Luego de que indígenas de la comunidad Misak intentaron derribarlas, el Ministerio de Cultura decidió retirarlas para protegerlas y abrir un espacio de diálogo sobre el futuro de este tipo de monumentos en el espacio público.

El pasado miércoles, durante el inicio de la jornada de movilizaciones en Bogotá, indígenas de la comunidad Misak intentaron derribar la estatua de Cristóbal Colón ubicada en el Monumento a los Reyes Católicos, según ellos, con el fin de “reivindicar y resignificar” aquellos eventos que marcan la historia del país.

El hecho, además de generar disturbios tras la intervención del Esmad, también trajo consigo que desde Gobierno se tomara la decisión de desmontarlos para prevenir daños o un futuro colapso que ponga en riesgo la vida de alguien.

Según MinCultura, el traslado de las esculturas del ‘Monumento a Isabel la Católica y Cristóbal Colón’, declaradas como Bien de Interés Cultural del ámbito Nacional por la Resolución 395 de 2006, constituye el punto de partida para el desarrollo de mesas de diálogo con el objetivo de invitar a reflexionar sobre el significado y valor del Patrimonio Cultural, pero también de generar debate de alcance nacional, donde sea posible discutir aspectos simbólicos de las comunidades del país.