Los representantes de los distintos gremios económicos del departamento se unieron a través del documento ‘Huila una sola voz’, para solicitar al Gobierno Nacional, que fije su mirada en la difícil situación que están viviendo producto, primero, del Covid-19 y ahora los bloqueos de las vías por el paro nacional.

DIARIO DEL HUILA, ANÁLISIS

Por: Rolando Monje Gómez

‘Huila una sola voz’, documento que resume las principales afectaciones económicas en las actividades productivas en el departamento del Huila, pretende servir como instrumento para elevar ante el Gobierno Nacional las principales peticiones de los huilenses frente a la situación socioeconómica que atraviesa hoy el país, buscando así generar diálogos, partiendo de información relevante y veraz.

El documento surge como resultado del encuentro gremial del departamento liderado por la Gobernación del Huila, la Alcaldía de Neiva y la Cámara de Comercio del Huila, con el objetivo de presentar los principales impactos económicos y sociales de los bloqueos de las vías que nos conectan con el interior del país y su área de influencia, producto de las movilizaciones por el paro nacional que inició a finales del mes de abril del 2021.

El tejido empresarial ha sido fuertemente afectado por las medidas para mitigar el Covid-19, y ahora se encuentra ante una situación de orden público, que pone en riesgo la subsistencia de muchas empresas de la región y los empleos que éstas generan. Los bloqueos en las vías han generado la disminución del 70%  en las ventas y el 80% de los empleos formales e informales en el departamento.

Efectos del Covid-19

Las medidas impuestas por los gobiernos Nacional, Departamental y Municipal para mitigar la propagación del Covid-19, generaron efectos que se han visto reflejados en el mercado laboral. Durante cinco trimestres móviles consecutivos, Neiva ocupó el primer lugar en términos de desempleo entre las 23 ciudades y áreas metropolitanas del país, alcanzando su nivel más alto (40,6%) en el trimestre móvil abril – junio (2020), causado por una reducción de 54 mil personas en la población ocupada.

En 2021, en el trimestre móvil enero – marzo, se registró una disminución de cinco mil personas ocupadas, incrementándose en cinco mil las personas desocupadas y en dos mil la población inactiva.

Los empresarios del Huila no fueron ajenos a los graves efectos económicos producto de la emergencia sanitaria generada por el Covid-19 en 2020. Muestra de ello son los resultados de las diferentes encuestas realizadas por la Cámara de Comercio del Huila en conjunto con Confecámaras, durante el aislamiento preventivo obligatorio que presentó una reducción de las ventas del 97% en las empresas, logrando recuperarse para el periodo aislamiento selectivo y distanciamiento individual, llegando a una disminución del 47%.

Ahora el paro

Los principales sectores que se vieron afectados por el paro nacional en el departamento del Huila fueron el agropecuario, servicios públicos y abastecimiento de combustible, construcción, salud, transporte, comercio y servicios.

Dentro del sector agropecuario se resalta la escasez de alimentos perecederos y las dificultades en la movilidad; la dificultad principal de los servicios públicos y combustibles ha sido el problema en la movilidad para realizar el mantenimiento y abastecimiento de dichos servicios, como también la falta de insumos químicos para la potabilización del agua.

Por otro lado, el sector constructor se ha visto impactado negativamente debido a la imposibilidad del desplazamiento de empleados a las obras y el desabastecimiento de suministros e insumos.

Los servicios de salud han presentado desabastecimiento de medicamentos especializados e insumos para la correcta atención de los pacientes. El sector transporte tiene detenidas sus operaciones en su totalidad, tanto de pasajeros como de mercancía.

En el Huila se viene la recolección de la cosecha cafetera, en mayo y junio, que abarcará el 40% de la producción total del departamento en las zonas norte y occidente, fundamental en la economía de la región y en el sector campesino por la importancia que tiene el Huila como primer productor de café del país.

Afectaciones por los bloqueos

El sector agropecuario es la tercera actividad económica más importante del PIB departamental, con una participación del 18,06% en 2019, lo cual continúa posicionando al Huila por su vocación productiva como uno de los principales proveedores de productos agropecuarios a nivel nacional e internacional.

El departamento sufre las consecuencias en el paro nacional y con esto, el sector agropecuario y de alimentos, en general, hacen cuentas de las pérdidas que dejan los bloqueos, la ausencia de insumos agrícolas y la comercialización. Éstos se exponen a continuación.

Alimentos Perecederos

A Surabastos no han ingresado productos perecederos como la papa, la yuca, el plátano, el tomate, la cebolla, y en general todos los productos de la canasta familiar. Adicionalmente durante la primera semana de mayo, no ingresaron productos como la lechuga batavia, acelga, espinaca, apio y en general las legumbres y verduras que son esenciales para el consumidor final.

