lunes, 30 de noviembre de 2020
Economía/ Creado el: 2020-11-20 11:19

Inicia el pulso para el salario mínimo

Mientras los empresarios consideran que el incremento tendrá que ser austero los sindicatos arrancan con una optimista propuesta de entre el 13 y 15%. El aumento del salario mínimo en 2020 fue de 6%, por lo que éste quedó en 877.803 pesos.

En 2020 el incremento del mínimo fue del 6%, para el 2021 apenas empiezan a sonar las propuestas de aumento.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 20 de 2020

Diario del Huila, Economía

Ya se empezaron a conocer las primeras propuestas para la discusión del salario mínimo del próximo año, en medio de uno de los momentos más desafiantes para la economía colombiana por cuenta de la crisis generada por el coronavirus.

Las centrales obreras, por un lado, proponen un aumento de alrededor del 13 al 15%, mientras que empresarios y expertos, dicen que alza debe ser muy poca o, incluso, algunos consideran que no debería haber variación.

“Como siempre ocurre la negociación del salario mínimo entre las partes interesadas, empresarios y trabajadores, siempre comienzan por unos supuestos que no tienen ningún fundamento. Los representantes de las centrales obreras siempre esperan la mayor cifra que puedan plantear sabiendo que de antemano va a ser rechazada, ahora están hablando de un 15% que no tiene ningún sentido y desconocen que la economía en tiempo de pandemia está completamente debilitada”, manifestó el economista Germán Palomo García, quien además recordó que “el Dane anunció que la economía se contrajo un 9% en el tercer trimestre de este año por lo que la reactivación real no se va a lograr en tres o cuatro años”.

Germán Palomo García, economista.

El viernes pasado la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General de Trabajadores (CGT), la CTC y las confederaciones de pensionados CPC y CDP dieron a conocer las propuestas que llevarán desde la primera semana de diciembre ante la Mesa Nacional de Concertación de Políticas Laborales y Salariales, que también incluyen solicitudes adicionales al tradicional planteamiento del aumento salarial.

Como lo manifestó Diógenes Orjuela, presidente de la CUT, la expectativa de los sindicatos de trabajadores es que el salario mínimo suba a $1 millón, más los $120.000 del subsidio de transporte.

“Metiéndole dinero al bolsillo de los colombianos, y preferiblemente a los sectores de menores ingresos y a quienes no los tienen, se reactivará la economía”, manifestaron durante la presentación de las propuestas, y agregaron que en caso de que algunas empresas no puedan asumir el total de la nómina, el Gobierno las podría apoyar.

Asimismo, pusieron sobre la mesa la posibilidad de crear una renta básica de un salario mínimo; mayores subsidios a las mipymes y derogar el Decreto 1174 de 2020, que reglamenta el piso mínimo de protección social. De acuerdo con los representantes sindicales, esa sería una salida para acelerar la senda de recuperación del país el otro año.

“Por su parte, los empresarios asumen su propia posición, pegársele al comportamiento del IPC (Índice de Precios al Consumidor) y esperar a que el gobierno no aumente más de ese porcentaje. Si le agregamos el otro factor que interviene, la productividad, con una economía tan restringida ésta ha caído tremendamente, ellos esperan entonces entre un 2 y 3 por ciento del incremento”, afirmó Palomo García.

Para Jaime Alberto Cabal, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), “tenemos que ser muy cautelosos con los aumentos de los salarios. Ha sido un año atípico que requiere analizar lo que más le conviene al país. No solamente a los empleos, sino también preocuparnos por los desempleados.

En ese sentido sabemos que con una contratación de costos altos es muy difícil recuperar el empleo perdido. Por lo tanto, la propuesta de las centrales obreras está totalmente desorbitada, aún en un año normal”, apuntó.

A esa situación crítica se suma una tasa de desempleo a doble dígito que, aunque ha venido bajando, este indicador laboral fue de 15,8% en septiembre, mes en el que levantó el aislamiento preventivo obligatorio en todo el país y en el que se esperaba un ritmo mayor de recuperación.

Ante una pérdida de más de cinco millones de puestos de trabajo en el 2020, “el salario mínimo de 2021 debe incentivar que las empresas puedan crear, de nuevo, los empleos perdidos y que beneficie a los millones de trabajadores que quedaron cesantes, y al mismo tiempo estimular la formalización laboral”, expresó, y agregó que “un aumento desproporcionado del salario mínimo pone en riesgo la competitividad empresarial”.

Con este escenario, las discusiones que se resuelvan en la mesa de concertación laboral serán cruciales para darle un empujón a la economía.

Aunque los empresarios todavía no han hecho público un monto estimado del alza del salario mínimo, en los últimos 10 años el aumento ha estado en un rango de 3% y 7%, y el año pasado el alza fue de 6. Sin embargo, en un documento publicado recientemente por la facultad de economía de la Universidad de los Andes, plantean el ejemplo de lo sucedido en la última crisis económica que vivió el país en la década de los 90, cuando se subió por decreto el salario mínimo 10% y las consecuencias para el mercado laboral fueron lamentables.

“Esa experiencia mostró que el mercado laboral no sale de una crisis de manera inmediata: la crisis del fin del siglo pasado implicó un incremento considerable en la informalidad laboral, aumento en la tasa de desempleo y pérdida de fuentes de ingreso para los hogares más vulnerables, todos los cuales tuvieron larga duración”, explican en la nota macroeconómica que publicó esa facultad.

Por eso es los firmantes del documento señalan que, ante la situación actual, la ley podría permitir incluso considerar un ajuste a la baja del salario mínimo.

Germán Palomo fue contundente al afirmar que “al final será el gobierno el que determine el porcentaje de incremento del salario mínimo”.

RECUADRO

Definido el cronograma de negociación

Quedó definido el cronograma y la dinámica de la negociación del salario mínimo para 2021, tras la más reciente sesión de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales (CPCPSL) En su mayoría será virtual, con dos sesiones presenciales. En ellas serán invitados expertos que analizarán, desde su perspectiva, los efectos de la pandemia en el mercado laboral nacional.

Las primeras sesiones, en las que se hará un análisis en materia de productividad, se realizarán el 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre.

Además, precisa los espacios y fases de la negociación, desde la primera semana de diciembre hasta el primer vencimiento legal del acuerdo.

También se estableció que el gobierno intervendrá el 2 y 3 de diciembre con ponencias de los Ministerios del Trabajo y Hacienda, Banco de la República y Dane.

Si no se concerta entre empleadores y trabajadores el incremento del salario mínimo para 2021, se programarán sesiones extraordinarias que busquen acercar a las partes.

El decreto de salario mínimo y auxilio de transporte tiene plazo máximo para su expedición el 30 de diciembre del 2020 y entrará en vigencia el 1º de enero del siguiente año.