

Era una verdad, ya estaba la declaratoria de utilidad pública, ya se había montado toda la parafernalia para la realización del proyecto, entonces solo nos quedaba reclamar lo que por derecho le correspondía a la gente.

 ¿Asoquimbo y ustedes iban por caminos diferentes?

Eso es lo que yo no logro entender de las políticas de Asoquimbo, unos no al censo, otros que la compensación, nunca entendí el discurso que manejaban de que no a la construcción de la represa y por el otro lado diciendo que las compensaciones están malas que les corresponde es tanto. ¿Entonces o si o no? Nosotros la tuvimos clara desde un principio esto es un hecho y no podemos frenar el desarrollo de una región pero lo que sí podemos hacer es reclamar que al menos el daño que nos van a hacer sea recompensado de la manera más equitativa posible. ¿Será que nuestros campesinos se dejan manejar de tal manera que ellos mismos son los que comienzan depredando el medio ambiente, la tala y quema de bosques?.

¿Está a favor de la construcción de El Quimbo?

No puedo decir que estoy a favor de la construcción de la represa, pero es un hecho y yo no puedo impedir que esto se realice.

¿Si se hacen otras represas en el Huila usted aceptaría la decisión bajando la cabeza y aceptando que es una realidad?

Para nada porque este golpe ecológico que nos acaban de asestar no podemos permitir que ocurra por que qué le vamos a legar a nuestros hijos, cuál es el medio ambiente que vamos a entregarles. Este ya nos tocó, pero en ese trabajo, Orlando Parra, que es el presidente de la Asociación de Profesionales Técnicos de la Construcción de Garzón ha cuestionado mucho a Emgesa y está dando a la tarea de crear unos comités en las zonas donde supuestamente van a construir otra represa. Yo pienso que si somos proactivos podemos evitarlo.

¿Si se puede evitar la construcción?

Yo pienso que si tenemos claridad en lo que propongamos, que la información que brindemos sea asequible para todo el mundo, que hablemos el mismo idioma podemos crear conciencia en nuestros campesinos, autoridades y ponernos la camiseta y pedir que no sigan atropellando el medio ambiente de esta manera.

¿Asoquimbo perdió credibilidad?

Si usted hace un recorrido por la zona, sí, y va a darse cuenta que mucha gente no quiere saber nada de Asoquimbo, se sintieron burlados, utilizados, para qué, no sé cuál fue el fin de esa intervención. No voy a decir que no tenga sus adeptos, sus seguidores, sí los tiene pero si va al común, a la gente raizal de allá no quieren saber nada.

Una cosa es que yo le diga a usted que esto es un atropello, a que usted vaya y hable con la gente y entiende cómo se realizó ese censo. A uno le da rabia, personas totalmente inconsecuentes que no le importa si había consecuencias. Es así que el alcalde saliente de Gigante quedó incluido como jornalero, ¿sería que él era jornalero?