Neiva ya tiene escasez de productos debido a los bloqueos en las vías nacionales, aunque estos han sido de manera intermitente. Esta situación deja consecuencias graves como la especulación de precios y el alto riesgo de la seguridad alimentaria de los huilenses, así como de algunos departamentos del sur donde el Huila es proveedor.

En el occidente del departamento del Huila se presenta desabastecimiento en productos como arroz, lácteos y sus derivados, azúcar, granos, aceite, cárnicos, embutidos, huevos, pan procesado, frutas, cebolla, zanahoria y arveja.

En la zona centro, adicional al desabastecimiento se presentan incrementos en los precios de hasta el 100% en productos como papa, cebolla, arveja, zanahoria, huevos, tomate y carne.

En la zona sur, la situación no es distinta, hay escasez de alimentos como cebolla, papa pastusa, zanahoria, repollo, pimentón, lenteja, arveja, lechuga, batavia, cilantro, limón, naranja, maracuyá, arroz, harina y panela, según información suministrada por las CCH de estos municipios.

Cárnicos y Lácteos

De acuerdo con el Comité Ganaderos del Huila, en el Huila durante 10 días del paro nacional, en promedio se dejaron de comercializar 200 mil litros de leche diarios por causa de los bloqueos, que impiden llevar la materia prima a la industria, generando pérdidas aproximadas de $2.000 millones.

También se presentan dificultades para el acceso a insumos fundamentales para la producción ganadera y de leche, como concentrados y sales mineralizadas que no están llegando a las fincas.

El beneficio animal en plantas autorizadas se ha reducido en un 70% en su sacrificio. En promedio se sacrificaban 250 cabezas al día, debido al paro, se está llegando a tan solo 75 cabezas de ganado, representando pérdidas de 262,5 millones de pesos en los últimos diez días, por planta, representando en total un valor de 1.837 millones de pesos en las 7 plantas autorizadas.

También se presenta afectación para el transporte de ganado en pie por taponamiento de la vía en el límite con Caquetá, impidiendo la comercialización de ganado y queso, así como el mercado natural de terneros del Caquetá hacia el Huila.

Piscicultura

La producción nacional asciende a 3.214 toneladas de pescado semanalmente, de las cuales el 67% (2.153 toneladas) se producen en el Huila, sector que genera 200. mil empleos, entre directos e indirectos, a nivel nacional, y 81.164 en el departamento.

Se estima que las plantas de proceso serán las que tendrán mayor afectación en el sector, ya que a la fecha se encuentran cerradas, reduciendo así la comercialización de pescado procesado, que se traduce en disminución de mano de obra, estancando la cadena tanto de producción como de exportación, donde esta última impactaría de manera negativa la balanza comercial local y nacional.

Las dificultades del sector piscícola en el departamento son: Desabastecimiento  de combustible, gas, oxígeno, materias primas para la elaboración de alimento balanceado a las plantas locales, alimento balanceado de otras regiones e insumos en general.

Las plantas de proceso en su mayoría están cerradas. En una de ellas, por ejemplo, se han generado pérdidas por más de $900 millones. Así mismo, se ha dejado de comercializar filete en el mercado internacional ocasionando pérdidas por $925 millones, y 130 empleos cesantes en una planta de proceso.

Porcicultura

El sector porcícola, ante la imposibilidad de comercializar sus productos, presenta perdidas aproximadas de $2.000 millones semanales.

Avicultura

Hasta la fecha, se han registrado pérdidas por valor de $750 millones entre las zonas norte y sur como principales productores, correspondientes a encasetamientos (lote de producción para engorde), y perdidas por represamiento para comercialización de $850 millones en estas mismas zonas, sin contar los 500 empleos en promedio que se dejaron de percibir en el sector.

Cacao

Los taponamientos impiden el proceso de comercialización, así como la consecución de mano de obra para el trabajo en fincas cacaoteras, es decir, afectaciones claras por movilidad que impiden la venta del cacao y la continuidad de la cadena para la contratación de jornales.

Café

Los cierres en algunos puntos impiden movilizar el personal para la recolección del grano y el transporte del café, ante la cosecha que ésta próxima a salir. También se presenta incrementos en los insumos necesarios para los sistemas de producción que se encarecen por desabastecimiento y lo poco que llega se encarece por el aumento en el transporte.

Caña-Panela

En el proceso de transformación (molienda) durante el paro se han generado pérdidas de 6.834 jornales, representados en 3.417 millones de pesos en ingresos para los trabajadores que se encuentran en los establecimientos paneleros, debido a las restricciones de movilidad que mantiene la panela en bodega.

