DIARIO DEL HUILA, EDUCACIÓN

Por Rolando Monje

Según la Unesco, hasta el 20 de diciembre pasado había en el mundo 229.877.746 estudiantes afectados por cuenta de los cierres de escuelas y colegios, temporales o generales, provocados por el coronavirus.

La Unesco igualmente, destaca que el regreso a clases y mantener las aulas abiertas es un tema que no debe salir de la agenda, al señalar que «más de 1,5 estudiantes y jóvenes de todo el planeta están o han sido afectados por el cierre de escuelas y universidades debido a la pandemia de la covid-19» durante lo corrido de este año.

El reporte del organismo mundial plantea una preocupación y tiene que ver con los niveles de deserción escolar que pueden aumentar por la emergencia.

Hay 22 países con escuelas cerradas totalmente, lo que representa que el 13,1 % de las personas en edad escolar en el mundo no tienen en este momento ningún tipo de clase.

En Neiva más del 86% de los estudiantes contaron con algún dispositivo para conectarse a las clases.

En Neiva más del 86% de los estudiantes contaron con algún dispositivo para conectarse a las clases.

En Colombia, el pasado 3 de diciembre, la ministra de Educación María Victoria Angulo, durante el foro ¿Qué viene para Colombia en 2021?, realizado por la Universidad del Rosario, señaló que, al menos, 158.000 niños y adolescentes abandonaron sus estudios como consecuencia de la pandemia durante 2020.

En efecto, la Encuesta Pulso Social, del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), reveló que la educación también está siendo afectada. Según los resultados de la encuesta, en la que participaron 15.000 personas de 23 ciudades capitales, con sus áreas metropolitanas, a nivel nacional el 4,7 % de los consultados dijo que los niños de su hogar dejaron de ir al colegio durante la pandemia.

No pudieron pagar la pensión por la reducción de ingresos económicos.

No pudieron pagar la pensión por la reducción de ingresos económicos.

Para el caso de Neiva, la encuesta del Dane señaló que el 86,7% continuó con sus labores educativas desde el hogar. El 21% de los estudiantes de la ciudad no participaron en actividades educativas o de aprendizaje porque no pudieron pagar la pensión ante la reducción de los gastos de la familia como consecuencia del Covid-19. Esta ha sido la razón principal en todos los estratos sociales, y teniendo en cuenta el nivel educativo del jefe de hogar.

Por su parte, el 19,2% de los estudiantes de la ciudad manifestaron que dejaron de participar en este tipo de actividades porque, aunque la institución educativa si ofrece clases virtuales en el hogar, no cuentan con los dispositivos necesarios para ello. La falta de internet en los hogares la señaló el 38,5% de los encuestados, no obstante, afirmaron que las instituciones educativas si ofrecieron clases virtuales.

Los niños del hogar continuaron con las actividades educativas desde que cerraron los colegios.

Los niños del hogar continuaron con las actividades educativas desde que cerraron los colegios.

La ministra aseguró que, aunque la cifra es menor a la previsión para este año, estimada en 2,85, «no deja de ser preocupante, ya que históricamente hay un importante momento de deserción en el cambio de año, por lo que habría que ver cuál será su impacto de cara al periodo de matrículas de 2021”, que es cuando se conocerán los datos finales y de esta manera identificar cuántos y cuáles niños abandonaron las aulas.

De acuerdo con los datos del Ministerio, la tasa para este año; sin embargo, es menor a la del año anterior, pese a la pandemia. Por ejemplo, la deserción se ubicó en 2,93 al cierre de 2020, aunque vale mencionar que este indicador viene con tendencia a la baja desde 2019, cuando se ubicó en 4,8.

Baja deserción en el Huila

El Secretario de Educación del Huila, Luis Alfredo Ortiz Tovar señaló que la deserción escolar en el territorio huilense en época de pandemia alcanzó sólo el 8%, una cifra muy baja que se debe a un gran trabajo en equipo que ha impedido el abandono de clases.

