sábado, 22 de septiembre de 2018
Día de la Mujer/ Creado el: 2018-03-08 07:43 - Última actualización: 2018-03-08 11:13

Especial día de la mujer - Tatiana: Taxista, madre y padre a la vez

Muchas mujeres que se han visto obligadas a enfrentar situaciones por circunstancias de la vida, trazan metas y son exitosas. Diario del Huila, narra la historia de una mujer que maneja taxi en Neiva, hace el papel de mamá y también de papá.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | marzo 08 de 2018

Crónica escrita por Julio Díaz Sánchez

Redacción Diario del Huila

No es estilista, no trabaja en oficina, mucho menos modista; maneja taxi como cualquier hombre, pero no es hombre, es Tatiana Paola Salazar, una mujer cabeza de hogar oriunda de San Vicente del Caguán, que lleva tres años en el transporte de servicio público urbano en Neiva.

Para Tatiana Paola, es una rutina diaria ponerse al frente del timón siendo su única actividad laboral con la que se gana la vida para llevar el sustento diario a sus tres hijos, pero aparte de ofrecerles sus alimentos, también los educa con la esperanza que algún día puedan alcanzar sus sueños.

Tan pronto comienza a salir los primeros rayos del sol, esta valerosa mujer con 37 años de edad, revisa su vehículo, lo enciende; y como decimos en Colombia, se ‘echa la bendición’, sale en el taxi a buscar la primera carrera en medio de una competencia de 2.200 vehículos de este servicio, ejercido prácticamente por hombres.

Cuenta Tatiana, que desde la separación con su esposo, jamás le dio vergüenza o miedo de enfrentarse a un gremio completamente ‘machista’, como es el de conducir un vehículo de servicio público “a pesar de ser un trabajo machista, hay conmigo 12 mujeres que manejamos taxi en Neiva, pero los compañeros hombres nos respeta, eso es muy importante” afirmó.

Adversidades y ganancias

Dicen que todo trabajo es difícil, Tatiana Paola, opina lo contrario, al expresar que de lunes a domingo, está siempre al volante, prestando su servicio de transporte urbano y que goza de su trabajo y más cuando los ingresos superan las expectativas.

Comenta Tatiana, que pese al transporte informal que cada día se extiende en la ciudad ‘como una mata de ahuyama’, sus ingresos diarios como taxista, cumple para suplir sus gastos necesarios y darles el pan a sus hijos. No se queja, de lo contrario le da gracias a la vida, como dice la canción social de la desaparecida Mercedes Sosa.

Alude que todos los días de la semana, antes de iniciar su jornada laboral, le pide a Dios que le vaya mejor que el día anterior, que la cuide de todo mal y peligro, más cuando le toca cumplir con su deber a sectores complejos de Neiva, donde su integridad, se convierte vulnerable por la ola de inseguridad, que para nadie es un secreto en esta ciudad.

Narra Paola, que no falta el usuario o el pasajero educado, el grotesco, el irrespetuoso, el caballero, sin embargo relata que algunos se enojan cuando les niega su servicio, todo por cuestión de seguridad o porque simplemente esa persona no le genera confianza.

En efecto esta mujer caqueteña de nacimiento pero huilense de corazón, con su sonrisa que la caracteriza siempre, también hace mención a las anécdotas que suele pasar en cualquier trabajo, más como el que Paola ejerce todos los días, manejar un taxi, un carro que puede fallar en el momento menos indicado, o simplemente cuando se le ‘pincha’ alguna de sus llantas.

La labor que desempeña Tatiana Paola Salazar, como taxista de Neiva, es aquella actividad que quizás muchas mujeres no se arriesgarían a hacerlo, otras tal vez si, lo cierto es que esta mujer cabeza de hogar, con tres hijos que sostener, es ejemplo, respeto y admiración.

Comentarios