El Gobierno japonés decidió excluir a los espectadores extranjeros de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, como parte de los esfuerzos para prevenir la propagación del nuevo coronavirus.

Se espera que las autoridades de ese país y el comité organizador de los Juegos celebren una reunión virtual con el Comité Olímpico Internacional y otros dos organismos, posiblemente la próxima semana, para tomar una decisión formal sobre el asunto.

El Gobierno, según la agencia de noticias Kyodo, llegó a la conclusión de que no es posible recibir al público extranjero, dada la preocupación de los japoneses por el coronavirus y el hecho de que se han detectado variantes de la covid-19 más contagiosas en otros países, según los funcionarios consultados, que hablaron con la agencia nipona bajo la condición del anonimato.

En la actualidad Japón tiene paralizadas las entradas de ciudadanos extranjeros, ya que el Gobierno está tardando más de lo inicialmente previsto en frenar el número de contagios desde principios de enero, cuando se alcanzó un máximo de más de 2.500 casos diarios en Tokio.

Con esta decisión, los nipones tendrán que revisar su estrategia de crecimiento, dado que las expectativas de que los visitantes reactivaran la economía de ese país eran altas, especialmente antes de que los Juegos se retrasaran un año por la pandemia.