DIARIO DEL HUILA, NEIVA

Ocho puntos fueron consignados en un fuerte pronunciamiento de los jóvenes estudiantes de distintos programas de la Uninavarra, en los que manifestaron algunas situaciones que han generado un ambiente de incertidumbre académica, además de la situación económica por la crisis generada por la pandemia del covid-19.

¿Cuáles fueron las quejas de los estudiantes?

“El Consejo Superior a pesar de que aprobó un descuento del 10% al valor de la matrícula durante la crisis generada por el covid-19, solo éste se aplicó para el pago de la matrícula financiera del semestre 2020-2.”

“Además del punto anterior, se concedía un descuento adicional del 5% que solo se hacía efectivo si los estudiantes participaban de una actividad virtual que muy poco tenía que ver con su proceso de formación académica y profesional.  (Solo si el estudiante soportaba participación en dicho evento, que no fue ni seminario, ni capacitación ni una prueba; era una entrega de premios. El evento se denominó Lion Cage y se realizó virtualmente el pasado sábado 30 de mayo a las 10:00 a.m.  (Quienes no participaron del evento, no accedieron al descuento).”

Los estudiantes consideran que aún no cuentan con garantías para el normal desarrollo de las actividades académico-administrativas y exigen volver a clases sin contratiempos.

“A pesar de la solicitud presentada el 09 de diciembre durante la sesión del Consejo Superior para la continuidad en el descuento de matrícula, el colegiado no la consideró.  Contrario a ello, propusieron aumentó en 10% al valor de la matrícula para todos los estudiantes según el Capítulo I del Acuerdo 018 de 2020, argumentando que el Ministerio de Educación así lo autoriza. Aunque el descuento finalmente aprobado para estudiantes nuevos y antiguos es de 6.36% aplicable al valor de la matrícula, durante el periodo 2021-1, dicho descuento no se refleja en la factura, porque pagamos relativamente el mismo valor de una matrícula normal. “el tal descuento no existió”, sostiene el comunicado.”

“Consideramos que la plataforma Q10 presenta serias dificultades, que se evidencian en el desorden administrativo para la entrega de horarios, asignación de cursos, docentes y salones, una situación constante en la Universidad. El aplicativo también presenta falencias para matrículas, adiciones, cancelaciones de cursos, cargue y correcciones de notas.”

“La Universidad adquirió, en reemplazo de la plataforma Q10, el software Lynda, el cual debería estar implementado previo al inicio del calendario académico-administrativo, sin embargo, los estudiantes antiguos no tenemos acceso a este aplicativo lo que afecta la normalidad del mencionado calendario.”

“A la fecha no se ha vinculado la totalidad de docentes, lo que afecta el cumplimiento del calendario académico-administrativo. Consideramos que los profesores deben ser vinculados antes del inicio de clases, para que todos los cursos tengan asignación de docentes.”

“Para iniciar en firme el calendario académico, todos los estudiantes deben tener formalizada su matrícula, según lo indica el artículo 27 del Acuerdo 012 de 2015, lo anterior demuestra que por lo menos los estudiantes antiguos aún no han culminado su proceso de matrícula.”

“Finalmente, y de acuerdo con lo consignado en los artículos 23, 25 y 27 del Reglamento Académico y Estudiantil – Acuerdo 012 de 2015, sólo el contrato de matrícula debidamente legalizado generará derechos académicos y, por tanto, para recibir docencia directa o participar en actividades reservadas a los estudiantes, es necesario estar matriculado. En este sentido, la Fundación Universitaria Navarra – UNINAVARRA -, no admite la figura de estudiante asistente, por consiguiente, hasta tanto no se realice la matrícula académica, no se podrá asistir a clases del programa, ni participar en ninguna actividad académica.”

De esta manera Carlos Oyola Tovar y Carol Tatiana Martínez Vanegas, Representantes de los Estudiantes al Consejo Superior; Fabián Mauricio Méndez Moreno, Representante de los Estudiantes al Consejo Académico; Adriana María Triviño Correa, Representante de los Estudiantes al Consejo de Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales; Nicolás Perdomo Cometta y Representante de los Estudiantes al Consejo de Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, firmaron la misiva, con el fin de pedir una prórroga de por lo menos 15 días para iniciar el calendario académico y volver a clases.

Los costos en esta entidad de Educación Superior oscilan entre $11.415.198 por valor de matrícula del pregrado en Medicina y $2.444.427 para el programa Tecnología en Gestión de Servicios de la Salud. El costo matrícula de las especializaciones similares al costo del programa de medicina.

Los estudiantes consideran que aún no cuentan con garantías para el normal desarrollo de las actividades académico-administrativas y exigen volver a clases sin contratiempos ni traumatismos a pesar de la virtualidad y contingencia generada por el COVID-19.

De la misma manera fueron enfáticos en su solicitud de realizar un descuento al valor de la matrícula que sea más claro y que realmente beneficie a la población estudiantil, teniendo en cuenta que muchos estudiantes no tendrán las capacidades económicas de permanencia en nuestra institución.

Finalmente, los estudiantes manifestaron que, aunque la universidad es privada, la educación no puede convertirse en un negocio, perdiendo su verdadera función social.