jueves, 15 de noviembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2014-02-23 03:10

“Si dijéramos la verdad este país pensaría distinto”

“Este es un país que ha sido manipulado por grandes estrellas del periodismo”, dijo Emma Sánchez.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 23 de 2014

Ayer la periodista Emma Sánchez Eslava recibió la Medalla de Oro por parte del Círculo de Periodistas del Huila, CPH. Ella fue una de las fundadoras de esta agremiación en el departamento en 1964.

Desde hace muchos años vive en Bogotá. A su paso por Neiva habló del periodismo y de la importancia de la agremiación.

Señora Emma Sánchez Eslava, cuéntenos, ¿qué la trae por acá?

El sueño de ver cómo está el gremio periodístico en el Huila, especialmente Neiva, porque los viejos que comenzamos a trabajar sin academia, sin protector, generalmente habían personas que protegían a una persona para que se volviera importante.

Yo como hace tantos años me desvinculé por estar trabajando en Bogotá, ese es un sueño que me han hecho realidad los compañeros del Círculo de Periodistas del Huila con ocasión de los 50 años.

¿Cómo se creó el Círculo?

Un grupo de soñadores nos organizamos y comenzamos la organización de un gremio, que necesitaba encarrilarse para saber cuáles eran sus derechos, sus oportunidades y la única forma de conseguir eso fue organizándose gremialmente y también para protegerse un poco, porque una de las falencias que tiene el periodista es que es de alto riesgo. Un periodista no tiene la misma fuerza. Por eso yo invito a todos los jóvenes a que se vuelvan socios de una agremiación seria, y más seria que 50 años de supervivencia, pues yo creo que no encontramos.

En el Huila hay agremiaciones periodísticas, pero siento que estamos desprotegidos y a veces los periodistas son tratados con displicencia. ¿A qué  cree que se debe esto?

Yo creo que a la caída de la tarjeta profesional. Es uno de los motivos por los cuales cualquier persona sin preparación, sin ética, generalmente logra penetrar y meterse con los verdaderos periodistas.

Consideramos, nosotros los empíricos que la academia le iba a dar al periodista más herramientas al periodista para ejercer profesionalmente y cumplirle a la opinión pública, cumplir con esa función del periodista que es andar con la verdad.

Como no hay universidades que enseñen ética, cuénteme una cosa: usted que conoce del tema, ¿realmente eran más francos los periodistas de antes que los de ahora?

Perdóneme la vanidad, pero este grupo de periodistas de Neiva (claro hubo algunos de dudosa ética) que no vale la pena mencionar, pero este grupo de fundadores manejaron la profesión con caballerosidad y la verdad. Una persona que no sepa manejar la verdad, se enfrenta al cierre o las amenazas.

Cuando yo ejercía el periodismo en Neiva vino el Embajador de la India, yo lo tomé con humor, yo era corresponsal de La República, yo mandé una nota que ni me burlaba solo contaba la verdad. Ríase el escándalo que me hicieron los gobernantes de la época, algunos señorones. Porque yo estaba desacreditando el huilense, porque yo estaba desacreditando a una región, y el gobernador me decía ‘mire niña la ropa sucia se lava en casa’. Yo creo que un periodista no puede transigir la verdad, la verdad es lo único que nos hace posibles en un país. Este es un país que ha sido manipulado por grandes estrellas del periodismo y lo manipulan y la opinión pública es manejada como un títere para que vote de acuerdo con los intereses de los poderosos. Si dijéramos la verdad este país pensaría distinto.

¿Entonces para ser un periodista de verdad no se necesita un título?

Según la Corte no, pero ahí la Corte, como no tenía periodistas que pudieran entender la razón de un periodista, esa Corte confundió una cosa con otra. La gente del común tiene derecho a opinar, la libertad de opinión es sagrada, lo confundió con el trabajo de periodista, y tú como periodista si no tienes las herramientas como profesional se corre el riesgo de hacer mal periodismo.

La Corte fue la que nos quitó la profesionalización que tanto luchamos los viejos para que los jóvenes tuvieran más herramientas para ejercer. Nosotros tuvimos que arañar y arañar para saber cómo se hacía el periodismo.

Tenemos que tener una organización de tal suerte que cuando los toca a uno los tocan a todos. Hay academia, hay universidades pero nos quitaron esa cosita que se llama tarjeta profesional, que tampoco fue una garantía porque los lagartos sacaron tarjeta profesional.

Esta semana Alfonso Vélez Jaramillo atizó el tema en torno a un debate de si el CPH fue fundado en 1964 o en 1960. ¿Usted que hizo parte de los fundadores cuénteme si esto es cierto?

Eso fue hace 50 años, lo que pasa es que la gente cuando no ha sido gestora, cuando no ha sido líder de una organización, desconoce cómo son los trámites que tiene cada organización. Entonces, cuando nosotros hablamos de 50 años hablamos es de la parte oficial, de la que quedó registrada, yo no sé si fue en el ministerio, en la alcaldía, uno dice nos vamos a organizar y pasan los meses y no se ha organizado. Lo que vale realmente es la fecha de protocolización de un acta donde las voluntades acuerdan conformar una organización.

Es que lo que vale son las fechas de aprobación legal. Nosotros habíamos podido celebrar hace dos años, pero no, nosotros nos regimos cuando fue aprobada la organización legalmente. Ahora, yo si quiera invitar a esos dos compañeros (Vélez Jaramillo y Félix Manrique) a que hagamos un poco de memoria y yo los quiero invitar a que hagan parte otra vez de ese Círculo que ha sido amable y de protección a los periodistas. La historia no se puede tergiversar, la historia es como los periodistas, manejada con la verdad o sino no existe. Que vuelvan al redil.