miércoles, 15 de julio de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-03-28 10:44

Ética política

Escrito por: Álvaro Hernando Cardona González
 | marzo 28 de 2020

Hablar de ética es muy fácil. Ser ético, en estos tiempos, es muy difícil. Pero si algo necesita la sociedad colombiana, como nunca antes, es ética.

En la política es prácticamente imposible hallarla. La ética política en Colombia no existe. Pero debemos exigirla partiendo de varias consideraciones para reflexionar.

¿Debemos permitir que una persona asesine a otra? ¿Debemos permitir conductas contra la naturaleza humana como la extorsión y el secuestro? ¿Es justificable el hurto, el cohecho, el prevaricato o la omisión de justicia?

El problema que tenemos en Colombia es que las corrientes políticas (que poco tienen de ideológicas) asumen un extremo u otro. Están  veladamente justificando la violación ética desde lo que llamamos la derecha o desde la izquierda. Y están equivocados. No se puede justificar la violencia con violencia, el delito con delito, la transgresión con otras. No hay ética política.

En alguna lectura de tantas que llegan a nuestras manos, hallamos que Friedrich Hayek, el gran filósofo, jurista y economista austriaco, sostuvo que la lucha por la igualdad quiere salvaguardar los derechos con medidas afirmativas como dar coberturas públicas universales en educación, servicios públicos básicos, vivienda o salud para que todas las personas puedan tener bienestar. Ideas afianzadas por las de Luigi Ferrajoli, jurista italiano que luego se nacionaliza en Francia, y que ha sido reconocido por ser uno de los grandes teóricos del denominado “garantismo jurídico” y que por su parte ha planteado que la búsqueda de la igualdad no puede ser un elemento disgregador sino por el contrario un factor de recomposición unitaria y solidaria de toda la sociedad a través de la garantía universal de los derechos fundamentales. ¡Unitaria!

Nos gusta recordar la corta definición de ética: buscar el bien y evitar el mal. ¿Qué tanto hacen nuestros autodenominados “líderes políticos” por hacer el bien y evitar el mal? Todos los lectores han visto lo que escriben en redes sociales. Sólo quieren polarizar más y más, dividirnos más y más, segregan profundamente, y lo peor es que siguen diciendo que quieren lo mejor para todos. Pues no es cierto, quieren lo mejor sólo para sí y para quienes piensan como ellos. No hay ética política.

En estas épocas de pandemias deberíamos construir Nación, es decir factores de unión desde nuestras diferencias de sexo, raza, color, religión o maneras de pensar. Somos colombianos, y todos, sin distingos tenemos la necesidad de que el Estado lo entienda y trabaje por el bien colectivo, sin segregar ni dividir.  Nuestro enemigo, la pandemia, como el delito, no distingue entre los seres humanos. Ataca a todos. Unámonos todos contra ella.