Este domingo fue aprobada la conciliación de textos en Cámara y Senado el proyecto de ley –llamado también de “ley de comida chatarra”– que obliga a los productores de alimentos procesados al etiquetado frontal de los productos que excedan los niveles saludables de sodio, grasas o azúcar.

Este proyecto de ley fue aprobado tras tres intentos infructuosos a lo largo de seis años, impulsado por organizaciones de padres de familia como RedPapaz y varias asociaciones y voces del sector salud.

Es así que etiquetas negras advertirán a los consumidores cuando un producto alimenticio tenga altos niveles de elementos que puedan, a la postre, afectar su salud. Colombia así se pone a tono con regulaciones similares a las adoptadas en México, Uruguay, Perú y Chile