jueves, 20 de septiembre de 2018
Festival/ Creado el: 2014-02-10 10:11

Los Ojos del Alma

La fundación los Ojos del Alma lleva un año de constituida legalmente y su propósito es beneficiar a todas las personas que sufren de alguna discapacidad en el Huila. Su director-fundador es Andrés García Montealegre, el primer abogado invidente del departamento.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 10 de 2014

Ojos del Alma no solo brinda asesoría legal y representación jurídica, también da talleres de tejido en macramé, gestiona empleos y brinda clases de inglés dictadas por una profesora invidente. Su sede se puede encontrar en el cuarto piso del centro comercial Los Comuneros, donde será atendido por un eficiente equipo de trabajo que orienta no sólo a la persona con discapacidad sino también a toda su familia, para que no ocurran casos de superprotección o maltrato psicológico.

Su director, Andrés García, es un ejemplo de superación personal. Perdió su visión a los 21 años,en Rivera, el pueblo que lo vio crecer, recién salido del ejército, con muchos sueños y proyectos que tuvieron que cambiar cuando una bala perdida atravesó su cabeza, de sien a sien, dejándolo completamente ciego y sin olfato. Hoy este hombre se dedica servir a la comunidad con discapacidad en el Huila y aspira constituir una empresa que pueda ofrecer trabajo a todas las personas que son discriminadas por su discapacidad en la ciudad de Neiva.

La fundación cuenta con página web y portal en facebook, basta con escribir ′Fundación Ojos del Alma′ para que aparezca como primera opción el buscador. En este momento la fundación está recibiendo donaciones y ayudas de toda especie, para extender su zona de influencia en el departamento, su cuenta de ahorros es N°076-980823-00 Bancolombia.

Frase

"La discapacidad no es incapacidad, simplemente los hombres como las aves, volamos de manera diferente, lo único que no nos pueden quitar es nuestro derecho a volar", es la frase que suele compartir Andrés García.

Artesanías ojos: La fundación dicta talleres de macramé a las personas en situación de discapacidad que estén interesadas. Con estos tejidos Andrés pudo pagar su universidad.