domingo, 23 de septiembre de 2018
Festival/ Creado el: 2014-02-11 09:52

Nostalgia por El Malecón

El Malecón de Neiva se ha vuelto motivo de nostalgia para muchos, pues ya no suele ser tan visitado como antes, la inseguridad se ha agudizado y los habitantes de la calle ocupan los sitios vacíos como el restaurante Mantra.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 11 de 2014

El antes llamado ′Pueblito Huilense′ (hoy Malecón) fue en sus mejores tiempos un espacio mágico de encuentro con la naturaleza, donde los transeúntes podían observar la fuerza del río Magdalenta bajo los viejos Samanes que sobre ellos mecían sus hojas al viento. Hoy perdió ese esplendor, los dueños de los locales se quejan de la inseguridad del sector y en las noches parece ser tierra de nadie, a excepción de los habitantes de la calle que suelen recorrerlo y escogerlo como lugar de sueño.

Fuera de las temporadas sanpedrinas y de fin de año, este lugar suele ser poco visitado, por ello algunos establecimientos cierran sus puertas, como unos cuantos locales de artesanías y el restaurante Mantra, que ya no presta su servicio.

Los dueños de los locales se quejan de la inseguridad y la encuentran el principal motivo por el  cual las visitas disminuyeron tanto. Los restaurantes de la parte baja, como La Cacica y Timanco, se benefician de unos pocos clientes los fines de semana, también es común ver algunas parejas caminando en horas de la tarde y artistas callejeros cirulando por el lugar.

 

Lugares de preocupación

En la noche las parejas se desplazan al monumento La Gaitana a observar lo que queda de legendario río Magdalena, los locales cierran temprano, el consumo y venta de estupefacientes se hace más evidente, los robos se vuelven más comunes y los transeúntesevitan el lugar. La poca iluminación y presencia de la policía, a pesar de contar con un CAI da la apariencia de abandono e indiferencia por parte del resto de la ciudad. Los habitantes de la calle no son el único peligro para el lugar, a ellos se suman los jóvenes que suelen robar en horas de la noche.

El restaurante Mantra es uno de los lugares de preocupación. Al encontrarse con sus puertas cerradas desde el 3 de julio del año pasado, la oscuridad de la noche parece devorar el lugar, siendo cómplice de algunos vagabundos que han intentado ingresar a la fuerza.

Esta situación ha hecho que Jairo Fernando Cruz, su vigilante, enfrente situaciones de peligro. "Muchos indígentes se meten al lugar, por ello me toca llamar constantemente a la policía. Hace como mes y medio se metió un indígente a la parte occidental del restaurante, no quería salirse, se puso muy grosero y me amenazó, no se fue hasta cuando llegó la policía", aseguró.

 

Reporteros DH  

 width=Alicia Salazar: "Aquí hay muchos atracos y mucho ladrón, roban a cualquier hora del día, hay un celador privado pero no es suficiente".









 width=Jhon Jairo García: "En la parte de arriba es seguro, aquí en el local me parece seguro, la policía pasa seguido, son pocas las personas que vienen atrás del restaurante a fumar marihuana y eso".

 width=

Lina Rodríguez: "Llevo dos años trabajando aquí, hay un señor que vigila, pero unas veces viene y otras no. Esto parece abandonado a pesar de ser de la Alcaldía, además ya casi no viene la gente, en la noche uno se tiene que cuidar mucho aquí".