martes, 25 de septiembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2015-08-28 04:47

Impulso a la caficultura y la piscicultura, propuestas de economía en Garzón

En el Gran Debate ‘Unidos por la Democracia del Huila’ que se realizó ayer en Garzón, los seis candidatos a la alcaldía de este municipio hablaron de sus propuestas para dinamizar la economía.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 28 de 2015

Édgar Bonilla Ramírez del partido Alianza Verde; Fabio Armando Ortiz Reyes, de Autoridades Indígenas de Colombia; Guillermo Manrique, de La U; Jorge Humberto González Bahamón, de Cambio Radical; Leonardo Valenzuela Ramírez, del Centro Democrático, y Sergio Andrés Losada, del Partido Conservador, se encontraron ayer para compartir sus propuestas como candidatos en el Gran debate ‘Unidos por la Democracia del Huila’ realizado ayer en Garzón.  Aquí sus planteamientos sobre la economía del  tercer municipio más grande del Huila. 

1

Garzón fue el epicentro de varios paros cafeteros, a pesar de las medidas de hecho la economía del municipio en este sector sigue deprimida; se habla de que no se ha cumplido los compromisos pactados sobre las refinanciación de los créditos, el costo de los fertilizantes entre otros. ¿Cuál debe ser el camino para posicionar la caficultura de Garzón en el concierto nacional e internacional?

Guillermo Manrique: La administración municipal no ha hecho nada por la caficultura garzoneña, lo poco que se ha hecho es de iniciativa privada. A través de unos programas serios, debemos impulsar proyectos en los que los cafeteros se conviertan en productores de calidad, que podamos competir a nivel internacional con los cafés especiales, ya tenemos un avance en esa optimización.

Sergio Andrés Losada: La economía del municipio es netamente agropecuaria  por eso en nuestra administración se creará la Secretaría de Desarrollo Rural y Agropecuario de Garzón porque  si el 51% de los garzoneños vive en el campo necesita una entidad que los atienda. Desde allí se articulará toda la oferta institucional de los comités Departamental y Municipal de Cafeteros y de la Federación Nacional de Cafeteros y del sector privado- como Coocentral- para pasar de cafés ordinarios a especiales que darán una mayor ganancia al productor.

Jorge Humberto González Bahamón: El sector cafetero genera más de 6457empleos directos y dinamiza la economía de Garzón. Tenemos que apoyar la comercialización del producto y pensar en la asociatividad de los caficultores. Los paros fueron justos porque hacen falta políticas nacionales y departamentales. Como alcalde haremos acompañamiento, capacitación y comercialización a los cafeteros.

Leonardo Valenzuela Ramírez: Queremos tener una administración que esté dispuesta a brindar oportunidades de tecnificación para bajar los costos de producción y tener un valor agregado en el cultivo del café.

Fabio Armando Ortiz Reyes: La subida del dólar ha beneficiado a los cafeteros porque están vendiendo más caro su producto que es de exportación. El presupuesto para este año en Garzón es de 51000 millones de pesos y es triste que para el agro haya solo 260 millones, eso hay que revisarlo para hacerlo acorde a las necesidades de la gente. La mayoría de habitantes son de la zona rural y se vienen a la urbana a engrosar la miseria del municipio.

Édgar Bonilla Ramírez: la economía de Garzón depende del sector cafetero. Lo ideal sería que recursos como el PIC se volvieran política de Estado, que los subsidios llegaran año tras año a los cafeteros. Hay que fortalecer la comercialización, la asistencia técnica. Hemos propuesto subsidiar al sector agropecuario con énfasis en los cafeteros, en los pequeños agricultores.

2

La piscicultura es parte importante en el componente productivo de Garzón gracias a su riqueza hídrica; sin embargo, hoy  a raíz  del conflicto social  generado con la construcción de El Quimbo queda seriamente amenazada. ¿Desde su gobierno, cómo piensa sortear esta problemática?

G.M.: Con la construcción de El Quimbo hemos entrado a una crisis social y económica muy grave, no aprovechamos las negociaciones con Emgesa para haber implementado un arranque empresarial. Los administradores anteriores se conformaron con las migajas que les dio Emgesa pero no propusieron cosas importantes para Garzón. Nosotros tenemos que asociar a los piscicultores para impulsar una empresa grande de piscicultura, luchar contra Emgesa para que la represa tenga también ese propósito de producir pescado para Colombia y el mundo.

S.A.L.: Fui un rotundo opositor al contenido de los acuerdos de negociación que adelantó el Departamento y las administraciones municipales con El Quimbo, fue nociva para Garzón. Se tasó  una compensación directa al municipio de 3900 millones de pesos  a 8500 hectáreas, importantes para la economía. Ya es una realidad y se deben sacar potencialidades, la piscicultura es una de ellas. Vamos a organizar a los garzoneños, ojalá mujeres cabeza de hogar, para que sean empresarias del sector piscícola para que no vengan solo los poderosos de Neiva y de Bogotá. 

J.H.G.: Voy a promover las alianzas público-privadas, la  inversión de capital privado. Garzón es un potencial piscícola, hay que pensar en apoyar a las mujeres cabeza de familia y a los pequeños productores para que sean empresarios del campo y dinamicen la economía.

L.V.R.: Es lamentable que no se exigiera que la represa fuera multipropósito. Nosotros queremos fortalecer las asociaciones piscícolas que hoy tiene Garzón y es importante que puedan participar de la administración para que sean más fuertes.

F.A.O.: El mal ya está hecho, hay un grave problema de desempleo y lo que viene será más difícil. En piscicultura, hay que aprovechar los recursos que lleguen del posconflicto para invertir en la represa de El Quimbo, hacer una alianza para explotar sus aguas, crear asociaciones para que crezcan y demos empleo.

E.B.R.: Defenderé los intereses de los piscicultores garzoneños para que los dejen trabajar en El Quimbo, hay quienes quieren adueñarse de eso. A Sergio, las compensaciones son mayores, y cuando yo llegué como alcalde, el gobierno de Uribe ya había negociado la represa y fui responsable de esa negociación de compensaciones.