Este trío de jóvenes pilosos solo necesita de una idea para hacer realidad nuevas cosas que le facilitan la vida a la gente, especialmente a los campesinos.

Diario del Huila

Rolando Monje Gómez

En una especie de ‘superhéroes’ se han venido convirtiendo este trío de jóvenes profesionales que a través de desarrollar ideas creativas brindar soluciones efectivas a sus clientes, especialmente a la gente del campo.

Juan Sebastián Melo García, Carlos Felipe Castro Sánchez y Andrés Felipe Serrano Murcia, un administrador comercial de la Corhuila el primero e ingenieros electrónicos de la Usco los dos últimos, se conocieron de forma casual en el Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad Surcolombiana y entre charla y charla terminaron reunidos alrededor del mismo proyecto: Athom.

Todo comenzó con un proyecto específico de la familia de Juan Sebastián quien luego de hablar unas cuantas veces vio el potencial de negocio que tenían y la necesidad de constituirse como empresa. No tienen más de dos meses, pero juntos ya llevan más de dos años, complementándose y haciendo las cosas bien.

Carlos Felipe Castro Sánchez, Juan Sebastián Melo García y Andrés Felipe Serrano Murcia.
  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Gmail
Carlos Felipe Castro Sánchez, Juan Sebastián Melo García y Andrés Felipe Serrano Murcia.

“En 2016 arrancamos como estudiantes de ingeniería electrónica, en esa época empezamos a tratar con algunos campesinos, gente de las piscícolas. Ellos nos comentaron que tenían muchos problemas de producción por cosas que no podían vigilar, cosas que para nosotros eran muy sencillas, pero para ellos solucionarlas era o muy costoso o muy difícil y decidimos colaborarles”, comentó Andrés Felipe Murcia, quien se encarga del área de diseño e investigación.

Empezaron a desarrollar ideas con piscícolas en Algeciras y Aipe, con las que hicieron unos primeros prototipos. Con esa experiencia se dieron cuenta de dos cosas, primero hay muchos campesinos y productores que no tienen la capacidad económica para pagar un ingeniero o una empresa que les desarrolle sus ideas y segundo los mercados más necesitados son los más golpeados.

Con ese arranque empezaron a diseñar diferentes objetos que han solucionado pequeños problemas para sus clientes y de paso ahorrándoles grandes cantidades de dinero.

“Hemos realizado desde alarmas para piscícolas hasta sistemas de vigilancia para los vagones de las minerías, sistemas de seguridad para oficinas, fabricamos equipos que vayan para el agro o para uso civil. Somos inventores, pero en la parte práctica”, manifestaron.

Aunque la empresa con todas las de la ley apenas empieza, las ideas y proyectos son muchos.
  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Gmail
Aunque la empresa con todas las de la ley apenas empieza, las ideas y proyectos son muchos.

“Somos creadores de equipos que pueden ser exclusivamente electrónicos o mecánicos. Electrónicos como el caso de los sistemas de riego, también estamos involucrados en el sistema de paneles solares”, afirmó Juan Sebastián Melo, gerente general.

Comentan que dentro de sus potencialidades están trabajar para una tienda de barrio a la que le podrían hacer una sistema de seguridad, por ejemplo. “En este momento estamos trabajando un sistema para invidentes con sensores que ubican a la persona en el espacio. Este prototipo ya lo pusimos a prueba”, nos comentó Carlos Felipe Castro, quien se dedica al área de diseño.

Inventores con función social

El trabajo que realiza este trío de jóvenes creativos no es muy común en Colombia, son una especie de inventores, Makers como se conocen en Estados Unidos.

La idea es crear artículos que cumplan con una función social y con precios asequibles. “Nunca pensamos que nos iba a ir tan bien lo que nos llevó a constituirnos en empresa, donde hoy somos tres, aunque estamos mirando como involucramos pasantes”, manifestó Juan Sebastián.

Afirman que en el tema de tecnología todos los días hay algo nuevo y ellos solo necesitan que la gente tenga una idea que ellos la desarrollan.

Primero el campo

La empresa tiene un marco de responsabilidad social muy claro desde el primer momento, “a la gente del campo siempre nos ha gustado ayudarla”.

Todos los proyectos agro no son muy elaborados estéticamente, señala Andrés Felipe, pero “se busca que salgan lo más económicamente posible, son personas que necesitan un incentivo para salir adelante, tenemos muy claro que queremos ayudar. Si ya se trata de empresas legalmente constituidas nos vamos directamente al marco legal”.

Arrancan con precios muy bajos para a través del run run extender el conocimiento de sus productos.

“Una persona llega y se le hace el producto, se lo lleva y ahí apenas empieza nuestra labor porque esos clientes cada día nos van a proponer otras ideas para perfeccionarnos o para diseñar nuevos productos. La empresa tiene un alto componente social”, anotó Carlos Felipe.

Colombia es un país que necesita tecnificarse ya que en muchas de las industrias trabajan con procesos manuales. “Cuánto le rendiría a una industria poder utilizar el recurso humano en tareas verdaderamente humanas, que las personas se dediquen a pensar y dejar el proceso de revisión a las máquinas, que el talento humano se aproveche mejor”, afirma Andrés Felipe.

La idea del trío de ‘superhéroes’, a futuro, es crear una línea full agrícola y otra para el sector civil, también se encuentran trabajando en el sector salud el que llevan con más calma.