La entidad dispuso 10 Unidades Móviles para atender a las familias desplazadas. Además, oficinas adscritas a las Naciones Unidas están apoyando la emergencia humanitaria.

Al cumplir más de 20 días de enfrentamientos entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela y las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en zona fronteriza, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) anunció que entregará ayudas para los menores de edad afectados. La entidad se asegurará de garantizar que los niños, niñas y adolescentes de este grupo reciban acompañamiento psicosocial y se alimenten bien mientras están en los refugios dispuestos en Arauca por el Gobierno colombiano.

“Estamos en Arauquita cumpliendo un mandato del Presidente Iván Duque: proteger y garantizar los derechos de la niñez, indistintamente de su nacionalidad. Dispusimos 10 Unidades Móviles para atender a las familias desplazadas”, aseguró Lina Arbeláez, directora general del ICBF, durante la última reunión del Puesto de Mando Unificado (PMU) en Arauca este 11 de abril.

La funcionaria asegura que los servicios psicosociales se vienen ofreciendo desde la primera semana de abril. Hasta la fecha se han atendido a 492 familias en procesos de caracterización sociofamiliar, constatación del estado de derechos de los niños, niñas y adolescentes para brindar primeros auxilios psicológicos, contención emocional, y orientación respecto a rutas de atención.

En cuanto a la alimentación, se entregará un lote de Alimentos de Alto Valor Nutricional (AAVN) que incluye 3,8 toneladas de Bienestarina en polvo y 54.000 unidades de Bienestarina líquida. Este alimento, producido por el mismo ICBF, es a base de cereales, leguminosas y leche entera en polvo que, según la entidad, proporciona vitaminas y minerales a los menores.

Adicionalmente, junto al Programa Mundial de Alimentos, se ha hecho la entrega de kits de alimentación.

“Este es un mensaje importante de solidaridad, de trabajo en equipo con los diferentes organismos de las Naciones Unidas para poder unir esfuerzos para solventar esta problemática y el drama humano que tienen los niños, niñas, adolescentes y sus familias venezolanas desplazadas”, dijo Arbeláez.

Cabe recordar que desde finales de marzo, cuando se anunció esta crisis fronteriza, Unicef Colombia también aportó 2.000 pañales y 99 kits de higiene familiar. Así mismo, puso a disposición 12 lavamanos, 15 baños y 8 duchas portátiles que están ubicados en dos de los refugios. De igual forma, trabajan con cerca de 300 niños y niñas, que participan en actividades lúdico pedagógicas enfocadas en su recuperación emocional.

La crisis que se vive en la frontera entre Colombia y Venezuela por los enfrentamientos armados es crítica y hasta la fecha se reportan más de 6.000 afectados, de los cuales la mayoría son migrantes.

Un día antes del anuncio del ICBF, la Defensoría del Pueblo de Colombia acompañó una misión interinstitucional e interagencial junto a misiones diplomáticas en Arauquita en la que se denunció las graves violaciones de derechos humanos que han sufrido los afectados.

“En el recorrido se verifica la grave situación de violaciones de derechos humanos, principal motivación para que sean hoy cerca de 6.000 personas las que estén ubicadas en los albergues temporales del departamento de Arauca”, señaló la Defensoría a traves de su cuenta de Twitter, y agregó que es necesario “actuar para que cesen las acciones violenta”.

Actualmente, en la zona fronteriza hacen presencia varias entidades del Estado colombiano y organizaciones internacionales que verifican la situación. En particular, el Gobierno del presidente Iván Duque está trabajando de la mano con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y con la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), ambas entidades adscritas a las Naciones Unidas.