Diario del Huila

Gustavo Petro se posesiona nuevo presidente de Colombia

Ago 6, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Política 5 Gustavo Petro se posesiona nuevo presidente de Colombia

DIARIO DEL HUILA, POLÍTICA
Por: Hernán Guillermo Galindo

Gustavo Petro recibe este domingo la banda presidencial de Colombia y marcará varios hitos: será el primer jefe de Estado de izquierda en 200 años de historia republicana, el primer exguerrillero en convertirse en comandante supremo de las Fuerzas Armadas y tendrá como vicepresidenta a Francia Márquez, la primera afrodescendiente en ocupar ese cargo.

La investidura de Gustavo Petro este domingo, a la que se espera asistan más de una decena de jefes de Estado y un público de unas 100.000 personas, será diferente a las ceremonias anteriores y estará llena de símbolos para el traspaso del poder al primer presidente de izquierda de Colombia.

Gustavo Petro, genera esperanza en sectores políticos y sociales que nunca habían llegado a esas instancias de poder, según los analistas y de la población más vulnerable, que espera mayor equidad y respuestas a un descontento generalizado por la desigualdad que se evidenció en las multitudinarias protestas de 2021 contra las políticas del saliente gobierno de Iván Duque.

Por otro lado, hay incertidumbre entre militares, empresarios y un sector que desconfía de su pasado como guerrillero por las reformas fiscal, agraria y policial que busca llevar a cabo, y por los posibles cambios en la economía para que no dependa tanto del extractivismo.

“Es el inicio del cambio. Es esa esperanza que teníamos hacia una perspectiva de la protección de la vida”, dijo a medios internacionales, María Violet Medina Quiscue, una indígena nasa. “El pueblo y los sectores excluidos fuimos los que le dimos la potestad y la fe para que llegara”, agregó.

Petro, anuncia grandes reformas en un país con altos niveles de pobreza, desigualdad y una creciente violencia y encarna a una izquierda que ha sido marginada y en ocasiones estigmatizada por el peso de cinco décadas de conflicto armado.

El nuevo mandatario prometió en campaña luchar contra la desigualdad social con educación universitaria gratuita y una reforma al sistema de pensiones, al tiempo que se propone restablecer las relaciones con la vecina Venezuela, implementar plenamente el acuerdo de paz con la antigua guerrilla de las FARC y buscar acuerdos con los restantes grupos armados.

La firma del histórico acuerdo de paz entre el Estado y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC) hace cinco años, abrió espacio en el país a nuevas prioridades como la lucha contra la corrupción y el desempleo, aunque no terminó con la violencia de otros grupos armados ilegales.

Petro aspira a dar un impulso hacia la “paz total”, lo que significa continuar la senda recorrida con las FARC y avanzar en las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional -la última guerrilla activa-, así como plantear un sometimiento a la justicia de las bandas criminales, entre ellas el Clan del Golfo, el cártel de narcotráfico más poderoso del país.

«Nunca nos ha manejado la izquierda. Hay mucha esperanza», dijo el conductor de colectivo Hernán Vargas, de 55 años, en el barrio El Rocío, al sureste de Bogotá, consultado por un portal internacional.

Muchos habitantes de este barrio obrero en la ladera de los cerros orientales de Bogotá, con vistas al palacio presidencial y al Congreso, dijeron que votaron por Gustavo Petro y aprueban su trayectoria como alcalde de la capital de Colombia.

«Yo me imagino que con él vamos a una nueva Colombia», dijo el alfarero Jorge Eliécer Alegría, de 40 años, que cuida a su madre enferma y espera una mejoría en el servicio del sistema de salud.

El sector Financiero

Los mercados financieros colombianos han estado nerviosos, porque temen que los planes de Petro perjudiquen a la economía.

Especialmente les preocupa la propuesta de prohibir nueva explotación de petróleo. Pero el presidente entrante construyó una amplia coalición en el Congreso para aprobar su plataforma, incluyendo un proyecto de reforma tributaria que busca subir los impuestos a las personas de mayores ingresos y recaudar unos 5.800 millones de dólares para financiar programas sociales.

«Tenemos el reto de poder cumplir con los programas sociales que se han planteado», dijo esta semana Diego Guevara, el nuevo viceministro de Hacienda.

«Los temas de empleo sí nos preocupan, realmente no podemos alegrarnos de que haya un buen crecimiento (económico) cuando las cifras de desempleo están en dos dígitos», agregó.

Otros colombianos son más reservados en sus expectativas frente a Gustavo Petro. “Me parece que pueden ponerle muchas trabas, por la historia de la izquierda en Latinoamérica y porque la gente le tiene miedo a algo que no conoce» dijo la autodenominada izquierdista Juliana Pade, de 33 años, en el centro de la ciudad.

«Todos los que no votamos por él siempre tenemos cierta preocupación porque yo no comparto muchos de los ideales que él tiene», aseguró por su parte Daniela Giraldo, de 23 años, en el norte de Bogotá.

“El alto costo de vida es su prioridad”, afirmó Giraldo, que trabaja en una oficina de relaciones públicas y también quiere ver avances en la educación y en los esfuerzos por la paz. «Si él va a ser el cambio, que ojalá lo sea y lo haga bien», manifestó.

Metas ambiciosas

Aunque se trata de una meta ambiciosa, la analista política Sandra Borda explicó que Petro aprovecharía el apoyo popular y el impulso de su victoria electoral para sacar adelante reformas profundas y negociaciones con actores armados que generan resistencia en algunos sectores de la sociedad.

Petro inicia su mandato con mayoría en el Congreso. No sólo cuenta con el apoyo de una bancada inédita de izquierda, también logró consensos con partidos tradicionales como el Liberal y el Conservador, de doctrina opuesta. Aunque en principio parece tener un cheque en blanco para que se aprueben todas sus propuestas, los analistas coincidieron en que no tiene garantizado apoyo constante durante todo su mandato de cuatro años.

Yann Basset, profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, consideró que esa mayoría puede ser frágil y no lo apoyaría en una eventual reforma de la constitución que le permitiría reelegirse, uno de los temores de los críticos de Petro.

La primera prueba será la reforma tributaria que presentará al Congreso tras posesionarse. La lidera el reputado economista José Antonio Ocampo, designado ministro de Hacienda y quien ha caído bien en el mercado por su experiencia en política monetaria. “Confíen en que nosotros no vamos a hacer nada irresponsable en materia macroeconómica”, dijo en una reciente entrevista.

Se trata de una reforma clave con cuyos recursos Petro espera financiar programas sociales como educación universitaria gratuita y un plan contra el hambre. Ocampo ha dicho que el dinero saldrá de la capa más acomodada de la sociedad y del control de la evasión.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto