DIARIO DEL HUILA, ESPECIAL

Por A. Ardila.

Olga Lara Perdomo (Neiva, 13 de octubre de 1934 – Bogotá, 25 de enero del 2021), fue la tercera hija del matrimonio compuesto por Oliverio Lara borrero y María Josefa Perdomo Serrano; fueron sus hermanos: Mercedes, María Pepita, Emma, Gloria, Leónidas, Oliver, y Hernán.

Realizó sus primeros años de estudio en la ciudad de Neiva, los cuales prosiguió en el Gimnasio Femenino de Bogotá, donde culminó el bachillerato en 1951.

Olga Lara Perdomo a sus 17 años. Revista Aire Libre, 1951.

En su juventud interpretaba el violín, y representó al departamento del Huila como candidata al Reinado Nacional de la Belleza, en el que participó en 1951 en la ciudad de Cartagena. Fue elogiada por su belleza y carisma, descrita de la siguiente manera en la Revista Aire Libre de aquel mismo año: «En tu piel morena, que envidian las rubias, van impresas las huellas de los besos del sol, que caldea sus llanuras inmensas. En tu cuerpo ágil y esbelto, juega la gracia y movilidad de tus palmeras, peinadas por el viento. En tu risa seductora se oye el correr murmurante de tus fuentes campesinas».

Olga Lara se casó a temprana edad, a los 17 años, con el abogado bogotano Antonio Piñeros Corpas, con quien tuvo cuatro hijos: María Fernanda, Antonio José, Juan Ignacio y María Olga. A los pocos años del matrimonio, su esposo fue designado como Primer Secretario de la Embajada de Colombia en la ciudad de Londres (Inglaterra), a donde se trasladaron y vivieron por dos años.

Al enviudar de su primer esposo, Olga contrajo segundas nupcias con el abogado bogotano Hernando Lizarralde González en 1961, con quien tuvo cinco hijos: Ana María, Ángela Victoria, María Jimena, Mónica y Luisa Gabriela.

Olga Lara fue una mujer muy activa, inquieta, conversadora, abierta al diálogo, elegante y especialmente culta, contaba con una fuerte tradición oral, que le permitió tener una memoria envidiable, de la cual derivaban los más vividos recuerdos familiares, y que sirvieron especialmente para rescatar la memoria de su padre, Oliverio Lara Borrero, y abuelo, Leónidas Lara, ambos empresarios de gran talante, y socios de la firma “Leónidas Lara e Hijos”.

Junto a su hermano, Leónidas Lara Perdomo, fue asidua colaboradora en la consolidación de la biografía de su abuelo Leónidas Lara (1856 – 1951), que fue publicada en la obra Compendio Biográfico de Yaguareños Ilustres (2020).

De su padre y abuelo, heredó el gusto por el campo, lo que le permitió administrar sus propias haciendas ganaderas, entre las cuales se cuenta Trapichito en Neiva.

La vitalidad de Olga, contrastó en sus últimos tres meses de vida, con la aparición de una enfermedad repentina, de la cual se estaba recuperando en su apartamento en Bogotá en compañía de sus hijos; hasta que el pasado 25 de enero, falleció de un paro respiratorio.

Sus restos fueron cremados el 26 de enero, su familia ha organizado una misa en su honor, que se llevará a cabo el próximo lunes 1 de febrero a las 2 pm en la capilla del Gimnasio Moderno de Bogotá.