martes, 11 de diciembre de 2018
Festival/ Creado el: 2014-06-07 05:50

'Picardía' y talento en concurso de rajaleñas

Los estudiantes de la Institución Educativa Promoción Social de Palermo y de Utrahuilca fueron los ganadores del Concurso Estudiantil de Rajaleñas.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 07 de 2014

La Institución Educativa Promoción Social de Palermo fue una de las ganadoras de la edición 30 del Concurso Estudiantil de Rajaleñas, que organiza la Institución Educativa Departamental Tierra de Promisión.

El colegio palermuno obtuvo el primer lugar en la categoría juvenil de ese certamen, y no es la primera vez. Ya son varias las veces que este plantel se lleva el máximo título de este certamen, uno de los más tradicionales en el marco de las fiestas sampedrinas.

Otros ganadores en la juvenil fueron el Colegio María Auxiliadora, de Neiva, que se quedó con el segundo lugar; mientras que el tercero, lo ocupó la Institución Educativa Departamental Tierra de Promisión-Jornada Mañana.

Entre tanto, los otros dos finalistas en la categoría infantil fueron la Institución Educativa Departamental Tierra de Promisión-Jornada Tarde y Comfamiliar Los Lagos (ambos de Neiva), que se quedaron con el segundo y tercer puesto, respectivamente.

Durante la jornada se hizo un reconocimiento especial a la Institución Eduactiva Bossa, de Bogotá, por su excelente participación.

Jornada de creatividad

Las picantes coplas fueron las protagonistas durante la edición 30 del Concurso Estudiantil de Rajaleñas. Estudiantes de 16 colegios del Huila, y uno más de Bogotá, hicieron presencia en el certamen e hicieron gala de sus habilidades musicales y de su creatividad a la hora de componer.

Las tamboras, la puerca, el tiple, chucho, esterilla, carrasca y flauta retumbaron en el auditorio de la Institución Educativa Liceo Santa Librada, en donde se adelantó el concurso.

“Esto nos satisface porque nos demuestra que los estudiantes sí están interesados por los aspectos culturales de nuestra región”, manifestó la rectora Gilma Olaya Rojas. 

Para la educadora, esta clase de concursos permite despertar en la población más joven el aprecio por las manifestaciones folclóricas de la región.

“Consideramos que a través de estos 30 años hemos venido logrando el objetivo de desarrollar en los jóvenes el aprecio por lo autóctono, sobre todo en esta época de globalización en la que ellos reciben influencias musicales de todo el mundo, haciendo que los muchachos olviden sus raíces”, agregó.