jueves, 20 de septiembre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-04-07 08:31 - Última actualización: 2018-04-07 08:44

Estupefacientes ‘se toman’ los colegios y universidades del país

La Fiscalía advirtió que más de 300 colegios y universidades del país serán intervenidos por el ente de acusador. En Neiva los directivos de la Universidad Surcolombiana han empleado estrategias para combatir este fenómeno.

Escrito por: Monica Serrano | abril 07 de 2018

La Fiscalía General de la Nación emitió una señal de alerta sobre el poderoso negocio del tráfico de estupefacientes en los entornos escolares. El ente acusador aseguró que tienen identificadas las modalidades que emplean los traficantes para lograr entrar en las universidades y colegios.

Este negocio criminal se desarrolla a plena luz del día y bajo la mirada del personal de seguridad de las instituciones, ya que la habilidad de ocultarse entre cientos de estudiantes hace para directivos, una difícil tarea de identificación, por tal razón acuden a las autoridades. Igualmente se conoció que los colegios son espacios que tiene en preocupación a la Fiscalía, debido a que las estructuras delincuenciales llegaron hasta estudiantes de primaria para inducirlos en las droga.

Panorama nacional

La Fiscalía avanzó con operativos en cinco ciudades del país, en donde se intervinieron 27 universidades. Dentro de los procesos judiciales se logró la captura de estudiantes y la incautación de sustancias alucinógenas, las cuales fueron encontradas en espacios de las instituciones.

El ente acusador tiene en su poder varios videos que demuestran la manera de delinquir de las estructuras ilegales, sus centros operación suelen ser los parqueaderos, zonas comunes, baños, salones de clase, auditorios y pasillos, en donde hacen cambio de dinero por sustancias alucinógenas. Igualmente inscriben en programas académicos a sus cómplices, para infiltrarlos; quienes nunca ingresan a clase, ya que se la pasan en los alrededores consiguiendo clientes.

Igualmente la Fiscalía identificó que estudiantes, profesores, personal de seguridad y hasta policías que permanecen en los entornos universitarios permiten este tipo de comportamientos ilícitos. En investigaciones el ente acusador aseguró que hay 300 centros educativos para intervenir, sin embargo aclaran que el nivel de infiltración en las universidades es tan grande que hace casi imposible erradicar esta problemática.

Por otro lado, el año pasado en la Universidad de Antioquia encontraron casi una tonelada de cocaína en un salón de clase, no hubo capturados pero fue el inicio de una gran investigación que tiene una docena de presuntos responsables. Además se demostró que los hijos de familias al tráfico de estupefacientes, en su mayoría menores de edad, son los primeros en ofrecer a sus compañeros la droga gratuita. También la Fiscalía identificó que las los grupos delictivos llegaron al punto de combinar las sustancias alucinógenas como LCD con dulces y bebidas, para despertar el interés sobre el consumo en los niños. 

En la Usco

Al respecto, Diario del Huila habló con la profesional Kay Dilett López Walteros, Coordinadora de servicios psicológicos de Bienestar Universitario de la Universidad Surcolombiana, sobre el contexto de esta problemática dentro del ámbito universitario, quien plasmó las actividades que se han desarrollado con esta población y cuáles son los retos a seguir.

“Desde el año pasado se está adelantando una investigación para poder realizar un diagnóstico certero, ya que aún no se puede determinar cuántos jóvenes consumen y qué tipo de sustancias, lo que ahora se ha logrado observar es la dinámica del consumo de sustancias en los jóvenes que estudian en la Universidad Surcolombiana”, indicó López Walteros.

Asimismo, la especialista en la psicología aseguró que se está ejecutando un estudio en esta población para identificar el número de consumidores, “se adelanta una investigación con el fin de caracterizar el consumo de sustancias psicoactivas dentro de la universidad para determinar cuánta población consume sustancias alucinógenas, en primer lugar ya se realizó la elaboración del instrumento y la ejecución de la encuesta. En este momento se están analizando los resultados; a partir de junio se tendrá un diagnóstico certero”.