Ortiz Tovar hizo un reconocimiento a la labor en equipo que desempeña la comunidad educativa del Departamento para lograr mantener niveles bajos de deserción escolar a pesar de la pandemia.

De acuerdo al Secretario de Educación del Departamento una de las formas de comunicarse con los estudiantes es a través de la conectividad y de las herramientas tecnológicas, cosa que en el Huila aún es deficiente.

“De nuestros 125.000 estudiantes, sólo el 25% cuenta con conectividad y tiene acceso a internet. El otro 75% se comunica con sus instituciones educativas, rectores, directivos y docentes, a través de mecanismos distintos, lo que hemos llamado herramientas offline, como la radio, la televisión, los textos, las guías, las cartillas; de esa forma estamos interactuando”, afirmó el funcionario.

La institución educativa si ofrece clases virtuales pero el hogar no cuenta con internet.

La institución educativa si ofrece clases virtuales pero el hogar no cuenta con internet.

Añadió que “en un ejercicio que estamos haciendo de seguimiento, identificamos que la deserción se ha aumentado, pero no es tan significativa como en otros Departamentos. Sin pandemia, normalmente la deserción educativa en el Huila, es del 4%; ahora con esta pandemia del covid-19 que estamos viviendo, tenemos una deserción sólo del 8%”, aseguró Ortiz Tovar.

“Si bien no es una cifra alarmante, estamos haciendo un gran trabajo de caracterización de los estudiantes que han desertado y promoviendo estrategias pedagógicas que han logrado rescatar a niños, niñas y adolescentes que habían abandonado sus estudios”, puntualizó el secretario de Educación del Departamento, Luis Alfredo Ortiz Tovar.

La Secretaría de Educación del Huila diseñó un plan de alternancia educativa para 2020-2021 que fue presentado en noviembre, de acuerdo al direccionamiento del Ministerio de Educación. Para este año el calendario está proyectado, dadas las condiciones de salubridad, bioseguridad y condiciones de los docentes mayores de 60 años y que tengan enfermedades preexistentes. La idea es generar las condiciones para que, en los 35 municipios y 1.447 sedes educativas, se pueda aplicar la alternancia.

La institución educativa si ofrece clases virtuales pero el hogar no cuenta con dispositivos.

La institución educativa si ofrece clases virtuales pero el hogar no cuenta con dispositivos.

Empezar por conectividad

El reto, según los analistas, es mayúsculo, ya que como lo ha planteado Unicef, “cuanto más tiempo los niños marginados dejen de asistir a la escuela, menos probable es que regresen”, ha planteado la organización.

Por eso, la tarea para 2021 estará en reabrir las escuelas y garantizar que los niños que no volvieron, puedan regresar.

El Estado deberá invertir en equipos y conectividad para que los colegios puedan facilitar a las familias, en especial en zonas vulnerables y rurales ya que el virus se está incrementando y la alternancia puede poner en riesgo la vida de la comunidad educativa.

Razón por la que los niños no participaron de actividades educativas.

Razón por la que los niños no participaron de actividades educativas.

La conectividad a internet que tiene el país es baja, pues apenas es del 50 % y, como lo planteó la ministra TIC, Karen Abudinen, la meta trazada es llegar a por lo menos al 70 % en 2022.

Para Fecode, además del regreso seguro, el país, entre todos los actores, «tendremos que buscarlos, atraerlos e incluirlos, ya sea con la virtualidad o la alternancia, pero debemos empezar a hacer llamadas personalizadas uno a uno de los padres, para conocer cuáles son sus realidades».

Se deberá tener en cuenta para reducir la deserción generada por la pandemia, identificar los hogares que resultaron económica y laboralmente afectados por la covid. Allí, «el gobierno deberá brindar las condiciones para que el muchacho tenga acceso a alimentación».

En este punto, vale la pena mencionar lo planteado desde marzo por Audrey Azoulay, directora de la Unesco, quien destacó que “nunca antes habíamos sido testigos de una interrupción educativa a esta escala, la colaboración es el único camino”.