sábado, 22 de septiembre de 2018
Regional/ Creado el: 2018-03-03 10:52 - Última actualización: 2018-03-03 11:07

Exclusivo: Apareció el 'machete' que le segó la vida al Mártir de Armero

La vida y muerte del padre huilense Pedro María Ramírez, ha sido todo un acontecimiento para la iglesia Católica y sus feligreses. Los contradictores han cuestionado su beatificación. Diario del Huila, obtuvo en exclusiva las imágenes del ‘machete’ y el expediente judicial que avala la custodia del arma que por muchos años, estuvo en manos del Juez que adelantó el proceso criminal en el mes abril de 1948.

Las fotografías y documentos son exclusivos del Diario del Huila.

Escrito por: Julio Diaz Sánchez | marzo 03 de 2018

Crónica escrita por Julio Díaz Sánchez

Dice el viejo refrán que entre cielo y tierra, no queda nada oculto. Han pasado siete décadas y la muerte del padre huilense Pedro María Ramírez, sigue siendo noticia, como si el crimen hubiese ocurrido ayer. 70 años después, apareció el ‘machete’ con el que fue ejecutado el sacerdote a manos de la turba enardecida, aquel 10 de abril de 1948, un día posterior al magnicidio del caudillo Liberal Jorge Eliecer Gaitán.

Muchos se estarán preguntando ¿es cierto lo del machete?, DIARIO DEL HUILA, logró obtener de manera exclusiva, imágenes del  aquel acero, frío y fuerte, como también del expediente donde aparece el nombre de un abogado bogotano, quien para la época como Juez de la República, adelantó la investigación sobre el crimen del sacerdote Ramírez Ramos.

Con tan solo 24 años, el abogado Rafael Eduardo Rodríguez Segura, egresado de la Pontificia Universidad Javeriana, fue nombrado como Juez de Instrucción Criminal, para que investigara el asesinato del padre Pedro María Ramírez. En medio de las dificultades tras el furor de la violencia desatada entre ‘godos’ y liberales, el jurista partió hacia Armero, Tolima.

El 21 de abril de 1948, el joven jurista Rodríguez Segura, llega al municipio tolimense de Armero, allí con profesionalismo, pero eso sí, con prudencia y mucha malicia, inicia su trabajo de investigación del aberrante crimen del religioso huilense, mientras Liberales, Comunistas y Conservadores, se enfrentaban a machete, todo por el asesinato de Gaitán.

Nada fue fácil para el joven abogado adelantar el proceso de investigación en medio de la violencia bipartidista, hacía hasta lo imposible para recolectar pruebas, testimonios, pero nadie hablaba, había completo hermetismo; sin embargo el abogado, no descansó un minuto hasta que halló el arma con el que ejecutaron al padre Pedro María Ramírez, un ‘machete’ de acero fino y de cacha blanca.

Con el poco material probatorio que había logrado recolectar en aquel furioso Armero, el Juez Rafael Rodríguez, regresa a Bogotá, presenta las evidencias ante el Tribunal, le reciben todos los testimonios, pero desisten del ‘machete’, el arma homicida, el cual decidió guardar hasta el final de sus días.



La recuperación del ‘machete’

En sus últimos días de paso por este mundo, el Juez Rafael Rodríguez, llama a sus hijos para despedirse y en medio de la tristeza que embargaba a su familia, con voz atónita pide que el ‘machete’ que conservó por muchos años, fuera entregado a las autoridades eclesiásticas, donde debería reposar el instrumento que apagó la vida del beato.

Siendo el 17 de octubre del 2016, el jurista Rodríguez Segura, parte a la eternidad, sus hijos Rafael Eduardo, María Helena y Clemencia Rodríguez Zambrano, toman el ‘machete’ con aprecio, lo guardan con el debido respeto tal como se los recomendó su padre, minutos antes de fallecer.

Después de la beatificación del padre Pedro María Ramírez, la familia Rodríguez Zambrano, cumplió la palabra que les encomendó su padre, quienes sin duda alguna llegaron hasta la Notaría Segunda del municipio de Zipaquirá, Cundinamarca, donde a través de una declaración juramentada, anunciaron la entrega del ‘machete’, a la iglesia Católica.

Es así que los hermanos Rodríguez Zambrano, mediante una constancia por escrito la cual obtuvo DIARIO DEL HUILA, es el documento que oficializó la entrega del ‘machete’, siendo el obispo emérito de la Diócesis de Garzón, monseñor Libardo Ramírez Gómez, el afortunado de recibir en sus manos el elemento homicida del beato huilense, el cual reposa en la iglesia San Sebastián de La Plata.




Obispo emérito de Garzón

Para monseñor Libardo Ramírez, obispo emérito de Garzón, el hecho de aparecer de la noche a la mañana, el arma que segó la vida del Mártir de Armero, se convierte en uno de los acontecimientos, que quizás para muchos es imposible creerlo, pero hoy es toda una realidad.

“Cuando la familia Rodríguez Zambrano, se enteró que yo como obispo había promovido la beatificación del padre Pedro María Ramírez, ellos hicieron los trámites para ubicarme y fue así que el pasado mes de enero, después de 70 años del asesinato del padre, en mis manos haya recibido ese ‘machete’ de acero fuerte, como el arma homicida de nuestro beato huilense” expresó con alegría el prelado.

Tan pronto monseñor Libardo Ramírez, tiene en sus manos el arma que apagó con la vida del sacerdote Pedro María Ramírez, se trasladó hasta el municipio de La Plata, donde hizo entrega del ‘machete’ homicida, que hoy yace en una urna de cristal junto con la cubierta de cuero, al lado de los restos del beato.




La beatificación

Para el Huila fue todo un acontecimiento que el mismo papa Francisco, hubiese anunciado desde Roma, que personalmente viajaría a Colombia para la beatificación del padre Pedro María Ramírez. Algunos católicos no creían, tomaron la noticia como una especulación, mientras que la iglesia afirmaba lo que iba a suceder.

Cuando el Sumo Pontífice pisa tierra colombiana, para los incrédulos la noticia que en algún momento solo era un simple anuncio, quedaron sorprendidos de lo que era realidad. No obstante los fieles católicos del Huila y porque no decir los Plateños, aplaudían con beneplácito la llegada del papa Francisco.

Mientras los restos del padre eran llevados a Villavicencio para el acto de beatificación, no podían faltar los contradictores, eran aquellos armeritas sobrevivientes, que lanzaron toda una ráfaga de críticas y resquemores, inconformes que el sacerdote Pedro María Ramírez, recibiera el don de beato como ‘Mártir de Armero’, por parte del Vaticano.

Lo cierto es que el padre Pedro María Ramírez, haya sido o no un pecador como cualquier ser humano, un incitador contra las ideologías liberales durante la violencia bipartidista, tal como lo han calificado los propios armeritas; el sacerdote huilense, hoy está reinando en los cielos, es beato y hace milagros. 

Comentarios