DIARIO DEL HUILA, INTERNACIONAL

En la dark web, los precios de los documentos falsos se encuentran entre 200 y 600 dólares, lo que supone un incremento de hasta el 600%.

Los contagios de coronavirus provocados por la variante Ómicron se están disparando. Esto ha provocado que muchos gobiernos aprueben medidas más severas para contener la expansión de esta cepa de la Covid-19, como la demanda del certificado covid o de vacunación para acceder a muchos hámbitos de la vida pública y social como por ejemplo tener la posibilidad de ingresar a un restaurante.

Por ello también se han multiplicado las estafas y delitos para engañar a las autoridades y obtener documentos sin estar vacunado contra el Covid19. Así lo advierte Check Point Research, la división de Inteligencia de Amenazas de Check Point Software Technologies Ltd, uno de los principales proveedores mundiales de soluciones de ciberseguridad.

Advierte que los ciberdelincuentes han encontrado una “oportunidad de mercado” con la variante omicron. En concreto, hablan de un grupo que estuvo activo durante la ola de contagios de la variante Delta, y tras unos meses de silencio, vuelven a estar activos.

Cuál es el principal problema en el mercado negro

Básicamente, se venden certificados de vacunación falsos y pruebas negativas en Internet. Los investigadores de la red los descubrieron en grupos de Telegram, así como implementaciones en la infame Deep Web.

Además, advierten que con las nuevas medidas que perjudican a las personas no vacunadas, los precios han subido hasta un 600% en algunas zonas. Según los informes, un certificado falso puede costar 200 y 600 dólares.

“Sin un sistema centralizado de certificación de pruebas y vacunación, es muy fácil que los estafadores aprovechen la situación actual en su beneficio. Grupos de ciberlincuentes que han estado inactivos durante meses resurgen para recaudar lo que puedan en este cambiante panorama de la pandemia”, alerta Ivonne Pedraza, Territory manager CCA Check Point Software.

Los países toman medidas para combatir esta problemática contra las personas que han decidido no ser vacunadas

La Unión Europea ha implementado el régimen de pasaportes COVID19 desde julio de 2021, y muchos otros países, incluidos algunos estados de EE. UU., lo han seguido. Los viajes internacionales también dependen en gran medida de las vacunas o las pruebas, y los estados de todo el mundo han endurecido sus normas de cuarentena. Algunos, como Austria y Alemania, ahora requieren que aquellos que están completamente vacunados a tiempo también presenten una prueba PCR/antígeno negativa.

Según Check Point Research (CPR), al menos un equipo que estuvo activo durante el impulso de la variante Delta, pero que permaneció en silencio en octubre de 2021 y resurgió para aprovechar la situación. Los clientes potenciales pueden ser aquellos que dieron positivo, se niegan a hacerse la prueba o no quieren vacunarse, optando por buscar alternativas en línea.

“Los países de todo el mundo han reforzado sus restricciones, pidiendo a los ciudadanos que presenten resultados negativos en las pruebas o certificados de vacunación antes de que se les permita entrar a eventos masivos y reuniones, y los viajes internacionales se han vuelto más difíciles debido al aumento de los casos.

Esto, combinado con los problemas de suministro de los kits de pruebas y la indecisión general sobre las vacunas, ha creado una tormenta perfecta para que los estafadores vuelvan a operar con confianza, como lo demuestra el audaz y dramático aumento de los precios que estamos viendo en el mercado negro. Los gobiernos deben unirse rápidamente para combatir esta última oleada del mercado negro o arriesgarse a ver cómo aumentan los documentos falsificados en las próximas semanas y meses”, concluye Pedraza.

Los países toman medidas para combatir esta problemática contra las personas que han decidido no ser vacunadas.