Es una de las preguntas que me vengo haciendo desde que empezó la pandemia, donde la mayoría de eventos y actividades se trasladaron a la virtualidad. Los tramites, las fiestas, la universidad, el trabajo, los conciertos y hasta las visitas a galerías de museos. Todo lo anterior hace parte de una ‘nueva normalidad’. Donde cada vez estamos más conectados y hay mayor interacción por redes e internet que presencialmente. Lo anterior lo digo con base en las estadísticas de BRANCH, agencia de marketing digital, del 2020 donde el 68% de la población colombiana son usuarios activos de internet, y de este porcentaje el 76.4% es activa en redes sociales como Facebook, Instagram, Youtube y Tiktok.

Los mensajes, gifs, emoticones y memes no tienen espera. Las conversaciones cada vez tienen más “accesorios” como en WhatsApp, los stickers y en Instagram los gifs. Un dato que llama la atención del mismo estudio, es que el tiempo diario invertido en plataformas y uso de internet promedio por colombiano es de 10 horas y 7 minutos y las personas con mayor presencia y uso de redes sociales son las de 18 a 34 años de edad. Los datos anteriores llaman mi atención y me generan dudas como ¿en qué momento se pasan 10 horas del día viendo videos, memes y fotos? ¿Algo está mal conmigo? ¿Debo buscar ayuda? ¿Cómo invierto mi tiempo?

Es evidente y reconozco que hay conexiones necesarias como el teletrabajo, la universidad, el colegio y otras actividades que se desarrollan virtualmente, pero se han puesto a pensar en lo que de verdad les apasiona y que la mayoría de veces nuestros gustos, creencias y opiniones se ven influenciadas por las personas a las que seguimos y admiramos. No digo que lo anterior esté bien o mal, solo es un punto para reflexionar, porque personalmente siento que la esencia de cada persona es fundamental y en algunos casos se puede ver afectada por lo que vemos, escuchamos y leemos.

Es por esto que en este espacio digital encontrarán información relevante, opiniones de expertos, experiencias, tips y, además conocerán diversas formas de ver lo cotidiano de áreas como salud, viajes, comida, belleza, deporte, moda y las diferentes formas de vivir la vida desde los ojos de la juventud. Es necesario buscar lo que nos apasiona, motiva y nos hace sentir vivos para que podamos enfrentar los cambios digitales y no perder nuestra verdadera esencia.

Maria Margarita Salamanca