Diario del Huila

Falso fraude electoral

May 21, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Falso fraude electoral

Amadeo González Triviño

Consideramos que este proceso electoral nos deja muchas lecciones y que debemos buscar la forma de desentrañar hasta la médula, los posibles vicios o vacíos que aún quedan en un proceso electoral, donde en forma irresponsable se pregone un FRAUDE inventado por algunos políticos que están de espaldas a la realidad nacional. 

Conservamos la esperanza de que los lectores y ciudadanos en general y doctos en la materia, nos enseñen y nos contribuyan a encontrar ese sendero donde la garantía de los derechos constitucionales de los ciudadanos y del voto, sean realmente parte de ese principio universal que nos rige y que las instituciones deben procurar defender y hacer primar sobre todas las causas y los intereses de poder que se esconden en cada proceso electoral democrático.

1.El proceso de preparación y de compromiso ciudadano, cuando se seleccionan como jurados, debe exigir un compromiso social y humano y realmente tener ese elemento valorativo, no de su imparcialidad, no de su posición apolítica o partidista, sino en el entendido de que su deber y su obligación está en velar por garantizar que el ciudadano cumpla su misión electoral y sin ataduras, entienda que la solidaridad y el deber de respetar al otro y la opinión del otro, es la garantía de la convivencia pacífica y de los derechos ciudadanos que a todos nos compete.

2.Los escrutadores a su vez, todos, sin distingo, sin importar la calidad o las funciones que desempeñen en su rol de trabajo, deben concurrir y participar y ser más dinámicos en la función que les corresponde y deben ser alimentados académicamente con elementos jurisprudenciales para que al momento de participar del proceso, sepan direccionar y dirigir la búsqueda de la verdad electora y sean guías para los testigos, candidatos y apoderados en el momento de la labor escrutadora, facilitando los mecanismos que busquen satisfacer las inquietudes y sanear esa insatisfacción que se hace cuando se reclama un reconteo, una revisión o una nueva contabilidad de los votos en su momento.

3.En cuanto tiene que ver con el PRECONTEO, que tanto sirvió de base para especulaciones y tergiversaciones del proceso electoral del mes de marzo del presente año, consideramos que dicha labor no la deben cumplir los simples contratistas, que no se debe utilizar mecanismos telefónicos o llamadas para dictar o transcribir número de votos, y que cada registraduría en cada municipio o en cada lugar donde se contabilicen los votos, emita electrónicamente un comunicado previo o simplemente informativo, sobre el avance de dichos escrutinios. Con este procedimiento se garantiza de primera mano, una visión más acorde a la realidad, que queda solamente a la expectativa de cada escrutinio local, municipal y departamental.

4.Finalmente consideramos que se requiere una mayor difusión y preparación por parte de los partidos políticos en la consolidación de conocimientos sobre normas electorales, sobre jurisprudencia electoral y sobre la forma de ejercer el derecho a hacer reclamaciones y presentar recursos o argumentar su inconformidad con respecto al proceso electoral. Con este argumento participativo de quienes se presentan como testigos, apoderados o candidatos de un movimiento o de un sector político, es mucho lo que alcanzaremos, cuando se presenten estos procesos electorales, ya que ellos, son los primeros en pregonar la existencia de fraudes o de desconocimiento de sus derechos en la participación electoral y eso hay que superarlo, precisamente con fundamentación académica y profesional.

No somos más que espectadores de un proceso, que tarde o temprano, debe ser alimentado de la mejor manera por nuestras comunidades, para que estas dificultades no nos lleven a extremismos y a adoptar posiciones que vayan en contra de la armonía y de la garantía mínima de unos derechos que la Constitución de 1991, pretendió rescatar y que es hora de poner en práctica cuando la democracia participativa, así lo demanda, convencido de que NO HA EXISTIDO FRAUDE y que las falencias o los problemas que se hayan presentado son parte de una tergiversación de la realidad.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto