El presunto cabildeo para extender el periodo presidencial de Iván Duque hasta 2024 nuevamente es tema de conversación en el país. Esto, luego de que el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal, asegurara que varios congresistas supuestamente estaban recibiendo llamadas para hablar de ello.

“Se me han acercado varios colegas de partidos cercanos al Gobierno –ellos no me autorizan decir quiénes son– y me han contado que los están llamando altos funcionarios del Gobierno a plantearles esa ampliación de periodo”.

En este contexto, sostuvo que se están presentando situaciones similares a las que se registraron cuando se debatió el artículo para aprobar la reelección de Álvaro Uribe Vélez, hace más de una década, cuando iba a culminar su primer periodo en 2007.

Para ejemplificar su afirmación, el senador aseguró haberse enterado de una paralización en los giros de los recursos para los municipios priorizados en Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

“El año pasado –prosiguió Velasco– se logró viabilizar proyectos en municipios PDET por 1,8 billones de pesos y de la noche a la mañana se frenan los giros (…) yo no me imagino al presidente Duque dando la orden de utilizar los recursos PDET para convencer a parlamentarios de la ampliación”.

Por eso, argumentó que solo el mismo mandatario puede cortar con el ruido reanudando los giros presuntamente suspendidos a los municipios PDET y haciendo una reconvención a los funcionarios que “están haciendo llamadas impropias invitando a algunos congresistas a tomar tinto para hablarles de ampliación de periodo”.

El senador Iván Cepeda, del Polo, también habló sobre el caso en cuestión y dijo que dos fuentes a las que él les da “la mayor credibilidad” le confirmaron que desde la Casa de Nariño se estaban realizando las llamadas para “sondear” y “explorar” la posible expansión.

“Esa propuesta que fue formulada por la Federación Nacional de Municipios sonó hace algún tiempo y, cuando se produjo esa propuesta, ni el Presidente de la República ni el ministro del Interior, Daniel Palacios, salieron a rechazarla; hubo una especie de silencio cómplice con esa posibilidad”, cuestionó Cepeda.

A su juicio, esa iniciativa debe poner en alerta a los sectores de la oposición y a la ciudadanía “para tomar medidas ante ese golpe parlamentario (…) esto no solo sería vulnerar nuestros derechos, sino darle un golpe a la Constitución del 91”.

Por los lados del partido de Gobierno, el Centro Democrático, ya se habían presentado algunas voces de desacuerdo con esta propuesta.

La senadora Paola Holguín dijo recientemente que “la ventaja de tener elecciones en años diferentes es que ayudan a los pesos y contrapesos, y a que no haya un monopolio de partidos”. Y su compañero de bancada, el representante Gabriel Santos, había indicado que “una de las piedras angulares es saber cuándo comienzan y cuándo terminan los periodos de los funcionarios del elección popular”.

El Congreso comienza su nueva legislatura el próximo 16 de marzo y hay expectativa entre los diversos sectores políticos en torno a si se va a dar o no formalmente este debate, pues para que se materialice primero habría que reformar la Constitución para permitir la extensión del periodo presidencial que.