Servicios Públicos y combustibles

En la empresa Las Ceibas ESP, entidad que tiene a cargo la prestación de los servicios públicos de acueducto y alcantarillado en Neiva, se ha presentado como consecuencia del bloqueo permanente de la vía que conduce al municipio de Aipe, desabastecimiento de insumos químicos necesarios para la potabilización del agua, situación que pone en riesgo la prestación del servicio de acueducto en la ciudad.

Energía eléctrica

La Electrificadora del Huila, empresa encargada de la distribución, comercialización y generación de energía en el departamento y su área de influencia, reporto a través de su Gerente, las siguientes afectaciones, derivadas del paro nacional: afectación económica por dificultades para la facturación y el recaudo del servicio, impacto que aún no se puede ponderar.

Se están realizando solicitudes de suspensión del inicio de tres contratos de obra nuevos, que generan empleos en el área de influencia. Donde existe bloqueo de vías se ha presentado afectación en el suministro del servicio, toda vez que los bloqueos impiden el tránsito del personal de mantenimiento para atender las fallas presentadas.

En los proyectos de construcción de nueva infraestructura se presentan retrasos por restricciones en el desplazamiento del personal y por razones de seguridad.

En las zonas fuera de Neiva existe desabastecimiento de combustible, los 37 se han visto afectados, pero especialmente Palermo, Algeciras, Yaguará, Santa María y El Pital que han presentado fallas que se ha dificultado atender y dar respuesta por problemas de movilidad a la operativa técnica. Cerca del 30% del total de usuarios han sido afectados.

Gas natural

Según la información suministra por la empresa Alcanos de Colombia S.A. ESP, las afectaciones derivadas del paro nacional, más relevantes se encuentran en los municipios del sur del Huila y en ciudad de Florencia en el departamento del Caquetá. Se mantiene el bloqueo en el cruce de Acevedo – Huila, que impide el tránsito de los vehículos de GNC para atender la demanda de la ciudad de Florencia, afectando a más de 40.000 usuarios. La empresa Surgás también reportó dificultades por causa de tres bloqueos en el sur del departamento, afectando a 40.000 usuarios.

Sumados los usuarios afectados de las dos compañías, a causa de los cierres viales durante el paro nacional en el Huila, serían un total de 81.000 familias que no contaron con servicio de gas domiciliario durante dos días.

Combustible

Fendipetróleo, seccional Huila y Caquetá, reportó siguientes afectaciones por vandalismo y saqueos en las estaciones de servicio. Aproximadamente el 80%, del centro y sur del departamento del Huila, se encuentran desabastecidas. Las pérdidas son muy altas, afectando a sus propietarios, quienes deben seguir cubriendo los costos fijos de las estaciones de servicio.

Transporte

Uno de los subsectores que mayores afectaciones han padecido han sido las empresas de carga y entrega de mercancía. En la actualidad, la operación logística se encuentra detenida, tanto las entregas a nivel departamental como nacional, llegando a representar una disminución de los ingresos en $115 millones de pesos diarios.

Las empresas del sector de pasajeros intermunicipales, están paradas en el 100%, lo cual se traduce en pérdidas de $8.000 millones en los primeros 10 días de paro.

El transporte público urbano se ha reducido en un 40% de os pasajeros movilizados, generando pérdidas por alrededor de $840 millones. Los servicios conexos (lavanderías, mecánicos, y otros) al transporte de igual manera se han visto afectados y 1.000 puestos de trabajo se han perdido.

Sectores Financiero y Ferretero

Las entidades financieras han sido atacadas por el vandalismo, generando de manera negativa retrasos de atención a los usuarios; teniendo en cuenta que el 30% de las operaciones financieras se hacen a través de canales físicos como oficinas y cajeros.

Por su parte, el ferretero ha presentado una reducción de hasta el 70% de sus ventas; así como el encarecimiento de productos como PVC, derivados del plástico, de hierro y acero y el material de playa. De igual manera el ladrillo como uno de los materiales más esenciales para la construcción, ya presenta desabastecimiento y su precio subió aproximadamente un 20%. La nómina del sector ferretero se ha mantenido, pero debido al taponamiento de las vías y el sector paralizado no se pueden generar nuevas contrataciones.

Sector Bares y Restaurantes

Durante las movilizaciones, este sector ha tenido grandes dificultades en cuanto a la reducción de ventas, si bien, una vez se levantaron las medidas restrictivas a causa de la pandemia, el sector ha presentado una disminución del 80% en sus ventas en lo corrido del año. Durante el periodo de movilizaciones, han tenido pérdidas de empleos formales e informales de 1.000 personas.