martes, 11 de diciembre de 2018
Festival/ Creado el: 2014-06-13 04:56

Los reclusos tienen reina

La representante de la barra más alegre del san pedrito de los reclusos de la cárcel de Rivera se llevó la corona. Magda Tatiana Lozada, del pabellón número uno, conquistó a los jurados con su baile y le dijo al público que para un mundo mejor se necesita paz.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 13 de 2014

Magda Tatiana Lozada bailó mapalé junto a los presos del pabellón número uno con la corona sobre su cabeza. Sonreía y lo mismo hacían los hombres que se turnaban para danzar con su candidata y reina. A alguien le encargó el ramo de flores que le obsequiaron y disfrutó por unos instantes de la música y el jolgorio. Ella, una madre condenada por el delito de rebelión, vivía feliz el día en el que a las candidatas se sienten especiales y les valoran el esfuerzo con regalos, aplausos y abrazos. La "nueva soberana" de los reclusos comió lechona luego.

Después de pasar por una serie de rejas custodiadas por los hombres del traje azul pixelado y por pasillos, se llegó al lugar donde cinco jurados eligieron a Magda Tatiana entre el mismo número de participantes vestidas con el traje del Sanjuanero. Allí, en el sitio donde habitualmente se reciben clases, se celebró el San Pedrito del establecimiento carcelario del distrito judicial de Neiva ubicado en el municipio de Rivera.

Pancartas de colores, adornos de faldas, rabo de gallos, sombreros. "Péguese la rodadita"; "Se vive, se siente"; "Con folclor y alegría" y "Paz y convivencia" fueron las frases que se pintaron en el papel de azúcar que fue pegado en las paredes y soportado por algunos de los hombres privados de la libertad. Era un tiempo privilegiado para aquellos y aquellas que tuvieron un buen comportamiento. Cerca de 140 internos se hicieron merecedores de apreciar la jornada de elección y coronación.

El ánimo que se fue calentando

Las candidatas no pudieron entrar al recinto de una manera distinta a mostrar sus dientes y enviar besos a través del viento. De inmediato los hombres reaccionaron y se levantaron de sus asientos para observarlas detalladamente. Pitos, vuvuzelas y aplausos sonaron mientras un árbol de mango se mecía poco por la brisa que afuera paseaba.

Y empezó el protocolo cantando los himnos. Más tarde habló el teniente Carlos Alirio Perico, director del penal, para expresar que aun cuando no era del Huila sentía el folclor como suyo. "Ustedes perdieron algunos derechos pero no los de la integración y el del apoyo de la sociedad", agregó dirigiéndose a los habitantes del centro penitenciario. Para dejar un mensaje y entregar la corona, Claudia Lorena Caviedes -reina 2013-  agradeció a Dios por haber conocido el baile típico huilense y bendijo a todos los asistentes que la escuchaban en silencio.

Cinco mujeres, representantes de los pabellones uno, dos, tres, cuatro y reclusión (patio femenino), se quitaron los tacones e hicieron mover el ánimo mientras bambuqueaban o ′arrastraban el ala′. Sus parejos, también privados de la libertad, las acompañaron con el mayor entusiasmo. El jurado observaba y escogió a tres finalistas.

"Que se acuerden de nosotros"

Tres, cuatro y uno, en su orden, fueron llamadas a interpretar una vez más el sanjuanero pero antes debieron contestar unas preguntas. Katherine respondió que lo que más valoraba de vivir en la cárcel era su familia. "Porque no soy yo la única que estoy pagando una condena sino también mis hijas. A María del Rosario le pidieron un mensaje para la sociedad.

"Que se acuerden de nosotros (algarabía), que somos personas valiosas, que a pesar de que hemos cometido un error, todos somos iguales”. Magda Tatiana, elegida después como reina, dijo que el mundo necesitaba paz. Lo expresó justo después que uno de los reclusos, de pie sobre una silla, simuló que sus brazos eran alas y moviendo sus labios le dijo esa palabra.