El actual comandante de la Segunda División y el director del Comando de Educación y Doctrina del Ejército deberán acudir ante esa justicia en mayo para rendir cuentas por casos cometidos bajo su comandancia en un batallón en Huila.

Dos generales activos del Ejército Nacional deberán acudir ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) a rendir cuentas por su vinculación con más de 30 casos de ‘falsos positivos’ cometidos cuando comandaron un batallón del Ejército en el Huila. Se trata del mayor general Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, director del Comando de Educación y Doctrina del Ejército; y el mayor general Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, comandante de la Segunda División del Ejército.

Así lo acaba de determinar esa jurisdicción que a través de dos autos llamó a versión voluntaria a los dos oficiales para el mes de mayo. El llamado lo hace tras constatar que en informes entregados por la Fiscalía General y por plataformas de Derechos Humanos, así como en testimonios que militares han entregado a esa justicia, los dos generales estarían vinculados a más de 30 casos de falsos positivos cada uno.

Rodríguez Sánchez fue comandante del Batallón de Infantería No. 27 Magdalena entre junio de 2006 y diciembre de 2007. En ese periodo, dice la JEP, se cometieron por lo menos 34 muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate en los municipios de Guadalupe, Pitalito, Acevedo, San Agustín, Timaná, Isnos y Palestina.

La información sobre los casos atribuidos al hoy director del Comando de Educación y Doctrina del Ejército se encuentra sustentada en el informe ‘Muertes Ilegítimamente presentadas como en combate por agentes del Estado’, entregado por la Fiscalía General y en los informes ‘De la impunidad a la verdad’ sobre los falsos positivos en el Huila, y ‘Rompiendo el Silencio’, entregados por el Observatorio Surcolombiano de DD.HH., Paz y territorio. Además, al menos 16 de sus subalternos en ese momento han hablado de esos casos y han mencionado al general.

Con base en esos mismos documentos fue llamado el general Pinto Lizarazo, quien comandó el mismo batallón Magdalena al suceder a Rodríguez Sánchez, entre diciembre de 2007 y septiembre de 2009. En ese periodo, según esa justicia, se presentaron por lo menos 28 falsos positivos en los mismos municipios ya referidos. En el caso de este general, son al menos ocho de sus subalternos quienes han hablado de esos hechos y lo han mencionado a él.

El general Rodríguez Sánchez deberá acudir ante la JEP el 18 y 19 de mayo próximos, de manera presencial, en Bogotá; y Pinto Lizarazo deberá hacerlo de igual forma el 25 y el 26 de mayo. En ambos casos, las víctimas del caso 03 serán notificadas para que puedan participar en las versiones. En los autos, la JEP aclara que si bien los generales no han firmado acta de sometimiento a esta justicia, los llama pues los miembros de la Fuerza Pública son comparecientes forzosos ante la JEP. Para sus versiones voluntarias, en caso de no contar con un abogado, el Sistema Autónomo de Asesoría y Defensa (SAAD) les proporcionará uno.