Incertidumbre por el incremento de los precios de los insumos que se afectan con las fluctuaciones del dólar. Aun la crisis el sector presentó una variación positiva a la que contribuyeron la carne de ganado bovina y el azúcar de caña.

DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

Luego de nueve días en paro nacional, el campo colombiano y la seguridad alimentaria son dos de los más afectados por la coyuntura. Los bloqueos, las protestas, el desabastecimiento y toneladas de alimentos desperdiciados son las imágenes que muestran la situación que vive el país.

Aunque el problema que más resalta actualmente es la imposibilidad de distribuir los alimentos, la dificultad se traslada hasta la cadena de producción de las diferentes actividades de la agricultura, ya que los campesinos, para mantener animales vivos y cultivos productivos, deben seguir comprando insumos de calidad, aunque esto represente grandes pérdidas económicas, por la imposibilidad de mover y vender sus productos.

Los costos de producción están en riesgo de seguir aumentando, lo que se suma a que desde hace varios meses ya venían con un incremento de alrededor de 20% en insumos importantes como el concentrado y los fertilizantes, como lo advierten los empresarios del sector ganadero, porcicultor, y avicultor.

Este problema afecta no solo el abastecimiento a corto y mediano plazo, sino también a la competitividad del sector agrícola, el único que creció en 2020 y ayudó a que la caída económica no fuera tan pronunciada.

Esta situación implica un retraso o disrupción en la cadena logística y cuando se corta la cadena volver a ponerla a funcionar no es de un día para otro y el impacto en el productor es de un daño enorme. En los últimos tres meses, los insumos como maíz, sorgo y fertilizantes para el pasto, la primera fuente de alimentación del ganado, han incrementado su valor en 20%.

Mientras el año pasado un bulto de concentrado costaba alrededor de $50.000, hoy ya está por encima de $60.000, un aumento que al trasladarse a grandes volúmenes representa grandes pérdidas económicas y de competitividad.

El bloqueo de vías en el Meta, Valle, Huila y Eje Cafetero comienza a impactar el proceso comercial agrícola en todo el país, por lo que la tendencia alcista se va a detectar en precios de frutas que provienen del Meta, Eje Cafetero, Huila y Valle, como la uva. Al igual que la yuca, la bolsa de 30 kilos se comercializa desde $70.000, cuando la semana pasada estaba en $35.000.

Incrementos de precios

Como se mencionó antes, los fertilizantes también hacen parte de la lista de productos que ha registrado incrementos en sus precios. Hay un problema en la urea, fertilizante clave para la ganadería, pues la sobredemanda de la agricultura de China y el alto costo del dólar tiene el insumo con incrementos de más de 25%.

El precio del maíz, uno de los insumos más usados por agricultores, ganaderos y avicultores, también ha sido impactado por la fluctuación alcista del dólar, ya que buena parte del maíz usado en el agro colombiano proviene de países como Estados Unidos, China y Brasil.

El desempeño del maíz en los últimos meses ha hecho que hoy se tengan incrementos de precios, solo de materia prima, de 50%. Por un lado, alza de 50% en costos y, por otro lado, desabastecimiento de 30% por el paro. A esto se suma que de seguir la situación las aves ya empiezan a morirse y recuperar la industria se necesitará un año y medio.

Según Fenavi, el daño en la industria avícola es inminente, no solo por lo que sucede hoy, sino por lo que viene a mediano plazo, ya que con esta situación está en riesgo más de 50% de las producciones de huevo y pollo del país.

“El problema no es el alza en los insumos, sino que no hay posibilidad de acceder a ellos. Están en riesgo de muerte 60 millones de aves y hay 16.000 toneladas de carne y 120 millones de huevos represados”.

El único que creció

Según el último reporte emitido por el Dane, del índice de Precios del Productor, se reveló que el sector agropecuario, silvicultura, caza y pesca fue el único que registró una variación superior a la media en el indicador que representa la variación de precios de una canasta de bienes representativa de la producción nacional. La variación presentada fue 1,12% respecto a marzo del año en curso.

La contribución mensual de las subclases, discriminando las cifras se evidenció que se resaltaron por su aporte positivo en el mes el ganado bovino (11,28%), carne de ganado bovino, fresca o refrigerada (4,94%) y azúcar de caña (17,50%), que en conjunto aportaron 0,46 puntos porcentuales a la variación del Índice de Precios de la Producción Nacional.

Otros productos del rubro agropecuario que sumaron al resultado fueron las papas con una variación positiva de 5,08%, lo que se tradujo en una contribución de 0,04 puntos porcentuales al total del sector, y los plátanos que al cambiar su variación en positiva en 7,06% también puso 0,04 puntos porcentuales en la cuenta general.

‘Déjanos pasar’

Diversos gremios han implementado la campaña ‘Déjanos pasar’, la cual busca que se retiren los bloqueos para los sectores de la Salud, Agricultura, Alimentación, Comercio, entre otros, lo cual permita que el país no se quede sin los productos esenciales.

Así pues, se espera que se permita la entrada de los sectores antes mencionados, visto que se respeta el paro nacional y las movilizaciones pacíficas, pero se necesita con urgencia el ingreso de estos.

‘Por un abastecimiento seguro’. Ese es el llamado del ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, ante el riesgo de abastecimiento de alimentos en algunas regiones del país, debido a los bloqueos en las vías que se mantienen, ya casi durante una semana, debido a las protestas derivadas del paro nacional.

El objetivo de la campaña, a la que se han ido sumando diversos sectores productivos, es ayudar a abrir paso a los 1.700 vehículos que están bloqueados en las vías. Se trata de al menos 589.000 toneladas de productos de primera necesidad, entre comida e insumos hospitalarios, cuya inmovilidad está afectando a millones de colombianos.

Preocupación en caficultores por ola invernal