Diario del Huila

¿Incremento de moquillo en Neiva?

Jul 27, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Enfoque 5 ¿Incremento de moquillo en Neiva?

DIARIO DEL HUILA, ENFOQUE

Por: Johan Eduardo Rojas López

Fotografías: José Rodrigo Montalvo

Durante los últimos días el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal anunció un pico en los contagios de moquillo en Bogotá, por tanto, Diario Del Huila quiso determinar el panorama de la problemática en la región, pero desafortunadamente no hay claridad en la cifra dado que las diversas dependencias simplemente se enfocan en enfermedades zoonótica y no tiene control de aquellas que no entran en esa rama. Sin embargo, según algunos médicos veterinarios sí se ha presentado un leve incremento de esta enfermedad en la ciudad de Neiva.  

A finales del mes pasado, la Unidad de Cuidado Animal del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA), que funciona adscrita a la Secretaría de Ambiente de Bogotá, reportó que se estaban comenzando a detectar casos de una infección de carácter altamente contagioso en la población canina de la capital del país.

Desde entonces el distemper o moquillo ha empezado a propagarse con rapidez y tiene consecuencias severas para los perros que se contagian. Básicamente, se trata de un virus que se transmite a través de secreciones, aerosoles, gotículas de saliva, orina o heces. Además, las variantes del virus que se han detectado en Colombia han demostrado una alta potencialidad para causar enfermedades de corte neurológico y digestivo.

Esta enfermedad viral actúa en los perros con intensa agresividad. Por esta razón, Protección Animal adelanta trabajos con diferentes actores y entidades para evaluar la situación fuera de la capital y hace un llamado para que se mantengan las medidas de cuidado necesarias en el pico que se está presentando.

Las autoridades sanitarias que se especializan en temas animales intentan determinar si este brote corresponde a una nueva cepa del virus, pues, si bien se han logrado reducir los casos positivos en los animales, aún no se ha podido detener el contagio, que con el correr de los días toma la dimensión de masivo. Por ahora, se desconoce con exactitud la cepa. En Bogotá van más de 178 casos reportados.

Aunque en Neiva se ha registrado un incremento leve, al parecer, la situación está controlada.

No hay control

Ahora bien, el incremento del moquillo en el Huila y Neiva hasta el momento es incierto dado que las diversas dependencias gubernamentales no tienen un control específico frente a este virus. Así las cosas, ellos se encargan de enfermedades zoonótica simplemente.

Hernán Ortiz, quien hace parte de la Asociación de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales de la Región, dijo que, “Aquí nadie ha dado una alarma como tal. Lo cierto es que sí hay moquillo, pero aquí las autoridades no le han puesto tanta atención. En ese sentido, no hay quien de datos estadísticos del moquillo particularmente. Yo aquí no veo este tema de control como en otros lugares que lanzaron la alarma porque han evidenciado un incremento importante”.

En consecuencia, presuntamente no se tendría un control porque las autoridades encargadas se interesan en las enfermedades zoonóticas que tienen impacto sobre la comunidad. Es decir que, como el moquillo no hace parte de estas enfermedades entonces no tiene ese control puntual.

Ortiz aseguró además que desconoce específicamente la situación en Bogotá, pero en la región la enfermedad es “normal” porque es muy contagiosa. De tal manera, que los veterinarios no deben reportar a ninguna entidad los casos existentes porque nadie los pide.

El incremento es muy leve en Neiva

Andrés Felipe Hernández, médico veterinario zootecnista y profesional de apoyo en el área de zoonosis, detalló que, “El tema del moquillo en Neiva está relativamente bien. Lo que pasa es que hay un incremento, pero muy leve. Tenemos que tener en cuenta que acabamos de salir de época de San Pedro y así como hubo mucho tránsito de gente, también hubo tránsito de animales, entonces como el moquillo es una enfermedad infecciosa y altamente contagiosa entre los perros, se pudo propagar. Además, porque tiene la particularidad de que uno como humano la puede transmitir mediante la vestimenta y así se distribuye.”

Lee también: ¿Sigue el desmonte de la publicidad política en Neiva?

De ahí la importancia de tener un control absoluto con el paciente, con áreas de aislamiento y manejo de métodos de seguridad para no contagiar a otros caninos. Enfatizó también el experto en que sí hay un incremento muy ligero y leve, pero la situación en la capital huilense no es alarmante.

“Lo que hemos podido determinar entre colegas es que casos siempre han existido y ahora aumentaron, pero no tanto como para generar alarma. Es decir, a diferencia de lo que escuchamos de Bogotá aquí la situación está controlada. El aumento depende del manejo de los propietarios, veterinarios y entes gubernamentales. Dependiendo de esas medidas de seguridad, se logrará controlar la situación”, añadió.

