El Ayuntamiento de Minneapolis (Minnesota) ha acordado pagar 27 millones de dólares a la familia de George Floyd, para que esta retire la demanda interpuesta por su muerte el año pasado a manos de la policía de la ciudad. Según ha dicho en un comunicado el abogado de la familia, Ben Crump, se trata del acuerdo prejudicial de mayor cuantía que se ha cerrado nunca en un caso de derechos civiles. Esto, según Crump, “envía un poderoso mensaje de que las vidas negras importan y de que la brutalidad policial contra las personas negras debe terminar”.

El anuncio del acuerdo se produce mientras se celebra en la ciudad, desde hace cuatro días, el proceso de la selección de los miembros del jurado para el juicio por homicidio contra el expolicía Derek Chauvin. El exagente asfixió a Floyd oprimiendo su cuello con su rodilla durante más de ocho minutos, como recogió el vídeo que dio la vuelta al mundo y detonó una masiva movilización en todo el país por la justicia racial durante el pasado verano.

En paralelo al proceso penal, la familia de Floyd presentó en julio una demanda contra el Ayuntamiento, y contra Chauvin y los otros tres agentes, ya despedidos de la policía de Minneapolis, que participaron en su detención. La familia alegó que los agentes violaron los derechos de Floyd al reducirlo, y que la Administración local toleró que se impusiera en la policía una cultura de violencia, racismo e impunidad.

Los 27 millones de dólares, cuantía aprobada por unanimidad en el pleno municipal, incluyen 500.000 que irán al vecindario en el que Floyd fue detenido. “Ninguna cantidad de dinero podrá nunca compensar el intenso dolor y el trauma causados por su muerte a la familia o a la gente de nuestra ciudad”, ha dicho la presidenta de la corporación, Lisa Bender. “Quiero, en mi nombre y en el de toda la corporación municipal, ofrecer mis más profundas condolencias a la familia de George Floyd, a sus amigos y a toda nuestra comunidad que llora su pérdida”.

La publicidad del acuerdo ha abierto el debate jurídico sobre sus implicaciones en el juicio contra Chauvin que acaba de arrancar, y hay quien defiende que podría llevar a su nulidad. El abogado del expolicía, al comienzo esta semana de las sesiones de selección del jurado, trató de conseguir que se bloqueara cualquier mención de un eventual acuerdo prejudicial en el caso civil, pues considera que podría perjudicar a su cliente.