domingo, 27 de mayo de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-05-15 08:39 - Última actualización: 2018-05-15 08:39

Hidroituango, una voz de alerta

Escrito por: Editorial | mayo 15 de 2018

La construcción de hidroeléctricas genera un alto impacto sicológico entre la población del área de influencia del área de la región, donde se van a desarrollar las obras, por los daños ambientales, económicos, sociales, entre otros, que se denuncian en los diferentes medios de comunicación y que se convierte en una dura controversia entre las diversas instancias gubernamentales. Eso es precisamente lo que acaba de ocurrir con el proyecto de Hidroituango, el más ambicioso en la historia del país, que ya no se integrará al sistema interconectado a finales de este año, como era el propósito original. El desastre que se presentó por el derrumbe que se presentó dentro del túnel que desvía las aguas del río Cauca, que permitiría la construcción de la represa. Pero lo que no se contaba, era la intensa ola invernal, que provocó un almacenamiento de agua a un lado del dique, mientras que en lado opuesto empezó a disminuir su caudal.

 

Desafortunadamente los planes de contingencia establecidos por las Empresas Públicas de Medellín para prevenir cualquier emergencia no sirvieron para frenar las situaciones que se presentaron. El desbloqueo del taponamiento, como la inundación del cuarto de máquinas, permitieron fluir parte del líquido acumulado, con sus nefastas consecuencias. A la fecha salieron afectadas casas, puentes y aulas destruidas en esta zona. El desbordamiento del río Cauca inundó los barrios Remolinos, Las Tapias y El Platanal, en jurisdicción del municipio de Valdivia, Antioquia. Hay 544 personas damnificadas y cuantiosos daños materiales. Habrá que esperar a que cese la emergencia con el fin de hacer un balance y proceder a las reclamaciones de los destrozos a los activos amparados por las pólizas de seguro.

 

Todo lo anterior, nos debe hacer repensar sobre los planes de contingencia que tienen establecido la empresa Emgesa (Hoy ENEL), sobre una eventual ocurrencia que se puede presentar en las represas de Betania y del Quimbo. Aunque han manifestado a la opinión pública que todo está controlado y que se cuenta con todas las medidas de seguridad, no es suficiente dadas las características geológicas y naturales que presenta el territorio huilense. Sería interesante que nos aclararan los rumores que existen sobre una posible ruptura de un dique en la recién construida represa, que ha venido ocasionando una disminución imprevista de los niveles del embalse. Cuando transitamos por la vía Garzón- Agrado, todos somos espectadores de esta irregularidad. Los huilenses merecemos suficiente información sobre este panorama que observamos en dicho sector. Con este comentario, no queremos generar pánico. Queremos que nos digan la verdad de lo que está ocurriendo.

Comentarios