En nuestro país es común celebrar cada día algo especial; ayer fue un día de esos bien especiales. Una fecha dedicada a los comunicadores sociales y periodistas, a esos seres humanos que cada día nos permiten estar informados de lo que pasa en el país o en el mundo. Hoy esa digna, loable e importante profesión cobra la mayor importancia en un momento en que el mundo y los medios han hecho posible estar conectados, informados y muy cerca de lo que pasa.

Quiero dar gracias y hacer un reconocimiento a todos y cada uno de los que ejercen este oficio, profesión; un aporte permanente a la sociedad, los que han permitido que actualmente desde las zonas inhóspitas o aquellos sectores citadinos estén conectados, informando con espacios y el gusto de quienes los escuchamos, los vemos, los leemos e incluso nos permiten compartir opinión.

Hay que reconocer la forma, estilo, con características atípicas que cada uno de los que ejercen esta profesión u oficio lo hacen, reconocer en quienes, a pesar de ver, sentir e incluso no estar de acuerdo con temas o personajes que de manera cotidiana y hacen parte de la información, del debate, de la noticia; lo conciben con carácter, de manera ecuánime, participativa, imparcial y sobre todo de manera respetuosa para con audiencia.

Esta conmemoración tiene origen en la creación del primer periódico que existió en el país, ya son 230 años en que en que por épocas del Virreinato de José Azpeleta se dio importancia a tan reconocido oficio y dio origen a que por esta época cobre la importancia que tiene y se celebre en día especial. El papel periódico fue el único medio que para la época se convirtió en la herramienta para ejercer, plasmar y publicar la información.  Actualmente, los impresos, periódicos, radio, televisión y las redes sociales son vehículo para llegar a todos los que quieran estar al tanto de lo que pasa. En Colombia se ratificó a través del congreso esta conmemoración a través de la Ley 51 del 18 de Diciembre de 1975, donde se estableció el 9 de febrero como el día del periodista; sin embargo debido a querer garantizar la libertad de formación, expresión y socialización, así con el propósito de defender el medio procurando la seguridad y el progreso en el desempeño de sus labores, fue así que en el año 2004 se expidió la Ley 919 con lo cual fijaron las normas legales para el ejercicio de la profesión y declaro el 4 de Agosto como el día del periodista y comunicador social en Colombia.

Reconocer a cada uno de los profesionales, empíricos y académicos del oficio que enaltecen cada día tan loable labor, a quienes dieron ofrendaron su vida y de los hacen todos los días de su vida un camino al conocimiento, a la información y comunicación de los hechos noticiosos, informativos. Un abrazo de respeto, admiración y agradecimiento.  ¡Dios los bendiga!