La propagación de este virus es muy fácil, por eso, es primordial el cuidado responsable de los tenedores. La vacunación a tiempo, buena alimentación y controles de atención veterinaria periódicamente, son fundamentales porque de eso depende tener unas buenas defensas para combatir cualquier virus.  

Es importante reforzar el plan de vacunación.

Estrato socioeconómico

Aunque esta patología canina no clasifica los estratos, la realidad, es que el cuido en algunos sectores vulnerables genera mayor propagación. De ahí que, la mayoría de veterinarias ubicadas en lugares exclusivos de la ciudad no presentan mayor incremento, mientras que otras ubicadas en sectores más populares, presentan un aumento de los casos. Esto se da porque al parecer los estratos medio alto acuden más a la veterinaria y son más responsables con sus mascotas, mientras que las personas de estratos bajos quizás por su capacidad económica, acuden al médico veterinario cuando la mascota ya presenta una gravedad en la enfermedad y normalmente no presentan plan de vacunación.

Igualmente, esta situación también se propaga por los animales de calle que no reciben la atención médica necesaria y están expuestos a contraer virosis. Las soluciones radican en controlar la sobrepoblación de animales callejeros y vacunar a tiempo.

“Hay mucha gente que tiene mascotas, pero no les da el tratamiento médico que deben tener. Entonces los tienen enfermos, los dejan que salgan a la calle, dejan residuos por donde transitan y posteriormente otros perros se contagian. Parte del control son las medidas de bioseguridad que se deben implementar para mitigar la situación y evitar los contagios acelerados. No es que no tenga cura, lo que pasa es que se tratan son los síntomas”, concluyó el médico veterinario zootecnista Andrés Felipe Hernández.

Según la Secretaría de Salud de Neiva, aunque este tema como tal no hace parte de sus competencias, lo que sí es cierto es que en el municipio sí se presentan casos de moquillo y se evidencian caninos con ese tipo de patología. No obstante, ellos tratan otras enfermedades como la rabia y leishmaniasis. La rabia no ha presentado alerta desde el último brote presentado en el 2022 y la leishmaniasis sí aqueja en este momento.

Por ahora, al parecer se siguen realizando las jornadas de vacunación y estetización constante, con el fin de mitigar cualquier situación que afecte a los animales. Finalmente, se recomienda reforzar las vacunas, no asistir a sitios donde se congregan muchos animales, asumir medidas de restricción y estar en constante revisión médica.  

¿Cómo saber si su perro tiene moquillo?: Síntomas principales

Los primeros síntomas del moquillo aparecen a los seis o nueve días de haber contraído la enfermedad, y en los casos más leves ni siquiera se aprecian. En una primera etapa se produce un pico de fiebre que puede superar los 39ºC. El perro sufre pérdida de apetito, apatía y secreción acuosa por los ojos y la nariz. A veces presenta también Vómitos y diarrea, deshidratación, dificultad al respirar y tos, erupciones o póstulas en la piel.

En Bogotá van más de 178 casos reportados. 

El gremio veterinario opina

Lorena Barrera, médica veterinaria

“En este momento el panorama está estable. Al inicio del año sí hubo un ligero brote, pero ahora todo está normal. No he escuchado que el brote sea alto, aquí en el negocio no hay incidencia de casos por estos últimos meses y está calmado”.

Yohana Camargo, médico veterinario

“No se ha visto un incremento muy notable pero siempre se han presentado casos. Probablemente por las fiestas los propietarios viajan, los llevan o los dejan al cuidado de terceros y en ese entorno ellos pueden transportar el virus y propagarlo por esta zona. Normalmente, cuando son temporadas de lluvias los caminos empiezan a tener fallas respiratorias y el virus aprovecha cuando hay bajas de inmunidad o no tiene al día las vacunas para ingresar y replicarse”.

María Mercedes Quintero, médico veterinaria zootecnista

“En la ciudad de Neiva sí se han empezado a ver casos más abundantes de moquillo y el problema es que la gente no hace la inversión económica para el tema de diagnóstico por laboratorio, entonces, el diagnóstico se hace sobre sintomatología, pero si se ha visto un aumento en pacientes con problemas neurológicos, es decir, que ya dejan avanzar la enfermedad hasta la etapa neurológica”.

María Alejandra Álvarez, médica veterinaria

“Ha habido aumento de los caninos con moquillo. Aproximadamente, 7 de 10 pacientes que llegan con síntomas y se les toma test salen positivos. Eso se da por la falta de prevención. Esta enfermedad tiene ciertos picos en ciertas épocas del año”

Autor: Johan Rojas

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?