Medidas

El programa de Bienestar de la Universidad desde años atrás ha venido desarrollando estrategias para cooperar con las disminución del consumo, “el 25 de mayo del 2010 en el acuerdo 010 se creó una política integral y sistemática para la prevención y asistencia del consumo de sustancias psicoactivas y otras prácticas de riesgo adictivo, dentro de ese acuerdo se estableció una ruta de atención. Igualmente se determinó en el manual de convivencia incluir el hecho, no solo como una falta sino también que empleará sanciones, dentro de estas se presenta como una falta gravísima, el tráfico, consumo y porte de sustancias psicoactivas o embriagantes en el campo universitario. Cuando la universidad identifica que el joven está faltando a esa norma, entonces desde el programa le hacen un primer llamado de atención, se remite a psicología y se hace un acompañamiento con los padres de familia, siempre y cuando el estudiante este de acuerdo”, explicó López Walteros.

Acciones interdisciplinarias  

Adicionalmente, la psicóloga aclaró que a esta época se le está haciendo un ajuste a la sanción para poder ajustar y  aplicar la norma debidamente sin que el estudiante sienta que le vulneran sus derechos, “nosotros en este momento y desde el servicio psicológico se está trabajando a nivel de prevención, de intervención y de investigación. Por lo tanto se ha venido realizando desde el 2010 en unión con la comunidad universitaria consumidora, a nivel de prevención, campañas encaminadas a generar factores protectores en los estudiantes del primer semestre, por eso desde la inducción se les muestra a los jóvenes cuáles son factores de riesgo del consumo, también las consecuencias dentro del manual de convivencia y se les genera unos factores protectores”.

En la entrevista de ingreso que se realiza a todos los estudiantes nuevos, la especialista de la psicología indicó que existe un porcentaje que entra a la universidad habiendo tenido ya un contacto desde el colegio con la sustancia psicoactiva como la marihuana.

Estrategias empleadas

Igualmente López Walteros, manifestó “nuestra política también está basada en la inclusión en involucrar a los jóvenes que consumen con su grupo de iguales y pues ellos tienen unas prácticas especificas en ciertos lugares, por lo tanto desde la prevención se están trabajando en la ocupación de tiempo libre con los jóvenes consumidores. En el 2016 se abordó un proyecto llamado el ‘no botánica, comunicación y convivencia’, la idea era crear espacios de formación alternativa, planteando la comunicación como un escenario de encuentro para la construcción de convivencia alrededor de buena prácticas, consistía que estos jóvenes mientras se realizaban nuestras actividades no había consumo, entonces tratábamos ocupar la mayor parte de tiempo y disminuida el consumo”.

“También hicimos una huerta donde se sembró acelga, cilantro, espinaca, plantas aromáticas; fue una experiencia muy significativa, ya que los jóvenes se involucraron en el cuidado de estas plantas, asimismo se desarrollaron encuentros académicos donde se invitó a profesores, para que hicieran su clase ahí en el aire libre, entonces mientras había actividad académica no había consumo” puntualizó. Destacó que también abordaron “talleres de radio, cinematografía, de fotografía, de salud mental, allí los estudiantes tenia espacio para participar de esos talleres y ocupar su tiempo libre  para mermar  el consumo”.


Contexto actual

Respecto a las acciones actuales, se han desarrollado prácticas de sensibilización, “actualmente se mantienen actividades en la plaza Jaime Garzón  y se están desarrollando una serie de prácticas, por ejemplo entre todos se han  embellecido el lugar y ellos asumen un rol de un consumo responsable, de un consumo basado en el respeto por el otro, en el sentido de no hacer lo que no quiero que me hagan. También se creó un comité de convivencia dentro de la plaza con los estudiantes consumidores, en donde se están poniendo de acuerdo para disminuir el consumo, muchos preguntan porque no los echan, ya que están entorpeciendo las actividades académicas, no porque hay unos que estudian y van a clase, por eso tratamos que participen de nuestra actividades y concientizarlos en el uso responsable, lo que hacemos énfasis que tiene que hacerlo en su espacio personal y no en el espacio universitario”.

