sábado, 17 de noviembre de 2018
Judicial/ Creado el: 2018-02-06 07:18 - Última actualización: 2018-02-06 07:19

Fiscalía esclarece homicidios y desapariciones

El caso corresponde a seis desmovilizados de Farc en Nariño, Antioquia y Chocó; para el ente investigador los grupos responsables de estos hechos son el ELN y Clan del Golfo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 06 de 2018

Diario del Huila, Especial

El material probatorio y las evidencias recopiladas en las investigaciones determinaron que el ELN sería el responsable de la desaparición de tres exintegrantes de las Farc en Santacruz de Guachavés (Nariño); mientras que el Clan del Golfo estaría tras la muerte de dos desmovilizados en Peque, Antioquia.

En 15 días, la Fiscalía General de la Nación estableció responsabilidades y esclareció seis acciones criminales contra exintegrantes de las desmovilizadas Farc, ocurridas en tres departamentos del país.

La coordinación y acompañamiento de la Unidad de Desmantelamiento de Organizaciones Criminales de la Fiscalía y la conformación de equipos especializados de fiscales, analistas, investigadores, técnicos del CTI de la Fiscalía y personal de la DIJIN de la Policía Nacional, permitió recopilar evidencias y material probatorio que vincularían al ELN en uno de los casos, y a estructuras del denominado Clan del Golfo en un doble homicidio.

Las desapariciones en Santacruz (Nariño)

La Fiscalía conoció que la mañana del jueves 25 de enero de 2018, personas armadas, quienes se presentaron como guerrilleros del ELN, se llevaron a la fuerza a William Rivera, conocido en las desmovilizadas Farc como Emilio Sucre. El hombre estaba en un billar de su propiedad ubicado en la vereda La Florida en Santacruz (Nariño), fue intimidado y amarrado de manos.

Las versiones obtenidas indican que Rivera fue reunido en una de sus fincas en zona rural del mismo municipio, junto a otros dos movilizados que lo acompañaban en diversas labores diarias e identificados como: Johan Silva Paz (Milton García) y José Luis Cortés Cabezas (Anderson Guerrero). De ahí fueron trasladados hasta un lugar desconocido.

Días después, el 30 de enero de 2018, hombres con prendas y accesorios alusivos al ELN regresaron a la finca de William Rivera y le dijeron a su compañera sentimental que debía desalojar el bien, que era ocupado por su hijo y otros familiares, porque ese grupo guerrillero iba a tomar posesión del mismo.

A través de diversas técnicas de policía judicial, los investigadores establecieron que tres cuerpos, que corresponderían a los exintegrantes de las Farc desaparecidos, habrían sido sepultados en el cementerio El Salto, en la vereda La Paloma, en Samaniego (Nariño).

De acuerdo con el ente investigador, un grupo de identificación humana de la Fiscalía y equipos forenses se trasladaron al lugar. Inicialmente, sobre una lámina de concreto encontraron grabadas las iniciales de William Rivera, Johan Silva Paz y José Luis Cortés Cabezas. Tres cuerpos fueron exhumados y entregados al Instituto de Medicina Legal para las inspecciones y estudios forenses de rigor, con el propósito de tener absoluta claridad sobre las identidades y conocer las causas de las muertes.

Paralelamente, la Fiscalía y los grupos especializados, con apoyo del Ejército Nacional, realizaron diligencias en las propiedades de William Rivera, tanto en el billar como en dos fincas. En una de las viviendas, precisamente de la que fue desplazada la familia del desmovilizado, los investigadores se incautaron de:

  • 30 granadas de fragmentación
  • 12 granadas tipo beisbolera
  • Un cañón de fusil punto 50
  • Cartuchos 9 mm
  • 2 antenas de comunicaciones
  • 2 hectáreas cultivadas con coca
  • 23 canecas con gasolina
  • 2 canecas con anfo
  • Pólvora negra
  • Una caneca con hoja de coca macerada y en procesamiento
El material descubierto pertenecería al ELN. Estas evidencias y otras recaudas en el cursos de las indagaciones, dan cuenta que el ELN sería la organización responsable de la desaparición de los tres desmovilizados. La responsabilidad recaería sobre la compañía Jaime Toño Obando, del frente de guerra Comuneros del Sur del ELN. La hipótesis preliminar en poder la Fiscalía está orientada a un posible problema por cultivos ilícitos en la región.

El doble homicidio en Peque (Antioquia)

La noche del 16 de enero de 2018, los habitantes del barrio La Miranda, en Peque (Antioquia), reportaron la muerte de dos desmovilizados de las Farc, quienes habrían llegado al sector para organizar una reunión política de apoyo a uno de los candidatos a la Cámara de Representantes del partido Farc.

Los dos hombres descansaban en una vivienda y fueron citados a un parqueadero cercano. Al acudir al encuentro, fueron atacados con armas de fuego y murieron en el sitio. Los desmovilizados fueron identificados como: Wilmar Asprilla Allín (Wilson) y Ángel de Jesús Montoya Ibarra (Elkin).

En la búsqueda de elementos probatorios y evidencias, la Fiscalía General de la Nación estableció que el doble homicidio habría sido ordenado por integrantes de la estructura Pacificadores Bajo Cauca de la organización criminal Clan del Golfo. Contra las personas identificadas la Fiscalía obtuvo órdenes de captura, mientras avanza en la ubicación de los autores materiales.

En este caso, el material obtenido indicaría que el crimen correspondería a una retaliación del Clan del Golfo por las acciones que los dos desmovilizados realizaron en la región mientras pertenecieron al frente 57 de las desaparecidas Farc.

La desaparición en el río Atrato

Timoteo Mosquera Martínez, conocido como Jair, fue reportado ante la Fiscalía como desaparecido el 2 de febrero de 2018. Ese día, sus familiares señalaron que el 20 de enero del presente año, el desmovilizado de las Farc llegó en la mañana a visitarlos. Al lugar se acercaron varios hombres en una lancha, quienes durante algunos minutos conversaron con Mosquera Córdoba y se lo llevaron por el río Atrato.

Un equipo forense se desplazó el día de hoy a Turbo (Antioquia), donde la Armada Nacional encontró un cuerpo sin vida sobre el río Atrato. Los técnicos verificarán si los restos corresponderían al exintegrante de la Farc.

Son seis los hechos criminales resueltos por la Fiscalía y los equipos de apoyo en 2018; sin embargo, se avanza en el esclarecimiento de otra situación conocida en Ituango (Antioquia), de la que ya hay dinámicas y móviles establecidos.

Comentarios