Diario del Huila

Jenniffer, una madre cabeza de hogar que necesita de la sociedad

Mar 2, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Historia 5 Jenniffer, una madre cabeza de hogar que necesita de la sociedad

DIARIO DEL HUILA, HISTORIA

Por: Johan Eduardo Rojas López

Fotos: José Rodrigo Montalvo

Pese a todo, hasta el año 2019 eran una familia feliz, pero tras la muerte de su madre, la disfuncionalidad del hogar no se hizo esperar y los conflictos empezaron. Desde ese momento los intereses personales, la envidia y la individualidad se convirtieron ese núcleo familiar, en un ring de boxeo.

La neivana Jenniffer Reyes de 33 años, criada en el barrio San Martin de la Comuna Siete de la ciudad, tiene tres hijas, la mayor Valeryn Arango de 15 años, Linda Reyes de 14 años y Victoria Reyes de 7 meses. Ella junto a su hermano biológico Manuel Trujillo, quien se encuentra recluido en la cárcel de Boyacá por homicidio, fueron adoptados por Olga Trujillo desde temprana edad. Ellos llegaron a vivir con su hermana, la única hija biológica de su madre adoptiva, quien murió hace varios años y dejó 6 hijos y otro hermanastro adoptivo.

Sus dos hermanos tienen el apellido de su madre adoptiva, mientras que ella no; porque cuando la acogió, ella ya contaba con el apellido de su progenitora de sangre.

“No me gusta hablar mucho de mis padres biológicos y lo poco que supe, es que mi madre nos dejó abandonados”, indicó Reyes.

Además, cuando pequeña su madre biológica trabajaba de noche y la dejaba encerrada con un perro, para que la cuidará y el hermano de su madre adoptiva, le contó a Olga Trujillo, quien para ese momento optó por hacerse amiga de la señora. Posteriormente, la madre biológica quedó embarazada de su segundo hijo y desde entonces los abandonó y Olga Trujillo se hizo cargo y los acogió en su hogar.

Pese a todo, hasta el año 2019 eran una familia feliz, pero tras la muerte de su madre, la disfuncionalidad del hogar no se hizo esperar y los conflictos empezaron. Desde ese momento los intereses personales, la envidia y la individualidad se convirtieron ese núcleo familiar, en un ring de boxeo.

Igualmente, cuenta cómo está conformado en la actualidad su núcleo familiar “Mis tres hijas son de diferentes padres y el progenitor de mi hija mayor, aportaba mucho en el tema económico, pero hace siete meses falleció a causa de covid-19. El de mi siguiente hija decidido hacerle la prueba de paternidad, la cual salió negativa y, por ende, no respondió más y el de mi última hija duda de la paternidad y desea realizarle la prueba, pero de manera particular y se encuentran a la espera.”

Actualmente sus hijas estudian en la institución educativa Jorge Cabrera y apoyan a su madre en los quehaceres de la casa, asimismo, la mayor desea ser policía y pretende encontrar un lugar para resguardarse.  

La madre soltera, cabeza de hogar, estudió mediante validación hasta noveno de bachillerato y trabajó en una empresa de aseo, pero, por la impuntualidad en el pago y el poco tiempo de compartir con sus hijas, tomó la decisión de renunciar y hasta el momento no ha recibido la liquidación, se espera que en el transcurso de estos días ese trámite se lleve a cabo.

“En este momento, me dedico a oficios varios y vendo morcilla en el semáforo de la esquina de “Almacafé”, por la avenida 26 de granjas, desde las 4:00 P. M., hasta las 9:30 P. M.”, señaló.

En este momento pide ayuda a los neivanos para poder establecerse con un inmueble, trabajo propio y de esta forma cambiar sus vidas. Sueña con poder tener una mejor calidad de vida junto a sus hijas, ya que, la casa en la que se crio está notablemente deteriorada y, además, su sobrino, con quien no existe una buena comunicación y a quien tiene demandado por violencia intrafamiliar, le pidió que desalojar la propiedad. Sin embargo, según tiene establecido él no tiene la posesión del inmueble y cree que, por el momento, de ese terreno solo existe una promesa de compraventa, más no una escritura oficial. No obstante, está dispuesta a abandonar la vivienda y continuar su caminar de mano de sus retoños.

Este ser humano que se considera humanitaria, frentera y explosiva, extraña a su hermano quien tiene una condena de 33 años, de los cuales ha cumplido cuatro y a quien no se le pudo pagar un abogado para su defensa por temas económicos y de esta manera evidenciar lo contrario al fallo final; desea ser escuchada, guiada y apoyada en este momento de dificultad.    Por ahora, desea salir de esa casa que comparte con su sobrino, esposa y dos hijos, por problemas de violencia intrafamiliar. Cabe anotar que, aunque allí viven dos familias, todo es independiente. Hasta el momento ha reunido tres mercados por parte de la comunidad que se ha solidarizado con su historia, pero los entes gubernamentales no han aparecido para ofrecer ayuda de diversa índole. Así que continúa pidiendo colaboración, solidaridad y empatía, para poder estar bien.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?