Además, se conoció que se está abordando la estrategia ‘USCO libre de humo’. La cual busca concientizar a toda la comunidad universitaria del uso del humo, porque no solo es la marihuana sino también el cigarrillo tanto por estudiantes, docentes y personal administrativos.

Intervenciones

En relación a los jóvenes que ha querido seguir la ruta establecida, la psicóloga indicó “los chicos que son remitidos a tratamiento, a ellos se le hace intervención terapéutica, la universidad tiene convenio con una psiquiatra particular, y el estudiante que requiere el tratamiento va a la valoración, y se inicia el acompañamiento interdisciplinario. Por otro lado se está trabajando de la mano con los Servicios Generales, con el área de vigilancia, para que identifique cuales son los jóvenes que consumen para que no lleguen otras personas de afuera, porque era una problemática que se estaba presentando de personas que venían de otro lugar”.

Habla el rector

El rector de la Universidad Surcolombiana Pedro León Reyes, explicó las acciones que se están adelantando en el Alma Máter. “Se han implementado una serie de medidas pendientes a disminuir el primer lugar el consumo y el micro trafico al interior de la institución, porque hay unas responsabilidades que nos compete directamente a la universidad como el consumo y el control del ingreso de estas sustancias. Esas medidas la hemos definido en cuanto que tiene que ver una mayor rigurosidad al ingreso de la institución con la solicitud para el caso de los estudiantes, profesores, administrativos del carnet y en el caso de los particulares tiene que justificarse a qué van a ingresar a la institución".

El rector también habló de lo que se está haciendo con los consumidores. “A través de Bienestar Universitario se tiene todo el equipo interdisciplinario para acompañar esta problemática de las personas consumidoras, ya se les hizo un acompañamiento conjuntamente con la familia, pero como hay personas que son renuentes a participar de estos programas que corresponde a un manejo, por tal razón ya estamos previendo otro tipo de medidas más que todo disciplinarias para sancionar dependiendo de la situación específica que son renuentes, ya  que nos está comenzando a causar problemas, sobre todo porque hay algunos que se vuelven agresivos, que interrumpen con música la realización de otras actividades académicas o administrativas”.

Intervención de las autoridades

Sobre el tráfico de estupefacientes dentro de la universidad, el rector aclaró que se ha tomado la tarea de trabajar articuladamente con la policía, “las autoridades se les ha solicitado, para que ellos también nos apoyen desarrollando las actividades que les corresponden como el control de los alrededores de las institución, para evitar que ingresen ese tipo de sustancias y se siga presentando todo lo que tiene que ver con el micro tráfico”, indicó.

‘Los universitarios’

A finales del 2015 se conoció la desarticulación de la banda delincuencial llamada ‘los universitarios’ quienes tenían como su centro de operación en el bosque de la Universidad Surcolombiana, donde comercializaban cerca de 450 dosis diarias de sustancias alucinógenas. Después del golpe al microtráfico dentro de la Universidad, el rector agregó que el consumo ha disminuido en ese espacio que operaban, “en su momento las personas que capturaron estaban ubicadas en una zona que se conoce como el bosque, eso disminuyó el tráfico y el consumo, por eso hemos estado pendiente para tratar que este sitio no se vuelva a seguir utilizando para este tipo de situación, pero en lo que se conoce la Plaza Jaime Garzón seguimos teniendo el problemas de consumo y también del micro tráfico, por eso ahí es donde tenemos que ponerle más atención y rigurosidad”, añadió el rector.

 

Comentarios